España, 26-09-2016

Podemos en el ‘New York Times’

Pablo Iglesias, en el centro, en enero. Su partido obtuvo casi el 8 por ciento de los votos españoles el domingo en las elecciones del Parlamento Europeo. Foto: CréditoAndrea Comas/ReutersEspaña/Estados Unidos
espacioseuropeos (31/5/2014)
El diario estadounidense ‘New York Times’ publicaba ayer un artículo firmado por Raphael Minder con el siguiente titular: Partido español PODEMOS dijo que podría, y lo hizo. Ahora, la parte difícil comienza’, que por su interés reproducimos:

“A raíz de la primera elección presidencial de Barack Obama, pocas consignas se hicieron tan populares, o posiblemente en exceso, como el “Yes, we can” (Sí podemos).

PODEMOS desde su debut electoral el domingo 25M, es todo un triunfo con sólo tres meses de vida, y adaptaron el lema de Obama, “Sí, podemos” al español y consideraron la posibilidad de un cambio de nombre y lo hicieron con simplemente PODEMOS.

Lo que ha hecho Podemos ha sido sacudir los cimientos de la política española en la votación para el Parlamento Europeo del domingo, negando al gobernante y conservador Partido Popular y a la oposición socialista una mayoría de votos por primera vez desde el retorno del país a la democracia hace 35 años.

Ahora, el reto para los de Podemos – anti-establishment, anti-austeridad y muy jóvenes-y basado en Internet- es demostrar que es algo más que una salida flash de mera protesta, evitar un destino similar quizás a Beppe Grillo de Italia, que después de meses de congregar a los enojados y desafectos del régimen italiano fue profundamente golpeado por el partido del gobierno en esas mismas elecciones europeas.

Dada la profunda impopularidad de los principales políticos de España, la corrupción endémica, sometidos los ciudadanos por la crisis financiera y el dolor que se siente que el 26 por ciento de la fuerza de trabajo siga sin encontrar empleo a pesar de indicios de recuperación, los políticos y los analistas están tomando la amenaza planteada por Podemos, muy en serio.

“La verdadera sorpresa no es el éxito de Podemos, pero el hecho de que haya tomado tanto tiempo para cualquier fiesta alternativa para aprovechar la decepción y la frustración por el fracaso de los dos partidos tradicionales grandes para dar respuestas a los problemas de una generación perdida”, dijo Thomas Bernd Stehling, director para España y Portugal de la Fundación Konrad Adenauer, que tiene su sede en Alemania y tiene vínculos con el gobierno de la canciller Angela Merkel.

Podemos se creó con fondos limitados y registrados como partido sólo en marzo. Pero el domingo se las arregló para ganar casi un 8 por ciento de los votos españoles, ganando cinco escaños en el Parlamento Europeo, el cuarto partido con mayor representación de España.

El partido y su líder con cola de caballo conocedor de los medios, Pablo Iglesias, 35, lo hicieron mediante el llamado a una parte significativa del movimiento liderado por jóvenes que tomó brevemente el centro de Madrid hace tres años y actuó como un precursor de Occupy Wall Street, pero con el tiempo se esfumó después de que el Partido Popular obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones generales a finales de 2011.

Dado su éxito en la elaboración de nuevo juntos al menos partes de ese movimiento fragmentado, dijo Iglesias en una entrevista telefónica que la votación del domingo fue “el principio y no el fin” de Podemos.

“Nosotros no hemos nacido para ser un incidente anecdótico, pero en vez de gobernar y eliminar a los grandes partidos que han demostrado que son parte del problema y no la solución”, dijo. “Se ha demostrado que sus políticas de hacer cortes y someterse a lo que el Banco Central Europeo y los prestamistas quieren no funciona aquí, ni en Grecia, ni en ningún otro lugar.”

Y agregó: “la estructura institucional de Europa ha convertido al sur en una periferia que proporciona mano de obra barata y sirve a los ricos del norte. Se trata de una estructura que nos condena a la pobreza y a la dependencia”.

Se trata de un análisis propio de un profesor de ciencias políticas, que le hay, y un ex miembro de la juventud del Partido Comunista, que lleva el nombre de Pablo Iglesias, el padre del socialismo español del siglo 19.

