España, 01-10-2016

No te dejes engañar, hay Pucherazo en las elecciones del 26-J

No al fraude electoral.

No al fraude electoral.

España
Josep Manuel Novoa Novoa (30/6/2016)
Antes de que inicies la lectura de este artículo se hace necesario una cuestión previa: No soy adicto a las fantasmadas, ni a los extraterrestres, ni a las confabulaciones, ni nada por este estilo. No obstante, tengo la misma sensación cuando se me “ocurrió” que Jordi Pujol and family eran una banda que estaba desplumando a la Generalitat de Catalunya. Esto lo deje escrito en un libro (pasaba en 1998) cuando Pujol era un personaje que ponía o sacaba presidentes del Gobierno de España. El asunto Pujol y su saga, dio para otro libro. Cuando me percaté que la sagrada institución bancaria era una banda de estafadores escribí otro libro (2002). Escribí dos libros más sobre los paraísos fiscales promovidos por la banca (2003). Se vendieron muchos libros pero nadie hizo el menor caso, los Pujol siguieron robando, los bancos lo hicieron a manos llenas y los paraísos fiscales engordaron hasta reventar. Las consecuencias para la ciudadanía, por no hacer nada quien tenía que hacer, las sufrimos una gran mayoría de la población. No hace mucho, en diciembre de 2014 se me “ocurrió” que los bancos no son dueños de las deudas hipotecarias que reclaman en los juzgados. Hoy ya hay 11 sentencias judiciales que respaldan tal manifestación. Este mes, después de muchas horas de estudio, se me ocurre que los ordenadores de los bancos están trucados. Por cada uno de estos asuntos, hay varios más, me he tenido que escuchar una letanía de risas e insultos que ponían en duda mi capacidad intelectual. Lamento haber dedicado este párrafo para hablar de mí, pero la experiencia y los asuntos decantados a mi favor pueden dar consistencia a este nuevo pronóstico: Hay Pucherazo en las elecciones del 26-J.

La Banca

La Banca

Lo explicaré de forma cronológica, llevó ya un tiempo largo revisando cuadros de amortización de hipotecas (el historial de las cuotas pasadas al cobro), todas las que he podido pillar. Todas, al menos las que he repasado, tienen una característica común: los ordenadores de los bancos están trucados. La historia ya viene de más lejos, en mayo de 1998 cuando dirigía La Banca se publicó una amplia investigación que demostraba la manipulación en los ordenadores de los bancos. Intervino, por la trascendencia del asunto, la Fiscalía Anticorrupción ¿Qué pasó? Pues, como el robo es un delito y los bancos se habían apropiado con dolo de miles de millones de pesetas de sus clientes, políticamente se consideró inviable abrir un juicio penal a la cúpula de la banca. Esta fue mi primera relación con la informática de los ordenadores que de nuevo he retomado al analizar los cuadros de amortización de las hipotecas, con la pretensión de facilitar a los acuciados por el desahucio de un arma que interrumpa el proceso de ejecución. Denuncia antes que te denuncien y de ahí ha salido itvhipotecas.

Conclusión: los bancos repizcan, sisan, sustraen o como cada uno quiera el dinero de los clientes hipotecados, o saquean y engañan a las órdenes de un colaborador necesario: el ordenador del banco que es programable.

INDRA.

INDRA.

Inmerso en este asunto desleal de los ordenadores de los bancos, me encuentro con la noticia fechada el 13 de mayo de este año: Indra recupera el concurso de las elecciones tras bajar un 40% el precio. Recordaba que meses antes había sido otra compañía la que se hizo cargo de la contabilización de los comicios del 20 de diciembre. Que Indra, empresa presidida por Fernando Abril-Martorell, (hijo del ex ministro de Economía del Gobierno de Adolfo Suárez) rebajara el 40% de la oferta de sus rivales Tecnocom y Scytl era más que sospechosa. Estas empresas obtuvieron el concurso al ofertar 9,5 millones de euros y en una oferta temeraria Indra, que se había hecho cargo del recuento de votos desde el inicio de la democracia, fue a por todas sin importar si ganaba o perdía dinero. Lo que parecía de suprema  importancia era estar presente en el recuento de votos. Se veía a una legua el interés de Indra, sin embargo el Ministerio del Interior hablaba de las exigencias de “un modelo de elecciones low cost”, sin preguntarse cómo es posible que un servicio que ofrecía Indra por más de 10 millones de euros, ahora lo ofrezca por la mitad de precio. Este entusiasmo de Indra por el recuento de votos me pareció que algo tenía que ver con el ordenador mentiroso de los bancos. Empecé a indagar.

