España, 26-09-2016

Plenos poderes a los militares en Tailandia

TailandiaTailandia
espacioseuropeos (23/5/2014)
Al final de una noche que transcurrió en calma en Bangkok, bajo toque de queda, el jefe de la junta militar que tomó el poder ayer en Tailandia, general Prayuth Chan-ocha, se atribuyó el cargo de primer ministro, poniendo fin a cualquier duda que pudiera quedar sobre el papel de las Fuerzas Armadas en el futuro inmediato del país.

Las actividades normales serán manejadas por los secretarios permanentes de cada ministerio, que harán las veces de ministros hasta nuevo orden o hasta la formación de un nuevo gobierno, con toda probabilidad nombrado por el Senado.

El golpe de ayer no ha sufrido hasta ahora una oposición sustancial, pero aumentan los temores de una reacción de los partidarios del gobierno y de los seguidores de la familia Shinawatra que de hecho han controlado el gobierno en los últimos tres años por medio de Yingluck Shinawatra que seguía instrucciones dictadas por su hermano Thaksin, en exilio voluntario desde el 2008.

Contrariamente al último golpe militar del 19 de septiembre del 2006, en este caso el toque de queda fue extendido a todo el país, donde se llevan a cabo allanamientos y arrestos de partidarios del gobierno, especialmente del movimiento de los ‘Camisas Rojas’. Los militares también están cerrando las fronteras con Laos y Camboya para impedir la fuga de opositores al golpe, y se ha difundido una lista de 155 personas que no pueden abandonar el país.

Algunos de los que tienen obligación de permanecer en el país integran la lista de 114 personalidades –entre los que se cuenta la señora Shinawatray otros 20 integrantes de su familia y de su partido, el Puea Thai– que fueron convocadas para hoy por la junta militar. Ninguno de los comunicados difundidos ayer y durante toda la noche aclara las razones de esta reunión. Se especula que podría ser para informar decisiones ya tomadas respecto al próximo gobierno, o bien un intento de obligar a los responsables de la crisis a hablar entre sí. Sin embargo, también existe el temor de un arresto colectivo, como el efectuado ayer contra líderes de los principales partidos políticos, convocados por los militares junto a los líderes de las manifestaciones de uno y otro bando.

Los opositores al gobierno, los nacionalistas y los filo-monárquicos (Tailandia sigue siendo una monarquía hereditaria) recibieron el golpe militar como un éxito de su posición que exigía la renuncia del gobierno liderado hasta dos semanas atrás por Yingluck Shinawatra. Sin embargo, se desconoce la reacción que pueda venir de los partidarios del gobierno anterior que tiene dos décadas de ‘rodaje’ y una presencia muy fuerte tanto en el norte como en el este del país.

Muchos tailandeses comienzan a preguntarse por las consecuencias del golpe militar tanto en el campo de la seguridad como el de la economía que sufre una fuerte crisis, que hoy volvió a manifestarse con una brusca caída de la Bolsa de Bangkok.

Crece también la condena internacional del golpe militar. Varios gobiernos europeos y muchas diplomacias extranjeras han pedido que los militares mantengan la moderación y promuevan elecciones a corto plazo. Washington ha declarado que el golpe exige una revisión de las relaciones militares entre Estados Unidos y Tailandia, tradicionalmente aliados.

Fuente: Agencia de Noticias MISNA.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826