España, 26-09-2016

Corinna negocia con dos ministros y un general

Corinna mediaba entre Soria y Margallo: ¿donde estaba Rajoy?

Corinna mediaba entre Soria y Margallo: ¿donde estaba Rajoy?

España
espacioseuropeos (10/5/2015)
“El ministro Soria comprobó sorprendido cómo se manejaban documentos sin que él los hubiera facilitado”; “Juan Carlos permitió que Corinna dialogara con Margallo”; la princesa realizaba un «trabajo gratis y confidencial» para el Gobierno español; “las últimas reuniones de Corinna en Zarzuela con el general Sanz Roldán y con Margallo”; Corinna recibió al general Félix Sanz Roldán en el hotel Connaught de Londres”… ¿Cómo pudo permitir el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que una amante del rey Juan Carlos pudiera intervenir en el
reparto de las subvenciones energéticas del Gobierno? ¿Qué
ministro le encargó que mediara en nombre de España ante Abu Dhabi para frenar su denuncia ante la Corte internacional?

Juan Carlos introdujo a Corinna con Margallo, cuenta Ana Romero

Juan Carlos introdujo a Corinna con Margallo, cuenta Ana Romero

¿Por qué fracasó la gestión? ¿Por qué autorizó Rajoy que Corinna puenteara a Soria con el ministro Margallo? ¿Quien filtró a Abu Dhabi documentos confidenciales del Ministerio de Industria sobre las primas a las energías renovables? Y sobre todo: ¿Por qué Rajoy permanecía impasible viendo como los ministros y el rey pugnaban por el suministro energético de España, a todas luces caro y deficitario? A todas estas preguntas responde Ana Romero en su libro “Final de partida”, un extraordinario y fiel retrato de como las élites se reparten el dinero y el poder en España a costa de sus contribuyentes, mientras la oposición oficial y la prensa del régimen colaboran para taparlo todo.

“El ministro de Industria, José Manuel Soria, comprobó sorprendido cómo se manejaban algunos de sus documentos sin

Jose Manuel Soria comprobó que su labor había sido puenteada por el rey ante el silencio de Rajoy

Jose Manuel Soria comprobó que su labor había sido puenteada por el rey ante el silencio de Rajoy

que él los hubiera facilitado. Don Juan Carlos, que pareció entender el error cometido en Botsuana, seguía errando al permitir que CSW (Corinna) regresara a Madrid y dialogara con Margallo, su ministro más cortesano, sobre asuntos que sólo correspondían al Gobierno, como eran los problemas con los líderes de Emiratos por las primas a las renovables. A José Manuel Soria, el ministro de Industria, le tocó el papel de malo de la película. En diciembre de 2012, le dio la puntilla final al enfrentamiento, con la llamada «Tasa Soria» que aprobó el Congreso de los Diputados y que gravaba por igual a la energía renovable y a la sucia”, cuenta Ana Romero en su explosivo libro.

Entonces, el Gobierno de Abu Dhabi se puso en contacto con Corinna «para que hablara con el rey y que él influyera sobre el Ejecutivo de Rajoy para que cambiara el rumbo»: “Gracias a su relación con don Juan Carlos, CSW (Corinna) estableció muy buenos contactos en Abu Dhabi que la llevaron a firmar un contrato de intermediación. El rey don Juan Carlos actuó movido por el bien de ella y por el bien de España para evitar que los emiratíes denunciaran al Estado ante la corte internacional, como acabaron haciendo. Convocó esas reuniones en Zarzuela, de las que salió la decisión de que el propio rey acudiría en enero al Energy Summit organizado en Abu Dhabi. El viaje estaba cerrado y listo para celebrarse cuando, justo dos días antes de que la amplia delegación saliera para allá, Diego Torres filtró los correos que desvelaban la presencia de CSW (Corinna) en el Valencia Summit de Iñaki Urdangarin en octubre de 2004. Zarzuela se temió lo peor, lo que efectivamente ocurrió: el día antes de partir, El Mundo informó en su web del inminente desplazamiento del rey a Abu Dhabi. Lo que no sabía el periódico es que allí le esperaba CSW (Corinna), cómodamente instalada en la suite presidencial del Emirates Palace”.

Gonzalo de Benito era el número 3 de Exteriores y un profesional, en contraste con el “cortesano” Margallo

Gonzalo de Benito era el número 3 de Exteriores y un profesional, en contraste con el “cortesano” Margallo

Y añade: “Tras un largo, larguísimo viernes, casi a medianoche, un portavoz oficial de Zarzuela confirmó que el viaje había sido cancelado por «prescripción facultativa». El rey estuvo una semana sin hablar con Rafael Spottorno por obligarlo a quedarse en Madrid; y CSW (Corinna) montó en cólera porque los emiratíes, al cancelarse el viaje, le pidieron inicialmente que abandonara la suite presidencial, que como su nombre indica está destinada solo a presidentes y jefes de Estado. Durante la resolución de esta delicada situación, Mariano Rajoy se temió una nueva crisis institucional, porque durante largas horas se mantuvo la duda de si el rey iría a Abu Dhabi sin su consentimiento. Cosa que al final no hizo”.

Por último concluye desvelando algunas interesantes entretelas de la diplomacia española: Gonzalo de Benito, un veterano diplomático, era el número tres del Ministerio de Asuntos Exteriores cuando se canceló ese viaje. Al estallar el escándalo de CSW (Corinna), en el Ministerio le daban por «gran conocedor» de la pareja del rey, ya que él tuvo que ir a esperar y a despedir al monarca al aeropuerto en las tres ocasiones en las que este asistió a la Fórmula Uno en Abu Dhabi, porque él era el embajador en aquel país entre 2009 y 2011. Se equivocaron. De Benito, que en la actualidad es embajador en Japón, actuó con escrupulosa profesionalidad y nunca buscó la compañía del rey o de sus acompañantes fuera de lo estrictamente necesario. En ese sentido, se diferenció enormemente de su jefe, el ministro Margallo”.

Fuente: Entrevista a Ana Romero en Radio3w y Espía en el Congreso.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826