España, 01-10-2016

EE.UU.: ¿Tiene de verdad que cerrar el gobierno y bloquear Obamacare?: El gobierno no tiene que pedir prestado para gastar (1)

Estados Unidos
James K. Galbraith (12/10/2013)

Casa Blanca

Casa Blanca

Este dossier consta de los siguientes textos:
1) James K. Galbraith: El gobierno no tiene que pedir prestado para gastar
2) Alejandro Nadal: Guerra ideológica: la clausura de un gobierno
3) The Lancet: La asistencia sanitaria en los EE.UU. en la cuerda floja
4) Andy Borowitz: Millones de personas huyen de Obamacare

El gobierno no tiene que pedir prestado para gastar
El techo de la deuda fue promulgada en 1917 con un propósito: para engañar a los palurdos de casa. Cuando el Congreso comenzó a acumular deudas para pagar la guerra, votaron el techo para aparentar lo contrario. Y por eso, cada vez que se alcanza, debe ser elevado.

El techo de la deuda también es un anacronismo. Se basa en la idea de que el gobierno tiene que recaudar dinero de otra parte, antes de gastarlo. Eso era cierto en los días del patrón oro. No es así ya para los EE. UU. , por lo menos desde la creación de la Reserva Federal en 1913.

En el mundo moderno, cuando el Tesoro firma un cheque a nuestro nombre, el banco acredita nuestra cuenta por esa cantidad. Así es como funciona la creación de dinero. El Tesoro emite bonos para absorber ese dinero. A los bancos les gusta porque los bonos pagan más intereses que las reservas. Pero no hay nada que haga de los bonos algo económicamente necesario. Esto es evidente en cuanto la Reserva Federal vuelve a comprar muchos de ellos, entregando al público el dinero que habría tenido en el primer lugar.

¿Podría el Tesoro ahorrarse este galimatías y pagar sus cuentas sin la existencia de los bonos? Económicamente, claro. ¿Por qué no? Bueno, la FED tiene reglas para regular los “sobregiros”, pero aparte de esto, la respuesta es simple: al hacerlo revelaría que la “deuda pública” es una ficción y el techo de la deuda una farsa.

Bajo la actual legislación, Jack Lew incluso podría pagar la deuda pública en poder de la Reserva Federal mediante la emisión de una moneda de alto valor de curso legal – siempre y cuando la moneda sea de platino. Una moneda que no es deuda, así que un simple intercambio retiraría la deuda en manos de FED y reduciría la deuda pública total por debajo de cualquier límite dado.

Es un truco, claro. ¡Pero también lo es el techo de la deuda! Legalmente, los funcionarios del Presidente tienen la facultad de utilizar un truco para desinflar el otro. ¿Por qué no lo hacen? La respuesta de nuevo es evidente: están atrapados por el aura de mala fe de esta ley de mala fe.

Han decretado que si el techo de la deuda se rompe, pueden ocurrir cosas terribles. Y por lo tanto, si el techo no se eleva, pueden pasar cosas terribles…. o la farsa se desmorona.

James K. Galbraith

James K. Galbraith

Se debe simpatizar con ellos. Pero no demasiado, por favor.

N. de la R.
James K. Galbraith es profesor de Gobierno y Relaciones Empresariales en la Escuela Lyndon B. Johnson de Asuntos Públicos de la Universidad de Texas, es el autor, más recientemente, de “Inequality and Instability”, y el presidente de la Association for Evolutionary Economics. La traducción de estos cuatro artículos para sinpermiso.info es de Gustavo Buster.
Este artículo se publica con la autorización de SinPermiso.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826