España, 30-09-2016

El comisario Villarejo ataca de nuevo: la vicepresidenta  Soraya Sáenz de Santamaría pagó la liberación de los periodistas Espinosa y García

 María Picó y Soraya Sáenz de Santamaría


María Picó y Soraya Sáenz de Santamaría

España
espacioseuropeos (6/6/2015)
La vicepresidenta retiró 6 millones de € para liberar a los periodistas Espinosa y García. 

“En el camino de la entrega a los terroristas se perdió más de la mitad del dinero”. ¿Quién habla así? En el programa de hoy de “Espía en el Congreso” en Radio3w.com abordamos una denuncia que la prensa oficial no ha recogido a pesar de su enorme relevancia: la ha formulado el controvertido comisario de policía, José Villarejo, y en ella menciona a María Picó, la secretaria de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al periodista de “El País” y ex jefe de Comunicación de la Casa Real, Javier Ayuso, junto a su superior jerárquico, Juan Luis Cebrián, al fiscal José Grinda y al secretario de Estado de Economía, Iñigo Fernández de Mesa, entre otras personalidades. ¿Tiene crédito el comisario Villarejo a pesar de haber sido igualmente acusado de corrupción?: “La verdad es la verdad, la diga Agamenon o su porquero” decía el poeta Antonio Machado a través de Juan de Mairena. Y las acusaciones son tan graves, que deben ser investigadas con toda profundidad.

Dilapidación de fondos reservados, chantajes, manipulación de procesos judiciales por parte de agentes de la propia policía en connivencia con miembros del poder judicial y hasta delitos sexuales con menores son algunas de las acusaciones que formula Villarejo y que aún no han sido ni desmentidas ni publicadas, salvo por el periodista José María Olmo. En la denuncia se afirma algo que vuelve a reproducir la época más negra del saqueo de fondos reservados del Ministerio del Interior, con el socialista José Luis Corcuera como ministro:

 Javier López Madrid y Elisa Pinto


Javier López Madrid y Elisa Pinto

 “Más de la mitad” de los 6 millones de euros del denominado “fondo de reptiles” (fondos públicos) que pagó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por el rescate de los dos periodistas españoles que permanecían secuestrados en Siria a manos de rebeldes vinculados a Al Qaida, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova, se quedaron “en el camino”, según Villarejo. Y en efecto, ambos fueron liberados en la frontera con Turquía tras seis meses de secuestro, a pesar de que el Gobierno decía a los secuestrados y extorsionados por ETA que nunca pagaran a una banda terrorista y perseguían a las víctimas que lo hacían.

El comisario Villarejo asegura que posee un escrito con la denuncia, así como información sobre las investigaciones que se están desarrollando sobre este pago de dinero público para satisfacer las pretensiones de unos secuestradores, pero que no las quiere desvelar “por estar incurso en un sumario del que conoce la Audiencia Nacional”. El policía afirma que cuando puso estos hechos en conocimiento de sus superiores “hubo una reacción virulentísima contra mí por parte de determinados agentes del CNI”. En este sentido señala a “ciertos mandos del CNI” secundados por el también comisario Marcelino Martín Blas “y su acólito Rubén.

Iñigo Fernández de Mesa, otro secretario de Estado relacionado con el pequeño Nicolás

Iñigo Fernández de Mesa, otro secretario de Estado relacionado con el pequeño Nicolás

El comisario sugiere que los datos sobre su fortuna y entramado empresarial fueron desvelados por “El País” tras una filtración, que aparentemente procedía del Ministerio de Hacienda y cuyas entretelas el policía cuenta con detalle: la “negociación” la llevaron el periodista Javier Ayuso y Juan Luis Cebrián y le pedían que, para no publicarla, dejara de hablar “con quien no debía” porque “estaba poniendo en peligro las altas instituciones del Estado”. ¿Con quien hablaba Villarejo que no debía? ¿Corinna? ¿Bárbara Rey? ¿Marta Gayá? Nada dice el comisario, pero a continuación añade enigmáticamente: “días atrás se me acusaba de todo lo contrario, esto es, de ayudar a una persona vinculada a esta institución (Casa Real) en una trifulca entre un amigo del rey con una ex amiga dermatóloga”, en alusión al tórrido y tumultuoso romance entre el empresario monárquico Javier López Madrid y la bella médico Elisa Pinto.

Y además desvela que el comisario Marcelino Martín Blas es el que le hace el “trabajo sucio” al Gobierno del PP cuando se le presentan situaciones “comprometidas”. A esta respecto señala que su compañero posee “amistad personal” con el secretario de Estado de Economía, Iñigo Fernández de Mesa, antiguo responsable de financiación del sector público de Lehman Brothers en España junto con el ministro Luis de Guindos. El comisario Villarejo señala que Fernández de Mesa, emparentado con el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, “colaboró con las actividades del (pequeño) Nicolás”, pero éstas fueron “expresamente borradas” del Ministerio de Industria. Martín Blas tenía “estrecha amistad” con la oficial mayor de ese ministerio, Laura Marsó.

 El fiscal Grinda está siendo chantajeado, denuncia Villarejo


El fiscal Grinda está siendo chantajeado, denuncia Villarejo

Villarejo indica además en su denuncia que “tras realizar las comprobaciones oportunas pude conocer que el fiscal José Grinda fue imputado por delito de posesión de pornografía infantil al descargar y poseer material de contenido pedófilo en su ordenador. Estas diligencias se siguieron ante el Juzgado de Instrucción nº3 de Cangas con el número 317/10. En estas [diligencias previas] DP 317/10 actúo el Grupo de Delitos Informáticos de la Guardia Civil, quién se valió del programa informático denominado “Vicus”. Con dicho programa informático los agentes pudieron acreditar de manera contundente cómo el fiscal denunciado había descargado en el ordenador de su domicilio de Majadahonda numerosos archivos de contenido pedófilo”.

Y añade: “por lo que se refiere a las DP 157/09 [diligencias previas] seguidas ante el Juzgado de Instrucción nº 1 de Alcalá La Real (Jaén), resultó ser una denuncia interpuesta por una madre y su hija menor de edad en la que ponían de manifiesto que el denunciado José Grinda había contactado con dicha menor y la había ofrecido presenciar, mediante cámara web, una sesión de sexo entre éste y una mujer cercana al denunciado. Los hechos fueron denunciados ante la Comandancia de la Guardia Civil y de nuevo en este caso se procuró una solución satisfactoria para el Fiscal José Grinda, quien desde entonces se ha convertido en un “ariete” de quienes le encubren sus pervertidas y delictivas prácticas sexuales, a cambio, obviamente de utilizar sus recursos en los hechos que aquí se van a narrar. Esta información fue facilitada a mis superiores a los efectos oportunos, sin que me conste cual ha podido ser el uso realizada de la misma”.

Por otra parte, esta semana se abre la Feria del Libro de Madrid y por ello ponemos el acento de los últimos bloques del programa en dos libros de interés político: entrevistamos a Javier Torrox, autor del volumen “La sencillez de las cosas. La razón de la República Constitucional”, con prólogo del pensador Antonio García Trevijano. Y al periodista Axel Gyldén, que ayudó a Juan Reinaldo Sánchez, ex guardaespaldas de Fidel Castro recientemente fallecido, a escribir “La vida oculta de Fidel Castro”.

Fuente: Espía en el Congreso.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826