Recordaba las elecciones de Florida que participaba Jeb Bush, el hermano del presidente, que competía con el vicepresidente Al Gore y dieron la vuelta al mundo por la manipulación del recuento de votos en manos de una sociedad a tal efecto. El sistema corrupto se basaba en eliminar votantes. Seguí tirando del hilo por este tipo de eventos en Estados Unidos. Me encontré con un video, este es su enlace:
https://www.youtube.com/watch?v=kyrvLpSbCBM

En el juicio declara un informático de nombre Clinton Eugene Curtis a quien el congresista Tom Feeney le encargó un programa informático que pudiera alterar las elecciones en Ohio, Florida. Cuando Feeney hizo el encargo era portavoz de la Cámara de Florida y también miembro del lobby de las empresas Yang. El encargo consistió que el recuento de votos quedará alterado con un resultado de 51% a 49% modificando el código fuente que resulta indetectable. Estas elecciones no fueron las primeras que fueron amañadas y se sospechaba de otras donde existió una fuerte discrepancia entre las encuestas y el resultado de la elección. Una pequeña introducción programática en el código fuente puede alterar el recuento de votos. Por lo que se puede deducir, de la declaración del informático que lo hace bajo juramento, es que “la maquina” discrimina (no contabiliza, ahora lo explico mejor) los votos de quien se pretende perjudicar.

Blanco y en botella
En medio de esta investigación de los ordenadores de los bancos trucados me encuentro con la posibilidad de alterar el recuento de votos por otro ordenador mentiroso: el de Indra. Se levanta una polémica sobre el resultado de las elecciones del 26-J donde la formación Unidos Podemos se queda lejos de las encuestas previas a la votación y sorprendentemente lejísimos (20–25 escaños) de las encuestas a pie de urna. Se realizaron 132.000 encuestas a pie de urna, son muchas encuestas para que los electores de Unidos Podemos ocultaran su voto. Prefiero no entrar en exponer números sobre el porcentaje de participación y la abstención, y compararlos con las elecciones del 20-D, hay una polémica, una vez que se les pilla con el carrito de los helados, en defender que los votos que “han caído en combate” son los que corresponden al voto por correo. Una mentira como la copa de un pino. Los medios de comunicación proclives “al régimen” repiten sin comprobación alguna la tesis mentirosa del Ministerio del Interior. El voto por correo se contabiliza en cada una de las mesas electorales que le corresponde una vez que llegan las 20 horas del día de la votación y se incluyen en el acta. Este es el punto clave de la mentira. El descuadre lo expongo: según, el Ministerio del Interior una vez escrutado el 100% facilita el total de votantes, 24.161.083 (aquí debe de contener los votos nulos, en blanco y los remitidos por correo) un 69,84% y la Abstención, 10.435.955 un 30,16%. Si queremos averiguar de qué censo se parte, es decir cuál es el 100% de ese 69,84%, nos da que son 34.594.906. El Instituto Nacional de Estadística nos dice que los electores del 26-J son 36.518.100, si hacemos una simple resta nos da 1.923.194 personas que faltan, o también cabe una posibilidad: que casi dos millones de los electores del 20-D hayan muerto en seis meses ¿Alguna epidemia que desconozca?

Elecciones 26-J

Elecciones 26-J

Las diferencias del censo del 20-D y del 26-J son mínimas, los escaños a repartir son los mismos (350) y las circunscripciones son las mismas, entonces los escaños que unos ganan otros los pierden. Los escaños que gana el PP (+14) los pierden PSOE (-5) y C´s (-8) y otros más por la pérdida de otros. Los votos son otra cosa, en el 20-D se abstuvieron 9.280.639 y en 26-J fueron 10.435.955, la diferencia de 1.155.316 es evidente que no computa en el reparto de los escaños, pero juega la partida. Dicho hasta aquí puedo lanzarme a la piscina, mi reputación (que tampoco me importa mucho) está en juego. Un ministro del Interior como Fernández Díaz, que ya le hemos visto de qué pie calza en las cintas que manipula las instituciones a favor de las tesis de su partido, es capaz de manipular las elecciones del 26-J cuando las encuestan dan a Unimos Podemos una situación de privilegio. Es ahí cuando entra en juego, a la desesperada, el “todo por la patria” y en el mes de mayo, in extremis, se coloca a Indra para el recuento de votos y la instrucción de cortar las alas a los “malos” y se depriman chafados por una apisonadora. Me atrevo a dar mi opinión de cómo lo han hecho siguiendo la declaración en juicio del informático Clinton Eugene Curtis.

