España, 27-09-2016

El paro en Grecia alcanza el 27,6% como consecuencia de las medidas de la Troika y la tolerancia de los políticos griegos y la complicidad de la banca

 Una joven mendiga con su bebé en las calles de Atenas, situación nada anormal ahora (Foto Getty)


Una joven mendiga con su bebé en las calles de Atenas, situación nada anormal ahora (Foto Getty)

Grecia (Europa)
espacioseuropeos (12/8/2013)
El paro en Grecia ha alcanzado cifras hasta ahora desconocidas del 27,6%. Un 65% de los jóvenes griegos se encuentra en situación de desempleo, mientras la mayor parte de los licenciados son literalmente expulsados del país, se tienen que ir a buscar trabajo en otros lugares. Los científicos, igual que en España, Italia y Portugal, huyen hacia países como Estados Unidos o Israel, donde consiguen trabajo y medios para desarrollar su labor.

La cifra del 27,6% de desempleo en Grecia es todo un récord, pues nunca antes el país se había encontrado en esta situación. Los jóvenes entre 15 y 24 años no consiguen un puesto de trabajo ni aunque sea mal pagado. No hay nada.

Curiosamente, esos datos oficiales del desempleo griego se dieron a conocer la pasada semana, mientras Obama recibía al primer ministro griego, Antonis Samarás. El presidente estadounidense declaró: “Grecia está atravesando dificultades muy fuertes y hasta el momento el Primer Ministro ha adoptado medidas muy valientes y difíciles para iniciar las reformas estructurales que pueden ayudar a reducir el peso de la deuda que Grecia experimenta, pero lo más importante es que puede desplegar el increíble talento del pueblo griego para poder competir en esta nueva economía mundial”.

¿Cómo se pueden elogiar esas “iniciativas económicas” y “valientes”, como reducción de salarios, despidos masivos, subidas desorbitadas de impuestos, encarecimiento de la vida y recortes en las pensiones y en los servicios sociales? Quizás Obama felicitaba a Samarás por haber hecho lo que se le dijo desde el FMI, BM, UE y EE. UU.

Pero lo cierto es que cumplir taxativamente esas “recomendaciones han llevado a la ruina al pueblo griego, aunque la verdad sea dicha le han venido muy bien a la banca, a la clase política, a los grandes consorcios industriales y financieros mundiales y a la elite económica griega. Los resultados de aplicar las recetas impuestas, y bien toleradas por la clase política, han sido más que negativos para Grecia, pero no se pide responsabilidades a nadie.

¡Hay que exigir responsabilidades a la clase política griega y europea por tamañas agresiones!


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826