España, 30-09-2016

Controversias de la izquierda nacional

Controversias de la izquierda

Controversias de la izquierda

Bolivia
Andrés Soliz Rada (7/6/2015)
“Controversias de la Izquierda Nacional. De Alfredo Ovando a Evo Morales” (Editorial Quality. La Paz–Bolivia), sintetiza el texto “La Luz en el Túnel. Las Lídes Ideológicas de la Izquierda Nacional”, editado en dos tomos, por Publicaciones del Sur. Buenos Aires, 2013). “Controversias… consta de tres capítulos.  “El Papel del POR en el colgamiento de Villarroel”, “Pugna de Modelos Civilizatorios. Indigenismo o Naciones Continente” y  “La Izquierda Nacional, de Alfredo Ovando a Evo Morales”.

El primero advierte que la historiografía boliviana ha explicado la intervención del Partido de la Izquierda Revolucionara (PIR), de filiación estalinista, en la conspiración y posterior colgamiento del presidente Gualberto Villarroel, el 21 de julio de 1946, y recuerda que el suceso fue orquestado por la Embajada de EEUU y los partidos de la “rosca” minero-latifundista, empeñada en escarmentar a Villarroel por auspiciar, en 1945, el primer congreso indigenal y defender al país de la expoliación impuesta por Washington. Sin embargo, la participación del Partido Obrero Revolucionario (POR), dirigido por Guillermo Lora, autocalificado de “trotskista”, en la preparación y ejecución del magnicidio, había quedado en las sombras.

La acción del POR, compartida por los partidos de la izquierda tradicional, es atribuida a la caracterización de Bolivia sólo como país capitalista, olvidando que su característica fundamental es ser un país semicolonial, es decir sometido al imperialismo. En consecuencia, no es que en el país no exista lucha de clases, sino que esta contradicción está supeditada a la contradicción principal.

El equivocado análisis implicó calificar al gobierno de Villarroel de reaccionario, al que había que derrocar para, según el POR, acceder a la dictadura del proletariado.

El segundo capítulo examina el antagonismo entre el indigenismo y la emergencia de las naciones continente. Ambas propuestas ofrecen nuevos modelos civilizatorios. Sobre esta premisa el libro se pregunta cómo el indigenismo podrá construir un nuevo modelo civilizatorio con el financiamiento de países imperialistas, transnacionales, la Banca y sus ONGs. ¿Será que los centros de poder mundial auspiciarán su propia destrucción?

Las ONGs nacieron formalmente a partir del artículo 71 de la Carta Constitutiva de Naciones Unidas de 1945, aunque pueden encontrarse antecedentes en entidades de beneficencia que actuaron en procesos de colonización y en guerras internacionales. De manera progresiva, las ONGs se han ido asociando a transnacionales hasta la formación en EEUU de la firma ASK Public Strategies, especializada en la organización de ONGs por encargo de transnacionales.

Las ONGs han ido creciendo como hongos en los últimos años. Sólo en Rusia, por ejemplo, existen registradas 220.000 ONGs y otras tantas no registradas. Sin embargo, su labor más perniciosa se desarrolla en países débiles. En Bolivia, el acuerdo entre la petrolera española Repsol y la ONG Nizcor  permitió que los guaraníes accedieran a un Fondo de Financiamiento de 14.8 millones de dólares, destinado a obras sociales, en la región en la que se hallan las reservas de gas más importantes del país. El libro apoya el desarrollo de las naciones continente, a fin  de que, a partir del multipolrismo, los países semicoloniales se aglutinen en defensa de sus intereses, sobre todo en el Medio Orienta, África y América latina, a fin de influir en el concierto mundial. Estima que sólo entonces será posible neutralizar el papel de la Banca Mundial y sus paraísos fiscales, responsables principales del lavado de dinero del narcotráfico, crimen organizado, comercio de armas y tráfico de personas, así como del ecologicidio y la contaminación ambiental.

El tercer capítulo de “Controversias…” es inédito. Describe la presencia de la Izquierda Nacional en la nacionalización de la Gulf Oil Company, en 1969, su partición parlamentaria en la organización política Conciencia de Patria y en el primer gobierno de Evo Morales, donde suscribió el decreto de nacionalización de los hidrocarburos. Como aportes de la IN al país se anota “La Ley de Investigación de Fortunas”, “El Modelo Endógeno de Desarrollo”, la articulación entre el nacionalismo y el socialismo latinoamericano y la defensa de los recursos naturales, mediante el fortalecimiento de la soberanía nacional.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826