Anonymous

Anonymous

Lo que nos dice Curtis, para alterar el resultado, es la facilidad de introducir en el código fuente un discriminante a los votos del rival que se quiere perjudicar. Esto se debe de hacer en el ordenador principal, Al código fuente se le ordena que un determinado porcentaje de votos del partido que se pretende perjudicar vayan a la abstención. Para dejarlo claro y diáfano: los votos que constan en el acta llegan a manos del representante de la Administración que se pone entonces en contacto con el centro de recogida de datos de los comicios. Le transmite los resultados del recuento de votos por teléfono y le envía una copia del acta de escrutinio por vía telemática. De esta forma llegan al ordenador central los votos de Unidos Podemos que son detectados por el código fuente y una parte (programada) la envía a la asignación de escaños según de la jurisdicción que provengan y otros votos se derivan al cajón de sastre de la abstención. El sistema manipulado tiene que enviar obligatoriamente, estos votos que han sido legalmente emitidos, para que cuadre todo, por un lado el reparto de los 350 escaños que lo que ganan unos los pierden los otros, y por otra parte el total de votantes más la abstención deben de proporcionar los integrantes del censo. Aquí, en el incremento de la abstención están los 1,2 millones de votos desaparecidos de Unidos Podemos.                        

Cuando el río suena agua lleva
El gobierno en funciones del PP no realizó ningún concurso público para la adjudicación del contrato del recuento de votos en el 26-J. El contrato se le adjudicó a Indra mediante un “procedimiento negociado”, es decir a dedo. La Junta Electoral no manifestó ningún inconveniente ya que es elegida por el PP. Indra no es la primera vez que genera una polémica de este tipo: año 2010, Indra es sancionada por faltas graves en el voto electrónico en Cataluña. También en 2010, en Argentina fueron descubiertos captando sobornos del ministro de transportes Ricardo Jaime. Año 2012, se le acusa de complicidad con el gobierno angoleño de José Eduardo dos Santos para ganar las elecciones tras una cuestionada licitación. En 2013, de nuevo en Argentina cobraron 33 millones de dólares extra por una cuestionable ampliación en decisión administrativa. En 2014 involucrada en varios escándalos en España. En 2015, Sevilla, fallo informático en el recuento de votos. En 2016 en Ecuador tienen una demanda por perjuicios de 32 millones de dólares. Para acabar de rematar el galardón de Indra: está implicada en la trama Púnica de sobornos al PP. ¿Quiénes son los accionistas de Indra? Mira por donde el primer accionistas es el Estado español a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que ostenta el 20,14% de las acciones, La Corporación Financiera Alba ostenta el 11,32%, la sociedad norteamericana Fidelity Management Research ostenta el 10,14% y Telefónica el 3,16% el resto son pequeños accionistas. La historia parece que se repite al menos para la Corporación Financiera Alba del la familia March que tienen el honor que el fundador de la saga financió el golpe de estado del general Franco contra la República y ahora participa en el lucrativo negocio de quitar de en medio al partido que estorba. Pagando San Pedro canta.

Josep Manuel Novoa Novoa

Josep Manuel Novoa Novoa

El asunto da mucho más de sí del contenido de este artículo que por sorprendente que pueda parecer, en este país contaminado por una corrupción extrema todo es posible pero para concluir el fraude electoral no se consuma en los colegios electorales donde hay mil ojos vigilantes, se produce en el santuario de unas pocas personas que guardan la omertá como ley del silencio de una oligarquía que es capaz de todo.

Recomiendo que eches un vistazo al clan de la Dehesilla, Ver El clan de la Dehesilla Seguir leyendo → te dará pistas para entender lo que está pasando. En definitiva, es más fácil hacer desaparecer votos enviándolos a la abstención donde no hay comprobación alguna. No hay razón que se incremente la abstención precisamente en los votos que le faltan a Unidos Podemos. Tal como ha explicado el informático Curtis en el video enlazado la modificación en el código fuente es indetectable, la única opción de comprobar el trapicheo de votos es volviendo al origen de los datos introducidos al ordenador mentiroso.

Con los datos en la mano me veo capaz de “construir” un simulador (al igual del que se dispone para itvhipotecas) y así determinar de una forma precisa y exacta que ha habido pucherazo. Solo hay una pega: la falta de tiempo. Ya hablaremos del asunto.

Despierta, aquí tienes la confirmación de que nada les detiene:  http://disenosocial.org/indefension-aprendida/

N. de la R.
Este artículo, publicado en ataquealpoder, es de Josep Manuel Novoa Novoa (Barcelona, 1949), periodista, escritor y editor.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826