España, 25-09-2016

Luchar en tiempos canallas

Marugán y Mocache

Marugán y Mocache

Guinea Ecuatorial/España
Redacción El Confidencial (28/8/2014)
“Los guineanos exiliados no os vais a deshacer fácilmente de mi”. Esta fue la frase que Marugán (1) espetó a Severo Moto y a Armengol Engonga. Estaba claro cuales eran sus intenciones: boicotear cualquier alternativa seria que se intentase organizar para retornar a Guinea Ecuatorial, levantar constantemente intrigas contra Severo Moto y contra otros exiliados, seguir controlando los fondos que España dedicaba a la oposición exiliada y parte de los destinados a la cooperación con Guinea Ecuatorial.

La estrecha unión con los socialistas influyentes -su pertenencia a la Asociación Hispano-Guinea, que dirigía Juan J. Laborda– en España, especialmente con los que solían visitar asiduamente a Obiang, le permitía filtrar todas las informaciones que sobre nuestro país se publicaban en la prensa española, especialmente en El País, órgano oficial del PSOE. El se erigía en portavoz de todos los acontecimientos, el “experto” al que recurrían cuando habría que hablar de la oposición en Guinea Ecuatorial, especialmente de la oposición del partido que el denominaba “principal partido legalizado en el interior”, se refería al CPDS. Y lógicamente la oposición exiliada para el no existía. Existía sólo cuando le mandaban cargar contra Severo Moto, achacándole a él todos los golpes de estado de los que le acusaba Obiang y exonerando a Plácido Micó de los otros golpes que el dictador también le acusaba, incluidos aquellos por los que una vez fue juzgado. Esa ha sido la tónica que ha marcando muchos años de nuestra lucha aquí en España.

Nos parece extraño que, tanto él como CPDS, se quieran desmarcar ahora de las visitas de Moratinos, Zapatero y Bono a Guinea Ecuatorial, cuando en estos momentos la opinión pública ha descubierto las verdaderas intenciones de estos visitadores de Obiang. Sabemos que Marugán siempre era el muñidor de los acuerdos Obiang-CPDS-apoyos socialistas de Obiang (identificar a todo el PSOE español con las andanzas de algunos dirigentes, nos parece injusto).

No podemos olvidar todos los años que ha estado al frente de ASODEGUE, manipulando a su favor todo lo que se movía en el mundo de la oposición, dando cartas de legitimidad a quién le daba la gana, marginando abiertamente -como lo ha hecho siempre- al Partido del Progreso y, por el contrario, realzando a sus amigos del interior.

No es nada desdeñable su papel en el reparto de los fondos que los Gobiernos de Felipe González, destinaba a la oposición exiliada. Durante algunos años repartía el dinero entre los diferentes partidos de la oposición, procurando reservar para CPDS la mayoría de los fondos y para el resto de partidos, las migajas. Estos episodios son conocidos por la mayoría de los opositores, que nos los pueden contar detalladamente, incluso nos lo puede explicar con todo los detalles la mujer de un líder opositor.

Posteriormente, cuando el Presidente del gobierno español, Felipe González, decidió “no molestar más a Obiang” todos los fondos remanentes de este capítulo pasaron directamente a ASODEGUE y estamos esperando a que algún día nos lo explique.

No entendemos como Diario Rombe sigue dando crédito a un personaje tan deleznable como este. Nosotros, los guineanos, sí que tenemos que desembarazarnos de un pérfido personaje, que tanto daño nos ha hecho. No podemos permitirle por mas tiempo que siga intrigando contra todos los que estamos luchando contra la dictadura. No podemos permitir que siga campando a sus respetos, bien en las páginas del algún diario, como Rombe o como El Observador, Tiempos Canallas o con otros de los muchos pseudónimos que este cobarde suele utilizar.

N. de la R.
Esta noticia hace referencia a Adolfo Fernández Marugán, hermano del ex diputado socialista por Badajoz Francisco Fernández Marugán 
Fuente: Texto y fotografía de El Confidencial de Guinea Ecuatorial.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826