España, 30-09-2016

Un tribunal desestima la sentencia que dio la razón a las víctimas de la talidomida

Grünenthal,  laboratorio creador de la Talidomida.

Grünenthal, laboratorio creador de la Talidomida.

Internacional
Miguel Jara  (24/10/2014)
La Audiencia Provincial de Madrid ha fallado a favor de la farmacéutica alemana Grünenthal, fabricante de la talidomida y ha anulado las indemnizaciones que el Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid fijo hace casi un año para las víctimas de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE).

Los magistrados estiman que las acciones ejercitadas por AVITE han de entenderse prescritas, por lo que proceden a revocar la sentencia y desestimar en su integridad la demanda interpuesta.

La Audiencia Provincial de Madrid anula las indemnizaciones -entre 600.000 y dos millones de euros por persona afectada- y hace referencia a los llamados “daños tardíos” explicando que debería realizarse una investigación científica “sistemática” de los daños causados en la etapa prenatal “pero descubiertos más tarde”, que se concentre “en la colocación errónea de los vasos, nervios y músculos”.

La clave de esta decisión está aquí:
Hace referencia al Informe del Instituto de Gerontología de la Universidad de Heidelberg, donde “no supone una constatación de los denominados daños tardíos y que los mismos tengan su causa en la talidomida, sino que, a lo largo del mismo, en diversas ocasiones, se establece como una posibilidad, por lo que su determinación se deberá de realizar a través de la correspondiente investigación científica”.

Al comentar la anterior sentencia, ahora desestimada, AVITE explicaba:
El Informe de la Universidad Alemana de Heidelberg y su Instituto Gerontológico, ha sido demoledor, para romper la prescripción del caso. Este informe demuestra, sobre una encuesta entre miles de afectados de todo el mundo, que los daños de la talidomida, son permanentes, continuados, tardíos y sobre todo de nueva aparición, ya que están apareciendo ahora, y seguirán apareciendo en el futuro.

Hay casos de afectados, que se hacen una ecografía hoy y al cabo de 57 años, por ejemplo, descubren que les falta un riñón. Estamos descubriendo ahora otras deformidades secuelas graves internas, que se suman, a las que ya teníamos. Además, también ha quedado totalmente demostrado, que los afectados, tienen un envejecimiento acelerado y superior en sus huesos y en todo el cuerpo, en 20 años, con respecto a las personas consideradas normales”.

Miguel JaraPara la Audiencia de Madrid, la conclusión de la sentencia apelada de entender que no han prescrito las acciones ejercitadas en la demanda por la existencia de esta posibilidad y por lo tanto dejar abierto el plazo de prescripción “sine die”, “es contraria a la doctrina jurisprudencial”, aunque sin perjuicio de que una vez se determine por la correspondiente investigación científica que los denominados daños secundarios, tardíos o de aparición tardía, pueden considerarse como secuelas derivadas de la talidomida y los afectados podrían ejercitar acciones legales”.

Vaya, lo que vienen a decir los jueces ahora es que no les valen las pruebas aportadas por el citado instituto alemán y obligan a las víctimas a gastar mas dinero y esfuerzo, tiempo y paciencia en “demostrar” (aún más, escribiría yo) que sus daños fueron producto del medicamento de Grünenthal. AVITE está condenada a seguir su lucha y pienso que más tarde que pronto conseguirán Justicia

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de su autor Miguel Jara.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826