España, 26-09-2016

Carta abierta de Severo Moto al embajador de EE. UU. en Guinea Ecuatorial  

Obiang y Obama, un encuentro que quizás no vuelva a repetirse.

Obiang y Obama, un encuentro que quizás no vuelva a repetirse.

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (8/6/2015)
El líder guineano Severo Moto no ceja en su intento de abatir la dictadura de Teodoro Obiang Nguema. Reuniones, conferencias, escritos, denuncias, manifestaciones, aparte de su actividad política directa como presidente del Partido del Progreso son algunas de las acciones –todas ellas democráticas, por si alguien interpreta mal estas líneas- que marcan la trayectoria de este opositor guineano.

La última de ellas, que sepamos, ha sido una carta abierta dirigida al Embajador de Estados Unidos en la República de Guinea Ecuatorial.

Tras poner en antecedentes –desde su punto de vista- al diplomático de Obama, acerca de las próximas elecciones presidenciales en la ex colonia española, le dice que esos comicios, por llamarlos de alguna manera,  serán “unas elecciones dedicadas, como siempre, a prolongar en el poder al actual presidente, dictador, General Obiang Nguema Mbasogo; o, en cualquier caso, potenciar y catapultar a algún miembro de su familia,  clan, o partido afín, dadas las especiales circunstancias de salud del propio señor Obiang Nguema”.

No entra Moto a pormenorizarle -¡bien que lo podía hacer!- las numerosas “irregularidades, fraudes, y forzados pasos contra la libertad que rodean todas las elecciones celebradas bajo la égida de 32 años de poder dictatorial del General Obiang Nguema”,  de sobra conocidas por el diplomático; sin embargo, después de manifestarle un “profundo agradecimiento público a la infatigable, denodada y pesada, a la vez que loable labor de estar cercano y conectado con el dolor y sufrimiento del pueblo guineano, apresado bajo las botas de la dictadura militar que nos atosiga”, alude a sus esfuerzos (los que se supone que hace la diplomacia USA) por “trasladar al dictador y su régimen los deseos, planes de apoyo y ayuda de su Gobierno, para reconducir a nuestro país hacia la normalidad política y democrática perdida hace 47 años”.

Reitera Severo Moto los mensajes de la comunidad internacional, “en el sentido de que debería reaccionar, ponerse en pie y reclamar, siquiera con sus gritos, el apoyo del mundo, para liberarse de la atadura de manos y pies, con la que la dictadura le tiene agarrotado y reducido al miedo, el terror y la impotencia”.

Asimismo, le hace notar que las elecciones en Guinea Ecuatorial “están muy lejos de ser una fiesta y una celebración; ya no solo por el desaforado empeño del dictador y su régimen de usar todas las artimañas ilegales y alegales para conducir la voluntad del pueblo hacia un único y obligado voto; lo cual podría hasta considerarse como “normal” en una dictadura, como la de Obiang Nguema, conocedora del rechazo popular que sufre”. 

Por si el embajador no tiene un cronista de lo que acontece en la Villa y Corte de Malabo, es incrédulo, o bien los chicos de la CIA no se lo cuentan, Mono le informa de las “artes inhumanas, de lesa humanidad y constitutivas de lenta, silente y oculta masacre y genocidio de la población”. Se trata -le comenta el líder guineano- de las “artes de “brujería” con las que se justifican los asesinatos ocultos, silenciados y programados; sea a base de ejecuciones sumarias y desapariciones, como envenenamientos en hospitales, en domicilios y en entornos oscuros”. Y con toda la crudeza de quien ha sufrido en su persona el acoso del dictador, le dice que ya ha comenzado el aquelarre, “esa turbulenta ceremonia pre-electoral”.

La bacanal, la batahola, comienza con el “miedo secular del régimen dictatorial de Obiang Nguema a permitir la participación libre y plural de todas las fuerzas políticas, especialmente las exiliadas,  que lo deseen; y su rechazo al más mínimo encuentro en mesa de diálogo abierto, limpio y fructífero con la oposición, para un pacto de normalidad democrática, marcan siempre, y manchan de fraude y falsedad todas las elecciones convocadas por el General Obiang Nguema Mbasogo”.

Afirma el opositor guineano que Obiang Nguema ha invitado a todos los ´marabues´ (1) africanos y extranjeros; espectros humanoides, que le prometen el éxito electoral a cambio del pago de ingentes cantidades de dinero. Pero, los marabues exigen al dictador guineano –según Moto– un plan sumamente “diabólico”, que consiste en “un determinado número de sacrificios humanos (¡Ahora tocan 100 sacrificios!) Algo en lo que el presidente Obiang Nguema cree a pie juntillas y que cumple a rajatabla”. 

Moto le dice al embajador que esta es “la faceta más triste y lúgubre de las elecciones de Obiang Nguema. Faceta que por su obligado carácter secreto, de casi imposible seguimiento, se escapa del control público y conocimiento de la comunidad internacional”.

“Este, de las ofrendas humanas,  para perpetuarse en el poder, es el largo calvario, el imparable sumidero de muerte al que tiene abocado Obiang Nguema y  su régimen a todo el pueblo de Guinea Ecuatorial”,escribe el opositor guineano.

Desconozco los motivos que han animado a Severo Moto a lanzar al viento esta “carta abierta”, que más que al embajador va dirigida a Barack Obama. Es notorio que en más de una ocasión le reitera su “más profundo agradecimiento”, que el pueblo guineano “sabrá agradecer y corresponder fielmente a tan humano gesto y generoso apoyo y compañía”. Presiento que sobre este asunto sabremos algo más a no tardar mucho.

Severo Moto

Severo Moto

No hace falta ser un oráculo para imaginarse que el reto más inminente que tiene el dictador guineano es volver a ser elegido, como sea, presidente de la República de Guinea Ecuatorial. A pesar de que en el próximo congreso del PDGE, a celebrar en  noviembre de este año, está previsto que se designe al candidato del partido, Obiang maniobra para que incluso antes de esa fecha quedé clara su candidatura. Así, el pasado 5 de este mes, con motivo de su 73 cumpleaños, su entorno de poder le ha propuesto ya. La avanzadilla de esta estrategia fue que Miguel Oyono, Embajador de Guinea Ecuatorial en París, lanzó a los cuatro vientos esa propuesta.

En la ex colonia española se ha celebrado por todo lo alto el “73º “Natalicio del Jefe de Estado”, aunque muchos dicen que en realidad ha cumplido 83, pues llegó a Guinea Ecuatorial en el año 1942, procedente de su tierra natal, Gabón, cuando sobre sus espaldas caían ya diez años.

N. de la R.
El ´marabue´ es un ave zancuda, parecida a la cigüeña, de metro y medio de alto y casi cuatro metros de envergadura. Severo Moto utiliza la palabra ´marabcue´ como sinónimo de brujo.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826