Pero el señor Iglesias, que ha enseñado en la Universidad Complutense de Madrid desde el año 2008, también se ha esforzado por utilizar sus credenciales académicas para hablar en nombre de todo el electorado anti-sistema -no sólo su ala izquierda- notablemente al convertirse en un rostro habitual en programas de televisión , incluyendo los conservadores.

“Siempre he sido de izquierda, pero nuestros problemas no se pueden explicar en términos de la ideología de izquierda-derecha, sino en términos de la lucha contra los privilegiados que están abusando de la mayoría de los ciudadanos que están sometidos por debajo de ellos”, dijo el Sr. Iglesias.

Para los partidarios del partido en ciernes, que es parte de su atractivo “Podemos es un partido de izquierda con los brazos abiertos a todo el mundo que tiene grandes esperanzas de cambio”, dijo Juan Serrano Alonso Villalobos, un piloto de línea aérea, que comenzó a seguir el Sr. Iglesias a través de sus apariciones en televisión. Él dijo que hizo una donación de € 100 (alrededor de $ 136) para ayudar a configurar el nuevo partido, en respuesta a un llamamiento de fondos en Internet. En total, Podemos reunió alrededor de € 130.000, o 176.000 dólares, para financiar su campaña al Parlamento Europeo.

Aunque las elecciones europeas tienen poco peso entre los españoles, el señor Serrano Alonso Villalobos dijo que estaba convencido de que Podemos “puede llegar muy lejos y también obligará a otros partidos a cambiar sus estructuras.” A pesar de que nunca ha conocido al señor Iglesias, que lo describió como “limpio, honesto y capaz de comunicar ideas sencillas y claras en un país que tiene una ausencia real de liderazgo.”

Antes de la votación, Podemos se organizó en unos 400 círculos o puntos de reunión, formados alrededor de un barrio o de un sector específico, como por ejemplo una asociación de estudiantes. Los primeros estudios de rendimientos del domingo mostró que Podemos tuvo el apoyo entre los votantes de 45 a 60. Pero, además, una cuarta parte de los votantes de Podemos eran menores de 30 años. Podemos también tuvo su más fuerte apoyo en las grandes ciudades, encabezado por Madrid, donde ganó el 11 por ciento del voto.

El Sr. Iglesias, dijo que si el partido hubiera tenido más tiempo para preparar su campaña, “nuestro resultado habría sido aún mejor.”

El reto será ir armando una verdadera agenda de gobierno, sin embargo y por ahora, de las 36 páginas del programa de campaña del partido se lee como una lista de deseos, con pocos detalles acerca de cómo se podría financiar en un momento en que España sigue luchando bajo una pesada carga de deuda.

Entre sus demandas económicas, Podemos quiere evitar que las empresas rentables puedan despedir a la gente, la introducción de la semana laboral de 35 horas, redistribuir los salarios de manera más justa y garantizar la igualdad de género, así como la abolición de los hospitales privados para volver a un sistema de salud totalmente controlado por el Estado.

El señor Iglesias dijo que también quiere que España pueda reestructurar su deuda con los prestamistas internacionales: “Esto sucedió en circunstancias excepcionales en lugares como Rusia, Ecuador y Argentina, con buenos resultados para los ciudadanos”, dijo.

Esta semana escribió en el diario español ‘El Mundo’,Jorge de Esteban, el presidente del consejo de redacción de la publicación, argumentando que el señor Iglesias “logró exprimir al máximo de sus habilidades oratorias obvias y fotogénicas, con una imagen que recuerda a un Errol Flynn o a un Robin Hood y con metas que presumo son similares a este legendario personaje”.

Vicente Palacio, director asistente de la Fundación Alternativas, un think tank político, dijo que Podemos podría tener “efectos muy beneficiosos en cuanto a la regeneración del sistema democrático español”. El riesgo, dijo, es que el mensaje del partido “se maneje mal y derive hacia el populismo y la demagogia, como ha ocurrido en el caso de Beppe Grillo y su Movimiento Cinco Estrellas en Italia.”

N. de la R.
La fotogrfía lleva este píe: Pablo Iglesias, en el centro, en enero. Su partido obtuvo casi el 8 por ciento de los votos españoles el domingo en las elecciones del Parlamento Europeo. Foto: CréditoAndrea Comas/Reuters


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826