España, 28-09-2016

Atropello a Bolivia

Evo MoralesBolivia
Pedro Godoy P. (4/7/2013)
No es un desaire a Evo Morales, sino a Bolivia y, por extensión, a Suramérica. Es la vieja Europa que pese a la descolonización continúa sintiéndose propietaria del planeta. Aunque hubiese sido cierto que en el avión del Presidente anotado se desplazara Eduardo Snowden el principio de la soberanía se impone. Recuerdo como el Embajador de Suecia, en l973, defiende la prerrogativa de extraterritorialidad de su automóvil al momento que, agentes de Pinochet, quieren allanarlo. Imposible no referirse a la facultad de brindar asilo político consagrado por el Derecho Público Iberoamericano.

Lo anotado multiplica por dos la afrenta de Italia, Francia y Portugal de clausurar sus cielos al desplazamiento de la aeronave de Evo. Ha hecho bien el canciller David Choquehuanca de convocar a una asamblea de la UNASUR. Interesante será saber si el silencio de Bachelet y otros postulantes a La Moneda se rompe en esta materia. El silencio será una venia al Pentágono y a la Casa Blanca o, en su defecto, reiterar la concepción isleña de nuestra política.

Los Ministerios de Relaciones Exteriores deben hacer presente a Roma, París y Lisboa la molestia que significa ese gesto agraviante.

N. de la R.
El autor, profesor Pedro Godoy P., es miembro del Centro de Estudios Chilenos CEDECH.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826