España, 25-09-2016

Núñez Feijóo en el cruce

Cruceiro

Cruceiro

España
José Luis Heras Celemín (6/9/2016)
Acaso como “cruceiro”. O no. Porque Alberto Núñez Feijóo, que es Presidente de la Xunta de Galicia y candidato del PP en las elecciones al Parlamento de Galicia del 25 de septiembre, puede estar “en el cruce”,  como el “cruceiro gallego” que Castelao entendía como “perdón del cielo” erigido para hacerse perdonar pecados. O, también, como un hito de referencia, puesto para marcar senda y camino a los gallegos… Y, por qué no, a los no gallegos.

En esta fecha singular, la Agencia de Noticias Europa Press ha hecho un desayuno en el Hotel Villamagna de Madrid al que ha invitado como ponente a Alberto Núñez Feijóo.

Tras el paréntesis estival, en el que el quehacer informativo ha estado subordinado a la actualidad política, el desayuno tenía un interés, casi morbo, que arrancaba con la “no improvisación” conjunta de la Agencia de Noticias que organizaba el desayuno y el invitado. Ambos, ¿casualidad?, habían convenido la fecha para programar el acto cuando ha fracasado la Investidura del Presidente en funciones, cuando éste está de viaje a China y no quita protagonismo ni atenciones; y cuando la inmediatez de las elecciones gallegas y vascas rebasa el ámbito autonómico.

Allí estaban, además de la prensa, los representantes del PP que debían (Vice Soraya, Ministros Báñez, Morenés y García Tejerina, Presidenta del Congreso, Portavoces de Congreso y Senado, Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre, Romay Becaria, Cospedal…), empresarios, financieros, sindicalistas, políticos de otros partidos…

Y hasta un miembro, o ex miembro, de Podemos, que ocupó sitio junto a la prensa sin aclarar si su abandono del escaño europeo y las críticas a las estrategias “podemitas” son algo más que una rabieta.

Una vez presentado, el invitado avanzó su intención de hacer “reflexiones sobre Galicia y Política” ante la convocatoria electoral, advirtiendo, además, que “las citas electorales son como las encrucijadas que hay en los caminos: os cruceiros de Galicia”.

Después, antes de entrar en materia, o entrando en lo que puede ser una especie de “gallegada con substancia”, Feijóo añadió morbo a su presencia con una disposición binaria, que mostraba a un político dedicado a cuestiones autonómicas, que entiende esta actividad como parte de la política estatal.

Con esa identidad, antes de ocuparse de Galicia, trató la realidad nacional desde la óptica de un político autonómico que hace política de Estado:

– El Presidente autonómico es el representante máximo del Estado en la Autonomía. Reivindico ese papel -diría Feijóo.

– Magnífico. Representante del Estado, se planta en hombre de Estado y se ocupa de asuntos nacionales -dijo alguien con mirada hosca.

– Preside la Xunta, candidato para sucederse a sí mismo, y recambio para lo que venga -contestó un periodista.

Siguiendo, antes de ocuparse de Galicia, que era lo esperado, unas pinceladas sobre la política nacional: Crisis. Situación y forma de salir de ella con fórmulas conocidas (“gato blanco, gato negro, pero que cace ratones”). Rechazo a la “política negativista de algunos”, a “las 2 Españas” y a otro Pacto del Tinell. Plumas de Caballo y el personaje de los Hermanos Marx que se opone a todo (en alusión a Pedro Sánchez)…

Después, inmersión reivindicativa en la realidad gallega: “Galicia es una prueba de que las políticas tienen consecuencias… La política no es un juego… No se puede experimentar con las personas”. Bajo mínimos, lo hecho en Galicia por el PP favorece la cohesión nacional. Los Servicios Públicos gallegos han preparado la región para la recuperación.

Y el aporte de datos: 85.000 gallegos salieron del paro. Bajada de impuestos cuando se pudo. Ayuda para bebés. Arreglo de un tercio de los Colegios Públicos. No incremento la Deuda Pública. Ahorros…

Núñez Feijóo, candidato a...

Núñez Feijóo, candidato a…

También, algunas frases: “Galicia no es del PP, es el PP quien pertenece a Galicia”. “Nuestro proyecto es prosperar”. “Minifundismo político en la izquierda gallega”. El problema para la izquierda no es el candidato (gallego o nacional), sino el arraigo del PP. “Elevar a la categoría de normal lo que ya está en la calle”, cita de Adolfo Suárez. “El bloqueo español es que se olvida la realidad”. El PSOE y BNG (con Podemos) no comparten ideas. “Además, Podemos y sus En Marea, que son 42”. “Galicia, para mí, es un país amable. Sin conflictos. Y, recordando a Unamuno, que griten ellos”.

Unas pinceladas: “No han sido años fáciles. Sin recursos, gestionamos lo que teníamos… Ha merecido la pena. Después de estos 8 años, lo peor que le puede pasar a Galicia es ir hacia atrás… Hoy Galicia está mejor que en 2012… No hemos creado problemas… Hemos vivido con lo nuestro. Somos más gallegos (y españoles) que cualquier catalán o vasco”.

Y un colofón: “Hoy la política merece la pena, más que antes. Al menos desde la ingenuidad con la que habla este político”.

Al acabar, en el turno de preguntas de la prensa canalizadas por el representante de la Agencia de Noticias, la reiteración de una postura. La de un hombre en el cruce que el momento y la historia le han colocado, acaso como “cruceiro”. O no. Porque Alberto Núñez Feijóo, que es Presidente de la Xunta de Galicia y candidato del PP en las elecciones al Parlamento de Galicia del 25 de septiembre, puede estar “en el cruce”, como el “cruceiro gallego” que Castelao entendía como “perdón del cielo” erigido para hacerse perdonar pecados. O, también, como un hito de referencia, puesto para marcar senda y camino a los gallegos…

Y, por qué no, a los no gallegos.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826