España, 11-12-2016

Trump, la nariz tapada y el despiste general

 

No os asustéis, que es la buena de la película. Fuente.

No os asustéis, que es la buena de la película. Fuente.

Internacional
Cordura (13/11/2016)
El poder embrutecedor de los grandes medios y esa vaga angustia generalizada nos inducen a dar respuestas fáciles a cuestiones complejas. Las conclusiones así obtenidas no solo suelen ser erróneas, sino además contraproducentes. Así ocurre también en el tema que nos ocupa.

Alardeó, risueña, de causar un linchamiento nada más llegar. El de un líder político que estorbaba. Sin base legitimadora en el derecho internacional. Ya antes había apoyado los bombardeos en los Balcanes y la guerra contra Irak. Y promovido el golpe de estado en Honduras. Después activaría la gigantesca guerra sucia contra Siria (ver también también). Empleada fiel y bien remunerada del sionismo antipalestino, los “antisistema” al precio que hiciera falta (ver también 1 y 2). Hablamos de la buena de la película.

El caso no es baladí. Todo nuestro arco parlamentario patrio, incluidos los “antisistema”, llevan meses normalizando que una señora corrupta y genocida sea la buena de la película. Todos unidos contra el “loco”, el “payaso”, el “xenófobo”, el “machista”, el “fascista”. Contra el malo. El que finalmente, por esas cosas de la ejemplar democracia estadounidense, ha ganado las elecciones con menos voto popular que su adversaria.

No es que falten razones para esos calificativos. Hay, no obstante, otros (como el de “asesino”) que al menos todavía no le caben, dicho sea sin ignorar que apunta maneras. A la buena en cambio, sí. Lo cual no ha impedido que sea la buena incluso entre los “antisistema”. Eso sí, como no son unos cínicos, aseguraron que, de poder votarla, la votarían con la nariz tapada (ver también). Aunque su líder no se la tapara cuando corrió a una base controlada por la OTAN a “abrazarse” con un asesino no menor que la buena de película, ni menos bueno que ella, que por algo han compartido campaña y hasta gobierno, con él como máximo responsable. Nada de esto, ni la nariz tapada ni el “abrazo”, parece haber conmovido cimiento alguno entre los “antisistema”. Ni en su cúpula, ni en sus círculos, ni en sus cuadrados…

Donald es un amoral que como tal se expresa por gestos y palabras. Hillary y Barack son dos amorales que procuran esconder su amoralidad. Él no engaña. Parece un loco por necio, irracional, disparatado, imprudente, demasiado confiado en sí mismo (un pobre mortal…). Ellos, disparando drones, bombardeando, amenazando, linchando, no son menos locos, menos necios, menos imprudentes. Pero su locura es mucho más racional. Son puro cálculo psicópata. Justo por ello, en principio, resultan mucho más peligrosos.

Pero son los buenos de la película. Sí, Donald es el típico “impresentable”, pero como tal se presenta, no engaña. Lo terrible es que a los otros se los considere presentables. ¡Ay, la respetabilidad burguesa! Compartida, como vemos, hasta por los “antisistema” patrios (pero también por Bernie), tan antiburgueses ellos.

Que viene el fascismo…
Brexit y Trump ya están aquí. A Marine Le Pen se la espera. Hungría, Polonia…, gobiernos xenófobos. Y las malas bestias de Amanecer Dorado… He ahí la gran coartada para haber votado a la buena de la película, aunque fuera con la nariz tapada (i.e., pisoteando los principios éticos más evidentes al normalizar a una genocida).

Sabemos tanto de política, que hasta somos politólogos… Pero, qué cosas, no acertamos (?) a ver que el fascismo no viene, que ya está aquí, que lleva años instalado. Que no es Trump, ni el “neofranquismo del PP”. Que el IV Reich ni siquiera es “la Merkel”, y que le estamos dejando ganar: engañarnos, espiarnos, amordazarnos, recortarnos derechos sociales, machacar a los pueblos disidentes, arrasar, avasallar. Que es el Fascismo Global, rabiosamente elitista y supremacista, canonizado por ese embaucador de progres y de pobres que sirve a los ricos. Que es la globalización hecha sangre de los pueblos y cifras cada vez más largas en las cuentas de los opulentos. El Sistema-Imperio.

Pero no hagáis caso, no son más que chaladuras de un voceras extremista que encima se hace llamar Cordura…

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de Cordura.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826