España, 25-09-2016

Ciutadans contra Ciudadanos

Albert Rivera, líder de Ciudadanos

Albert Rivera, líder de Ciudadanos

España
José Luis Heras Celemín (28/2/2015)
Las huestes de Albert Rivera entran en Madrid, como elefante en una cacharrería, y tropiezan contra el principio de democracia interna.

Ciudadanos, con el logo C´s, había llegado a Madrid de la mano de Albert Rivera y había despertado una ilusión general que se notaba en la calle. El intento de unión con UPyD, escenificado con oportunidad e inteligencia, hacía que la formación de origen catalán subiera en las encuestas y se convirtiera en una de las fuerzas políticas emergentes del momento.

Se eligió un lugar, el Círculo de Bellas Artes junto a la Calle de Alcalá, y un momento, la tarde del 17 de febrero, para el gran aterrizaje en Madrid y para la presentación de lo que se llamó “El cambio sensato. Propuestas de Ciudadanos para devolver a España su futuro”. Y allí fue Rivera, acompañado de los economistas Luis Garicano y Manuel Conthe, para hablar sobre el contenido de los diez folios que entregaron a la Prensa.

Una vez leído, “El Cambio Sensato” resultó ser un conjunto de intenciones, expuestas con más ilusión que rigor, que merecen análisis tranquilo. Garicano, trastabillándose y nervioso, en vez del estudio del documento, optó por ofrecer algunas ideas inconexas, que le salían a borbotones y que mezclaba, salpimentaba, con críticas al PP y loas al gran líder catalán. Conthe, después y aunque con menos tiempo y entusiasmo, haría lo mismo. Sólo Rivera, con verbo fácil y asentado en líder, logró imbuir ilusión a una audiencia entusiasta, pero no entusiasmada.

El recibimiento de la prensa fue algo más que bueno. Las crónicas del día hablan de asistencia masiva (salón lleno, otro añadido y decenas de personas en la calle), de algunas compañías (Familia Pedro J Ramírez- Agatha Ruíz de la Prada, Carolina Punset, Ana Pastor, Ana Rosa Quintana…) y de las ideas de Garicano, que se iban a difundir por entregas y que alguien, de Ciudadanos de Madrid y sotto voce, calificó de “propuestas trasnochadas, ya rechazadas por las gaviotas azules (populares) y los magentas (de UPyD)”.

No obstante, la prensa madrileña acogió el acto con cordialidad y algunas plumas importantes se ocuparon de él con títulos sugestivos: “Ciudadanos destapados se destapan” (José Antonio Zarzalejos, en El Confidencial), “Rivera entra en pugna por el centro político con su programa económico” (Anabel Díez en El País), “Las propuestas de Ciudadanos contra la Crisis” (John Müller en El Mundo).

Sin embargo, en el acto en el Círculo de Bellas Artes no estuvieron todos los afiliados de Ciudadanos en Madrid. Una parte de ellos se dedicó a filtrar los contactos y rechazos (falsos o verdaderos) de Garicano con el PP y UPyD. Otra parte optó por repasar lo que se “cocía” (y quemaba) en una asociación cercana al partido en Madrid, PGC´s, una Plataforma por las Garantías Ciudadanas en oposición a los intereses y manejos (supuestos) de “los Ciutadans” que palmoteaban en la calle de Alcalá.

En días siguientes, algunos departamentos económicos que trabajan con vistas a las perspectivas electorales se dedicaron a estudiar, y valorar, las propuestas de Garicano. Se publicó, incluso, que en el PP se había hecho una crítica que estuvo a punto de incluirse en alguno de los “argumentarios” que se confeccionan para propios y asociados; y que se paralizó por razones conocidas, aunque no difundidas.

A la vez, los que siguieron el conflicto entre Ciutadans y Ciudadanos empezaron a tomar conocimiento de una realidad, sórdida, provocada por el encontronazo entre los que vinieron de Cataluña y asentaron plaza en Madrid, y los que en Madrid se afiliaron a un partido que consideraban emergente (con proyección para convertirse en la cuarta fuerza política, por detrás sólo de PP, PSOE y PODEMOS).

Desde un principio, se vio que había algo más que los codazos lógicos entre los que aspiran a un mismo puesto en una formación política. También existía algo más. El origen del conflicto parece que arranca de la financiación primera con la que “los catalanes” financiaron los gastos del partido en Madrid. Ésta, “la pela es la pela”, y más si es pela catalana, al entender de algunos debía suponer la subordinación de los madrileños a los dictados de “Los de Cataluña”. Pero la afiliación en Madrid crecía, sin llegar al millar, la recaudación de cuotas era consistente y “los metropolitanos” aspiraron al protagonismo que, por estatutos y legislación, creían merecer. Frente a esto, dicen, se buscaron personas dóciles y sin mucha entidad y formación, a los que desde la cúpula se les entregó la capacidad de representar al partido.

Como algo más que anécdotas, se habla del empleo de fondos, llegados de Cataluña, usados vaya usted a saber cómo en Madrid. De una concejala que sin grandes ingresos tuvo algunos gastos suntuarios (cambio seguido de dos coches, dicen).Y de los “nombramientos digitales” que incitan a la acción de algunos afiliados en defensa de sus derechos y en uso de las normas democráticas vigentes en España que obligan a todos, también a Ciudadanos.

Aparece a la vez un documento, de 5 folios, en el que se habla de CENSURA EN LA CANDIDATURA DE MADRID POR PARTE DE CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA. En él un afiliado se refiere a: Una candidatura censurada. Vulneración de la Libertad de Expresión. La expulsión del partido de un candidato media hora antes de convocarse primarias. Y el anuncio de “enviar a la Fiscalía documentación de numerosos hechos de vulneración de derechos constitucionales en el seno del partido Ciudadanos en toda la geografía española”.

Garicano, Rivera y Conthe

Garicano, Rivera y Conthe

Mientras tanto, de cara a las elecciones autonómicas, en estos días se está produciendo en Madrid el nombramiento de candidatos (candidato único Ignacio Aguado) y la filtración a una parte de la prensa de la capacidad (supuesta) del ya nominado. A la par, se anuncian los nombres de Begoña Villacís y Jaime Trabuchelli, que, tras las primarias, aspiran al consistorio madrileño.

Ahora, se le ha dicho a la prensa, “serán los afiliados los que decidan en qué puesto irá cada cual” en unas elecciones que se llevarán a cabo vía telemática y que tendrán lugar entre las 12 horas del día 27 de febrero y las doce horas del día 28.

No a la prensa, para no significarse en contra del partido, pero sí entre algunos círculos internos se repasan con pudor las valías y capacidades de los “candidatables”, se habla de “pucherazo” interesado, y se añade una apostilla que suena triste. Muy triste si se pronuncia en democracia: “Si antes no han sido borrados, destrozados o expulsados por un aparato  que, con la trompa enhiesta, abatida o arrugada, ha llegado a Madrid y, como elefante en cacharrería, machaca los derechos de los afiliados y tropieza con la democracia interna”.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826