España, 03-12-2016

De nuevo, la ONU dando ejemplo: descubren una red mafiosa de ´cascos azules´ que se dedicaba a traficar con alimentos

Internacional
Centroafricaespacioseuropeos (28/5/2016)
De nuevo ´cascos azules´ de la ONU se han visto involucrados en acciones delictivas, propias de grupos mafiosos. Y, por desgracia, una vez más, estas vergonzosas acciones quedarán impunes. En esta ocasión, ha sido la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para El Líbano (UNIFIL), la que se ha visto envuelta en un mafioso tráfico de alimentos en ese país.

Al parecer, el gobierno libanés y la sede de UNIFIL están investigando este asunto para averiguar el fraude que ha habido en la reventa de raciones de comida. Según parece, raciones de alimentos han aparecido en estanterías de supermercados libaneses, sin que tan siquiera se les hubiese quitado el etiquetado de los organismos donantes.

El diario español, El País, recogía hace unos días las declaraciones del responsable de UNIFIL, Andrea Tenenti, y de Alia Abbas, responsable del ministerio de Economía libanés, en las que confirmaban las investigaciones que se están llevando a cabo.

Los casos de reventa fraudulenta de raciones de comida no son una excepción, pues se han producido en más de una ocasión. Informes internos y confidenciales de la ONU los han descubierto e investigado. Que se sepa, al menos ha habido casos similares en 16 misiones de la ONU: “El fraude de alimentos es solo la punta del iceberg”, afirma un militar de Naciones Unidas con más de tres décadas de experiencia en misiones de paz, según recoge la misma fuente.

Asimismo, la ONU investiga licitaciones concedidas fraudulentamente por funcionarios y militares del organismo internacional a. Haití es uno de los países donde más casos se dan de fraude y corrupción en casos como los comentados. Un informe de la Asamblea General de la ONU, elaborado en 2007, afirma que en Haití, Afganistán e Irak, al menos 7,8 millones de euros han sido las pérdidas que se han tenido por la práctica de contratos desventajosos (sobrevalorados) para la organización.

Eso sin contar los casos de abusos sexuales, por parte de soldados desplegados en misiones de paz, cometidos en esos y otros países.

Hace un año aproximadamente, publicamos que un informe confidencial de la ONU afirmaba que en la República Centroafricana, soldados franceses habían abusado sexualmente de niños. El suceso lo había publicado el diario británico The Guardian. La ONU –de acuerdo con la misma fuente- había tratado de ocultarlo, pero una filtración interna posibilitó que se conocieran. En el transcurso de la Operación Sangaris, en campos de refugiados que estaban custodiados por tropas francesas, lo que es más grave, tuvieron lugar esos abusos sexuales. Niños y niñas fueron objeto de esas tropelías sexuales.

La denuncia y la filtración de esos hechos fueron realizadas, al parecer, por Anders Kompass, Director de Operaciones de campo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de nacionalidad sueca. Las autoridades francesas iniciaron una investigación y también la ONU.

¿Qué pasó después? Pues, por desgracia, lo que suele suceder en estos casos. Kompass fue suspendido mientras se le abrió un “sumario administrativo”.

François Hollande

Presidente Hollande

Unos 20 soldados franceses fueron identificados por los niños y niñas, que describieron con todo lujo de detalles lo que les sucedió a ellos y a sus amigos.

François Hollande, declaró “si algunos militares se comportaron mal será implacable”, mucho nos tememos que no será así. Tiempo al tiempo. No sabemos el castigo que se les impuso a esos militares, ni a los que trataron de ocultar esos graves delitos, pero si sabemos que al menos Anders Kompass fue exculpado por revelar esos abusos sexuales.

El informe, titulado Abuso sexual infantil por parte de las Fuerzas Armadas Internacionales, ha quedado a buen recaudo, nadie ha sido condenado, y Kompass no ha recibido ni disculpas, y muchos menos una condecoración por lo que hizo.

¿Qué ha sido de aquellos niños –algunos menores de nueve años-, que a cambio de un poco de comida se sometían a abusos orales, entre otros sexo oral? Y, ¿qué habrá sido de aquellos soldados franceses que abusaron de ellos?

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826