España, 25-09-2016

Preparados, Listo… ¡FUEGO!  Nunca vuelvas a Utah

Cuadro de Goya: las tropas de Napoleón fusilan a indefensos ciudadanos en Madrid (España).

Cuadro de Goya: las tropas de Napoleón fusilan a indefensos ciudadanos en Madrid (España).

Sin Acritud…
Diario El Peso (11/4/2015)
El estado de Utah propugna volver a autorizar que la pena de muerte se ejecute mediante fusilamiento, levantando una prohibición que data de 2004. La decisión se motivó en la escasez de los fármacos utilizados para administrar la inyección letal con que se ejecutaba la pena, escasez que surge de la negativa de los laboratorios de identificarse con este primitivo y precario sistema judicial.

Cabe destacar que las personas condenadas antes de 2004, con pena pendiente de ejecución, podían optar por el fusilamiento. Ronnie Lee Gardner hizo uso de una macabra opción, al elegir ser ejecutado de esta forma. El acontecimiento no forma parte de la historia del western del siglo XIX, es un hecho real ocurrido en el año 2010, o sea en pleno siglo XXI en los Estados Unidos y que ahora no será una opción sino una facultad de lo ejecutores, siempre que no se tenga a disposición el fármaco letal. Con la autorización el estado tendrá el derecho de usar este método independientemente de lo que pida el preso.

La ejecución de Gardner estuvo a cargo de cinco tiradores elegidos entre voluntarios que se presentaron. Al elegir a los voluntarios, suele darse preferencia a los naturales del estado, pero en general los voluntarios siempre son suficientes ya que Utah es un estado religioso de tradición mormona, credo que considera que un condenado debe sangrar para expiar su culpa.

La ejecución de Gardner tuvo lugar en una cámara semi-oscura habilitada en la prisión. En un extremo de la misma, se situó una silla a la cual se inmovilizó al reo mediante correas y encapuchado. La silla dispone de una estructura en su parte posterior y laterales para impedir el rebote de las balas, y está dotada de un sistema para recoger la sangre y fluidos corporales del condenado.

El pelotón siempre se sitúa detrás de una barrera a 6 metros de distancia, apuntando a un triángulo fosforescente situado en el pecho del condenado con rifles de cerrojo del calibre 7.62 (308 Winchester) con un cartucho cada uno. Los organizadores del sombrío acto de ejecución informaron que una de las armas fue cargada con balas de salva, por lo que resulta difícil determinar cuál de los cinco verdugos fue el que mató a Gardner.

El gobernador de Utah promueve el uso de los pelotones de fusilamiento para ejecutar a los condenados a muerte. Otros estados de los Estados Unidos buscan una manera de cumplir este tipo de sentencias debido a que la negativa de las empresas a vender fármacos se ha generalizado.

El proyecto de Ley, permite a Utah para usar un pelotón de fusilamiento sólo si las drogas por inyección letal no se dispone de 30 días antes de una ejecución está programada para llevarse a cabo. “Los que expresaron su oposición a este proyecto de ley argumentan principalmente en contra la pena de muerte en general pero esta decisión ya se ha tomado en nuestro estado”, dijo Marty Carpenter, portavoz de Herbert.

“Esperemos que nadie jamás comete el crimen atroz de homicidio agravado para merecer la pena de muerte y preferimos utilizar nuestro principal método de la inyección letal cuando se emite una sentencia de este tipo. Sin embargo, cuando un jurado toma la decisión y un juez firma una orden de ejecución, es la obligación del Poder Ejecutivo hacer cumplir esa decisión legal.” Agregó. La declaración hizo hincapié en que la inyección letal es el método principal para llevar a cabo ejecuciones en Utah. En una conferencia de prensa la semana pasada, Herbert dijo a los periodistas que él prefiere el método de la inyección letal, pero dijo que “tenemos que tener un retroceso”.

Con inyecciones letales que escasean en todo el país, Utah es uno de primeros estados que regresan a estas prácticas bárbaras de ejecución. Sin embargo durante este año, los legisladores de Arkansas está considerando una propuesta para permitir al pelotón de fusilamiento, y en Oklahoma, un legislador no propuso un proyecto de ley que permitiría el uso de nitrógeno como alternativa a las inyecciones letales. Otros estados han debatido traer de vuelta a la silla eléctrica.

El pelotón de fusilamiento como una forma de ejecución del estado sólo en raras ocasiones se ha utilizado en los Estados Unidos desde el fin de la Guerra Civil. Pero los pocos que se han llevado a cabo desde entonces tuvieron lugar en Utah.

Aunque actualmente en Utah no está programada otra ejecución, la oficina de Herbert informó la semana pasada que había recibido cientos de cartas sobre la medida.

La reacción contra la medida se ha manifestado a través de correos electrónicos y las redes sociales. Varias personas escribieron para decir que no lo harían de vacaciones en Utah si se aprueba el proyecto de ley. “Nunca más volveré a venir a Utah para esquiar si este estilo bárbara ejecución se utiliza de nuevo en su estado”, escribió un residente de Seattle. Otra usuario de redes sociales, apoyando el “Nunca vuelvas a Utah” agregó que, ya que no se conmueven con la muerte, por lo menos que pierdan dinero, que eso sí les importa y les duele.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de Diario El Peso.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826