España, 27-09-2016

Morago, Núñez Fijóo y las novias de Monago  

José Antonio Monago y Alberto Núñez Feijóo

José Antonio Monago y Alberto Núñez Feijóo

España
José Luis Heras Celemín (4/5/2015)
Que Dios se lo pague con una buena novia. No, por Dios, con lo que cuesta soltar a un buen marido. 

En la mañana, de lunes y de primavera, se notaba la energía vital de las flores en sazón de los jardines y la seguridad que aportaban los policías que estaban en la Plaza de la Lealtad y a la puerta del Hotel Ritz.

Dentro del hotel, la Vicepresidenta del Gobierno cortejaba a, o se dejaba cortejar por, dos populares importantes: Alberto Núñez Feijóo y José Antonio Monago, que, además de protagonista en la tribuna política de Nueva Economía Fórum, recibía apoyo público del Gobierno (por fin) y componía madrigales para una de las mujeres más importantes del PP. 

“¡Que Dios se lo pague con una buena novia! electoral”.- dijo un extremeño en la Mesa de la prensa, antes de que Soraya Sáenz de Santamaría se dejara ver.

“No, por Dios, ¡Con lo que cuesta soltar a un buen marido!” –respondió EE, la sagaz Emma Elisa, recordando las peripecias del divorcio de una amiga.

Podía ser el resumen de algo. Pero allí estaban los tres: La Vice, quizá marcando territorio. Núñez Feijóo, el gallego que ejerce de tal, enigmático y oculto tras una máscara hermética, como de esfinge. Y José Antonio Monago, a medias entre el universitario doctorado que es y el verso libre del PP al que juega a veces.

La presentación corrió a cargo Núñez Feijóo: “La revolución y nosotros que la quisimos tanto”. “La política democrática está expuesta…, (aunque) queda corazón y cabeza”. Dos revoluciones: “la del 68; y otra más modesta, del 78, que quiere reconducir”. Compartimos orígenes humildes, “él es hijo de un guardia civil y de la hija de un cartero”. No somos marxistas. Nos distingue que mi España es Galicia y la suya es Extremadura, sin que lo hayan entendido los que “encajan (España) desde un despacho universitario o desde un despacho de Barcelona”. “Fraga hizo una amalgama de sensibilidades. Ése es el factor de nuestro ADN”. Frente al Pacto del Tinell, de todos contra el PP, Monago demuestra capacidad gobernando en minoría. “Y se propone repetir”.

Monago agradeció al que “es como un hermano” (Núñez Feijóo) y la presencia de la Vice (“estabilidad y saber hacer”) y se presentó como verso suelto: “yo siempre pude expresarme con mi acento”.

Inmediatamente, doctor en leyes, dio su primer titular anunciando una propuesta: “Si soy Presidente de Extremadura, serán mis últimos cuatro años de Presidente. Lo he blindado por ley a ocho años”.

Después, expuso lo que llamó “Segundo modelo de gobierno del sur”: Frente al protagonismo único de lo público en Andalucía (de los socialistas), las ayudas (del PP) a los emprendedores que en Extremadura creen empleo.

Y, como grueso del discurso, el desarrollo de sus “TRES MÁS”:
Más Sociedad Civil. Frente al multipartito de perdedores, que el Presidente sea el más votado. “Si soy Presidente, convocaré una consulta para saber qué piensan los extremeños sobre una Reforma Electoral”. Obedeciendo las leyes nacionales, que el pueblo decida el número de diputados (65 o 45) y el porcentaje para estar en la Asamblea (5% o 3 %) entre otros asuntos.

Más Economía: Con el gobierno del PP bajaron los impuestos y el paro, subió la inversión extranjera y se equilibraron las cuentas. Para el futuro, seguir con lo mismo, especialización de la economía, colaboración con Israel en técnicas modernas… Sin el AVE y sin “discursos londinenses” (en alusión a las ideas de Garicano para Ciudadanos), más programas de “Bio” para mejorar la salud e instalaciones sanitarias.

Y Más medidas sociales para quien las necesita: Una paga Extra para los pensionistas con pagas más bajas. Ayuda a las víctimas de violencia de género. “Pegados a la tierra, hemos gobernado sin el mío ni el tuyo”. Ha gobernado el centro, con ideas más que con ideologías y con personas más que con partidos.

Acabó su discurso, leído, con unas palabras de un músico de rock (Roberto Iniesta, de Extremoduro y de Plasencia): “vivir es galopar un camino empedrado de horas, minutos y segundos. Yo más humilde soy; y sólo quiero que la ola que surge del último suspiro de un segundo me transporte mecido hasta el siguiente…” Y, después, exponiendo sus perspectivas de futuro: “Cruzaré los mares con mi barco pirata…, pero con una bandera blanca que se transformará en Blanca, Verde y Negra” (la bandera de Extremadura).

Siguió, contestando preguntas, dando titulares a modo de perlas extremeñas:

Pactar con Ciudadanos sí, pero “La burra por lo que vale”. 

Fernández Vara advierte que se va a comer al PP con patatas. “Viéndole la cara, sé que le gustan las patatas”.

Uno de la lista de Ciudadanos perdió las primarias en Podemos y ahora va con C´s.

“Los de IU son leales, honestos y de palabra desde la diferencia ideológica. No se sentaron en coche oficial”. 

En los pactos postelectorales, “Lo primero es lo primero y lo demás viene después”. “Dios sabrá la fecha para acabar el AVE. Zapatero lo prometió para 2010. Hay que tener arte”. El AVE es parte del enlace de Europa con Lisboa que facilita la salida de productos extremeños. 

“A los de la Complu yo les daría una vueltecita por mi tierra”.  “¿Han escuchado a Pablo Iglesias, Monedero o Errejón hablar de agricultura o ganadería? ¿Saben lo que es una tomatera? Pues eso en mi tierra lo sabe todo el mundo”. 

“No soy de los que están tres días en Madrid y empiezan a hablar con las eses. Yo tengo mi sitio en Extremadura”. “A mí no me deben nada los extremeños. Se lo debo yo a ellos”.

Al final, mientras las cámaras de televisión hacían su trabajo y los periodistas se agolpaban a la puerta, un compañero avisó a Emma Elisa“Generoso al fin del matrimonio con IU. Monago tendrá novias”.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826