España, 29-03-2017

Operación Chamartín (II): La Familia

Operacion Chamartín

España
Socha (12/12/2016)
La famosa ‘Operación Chamartín’ está de vuelta. O eso intentan. Tras más de 20 años. Vuelta a empezar. ¿Cómo? Formando una nueva Familia. Con todas las lecturas que ustedes quieran darle. Veamos. Hace algunos años los mentores de la familia fueron RENFE y el Ayuntamiento de Madrid. Ahora parece que los mentores son el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento. ¿Dónde está RENFE? Fuera de juego. No hablan, no comentan, no exigen. O han perdido independencia o, con el nuevo presidente, no saben de qué va el asunto. Igual que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, nuevo en estos lares. Está estudiando el tema. Quien sabía del mismo era Mario Garcés, el anterior subsecretario de Fomento, que ha sido ascendido, desplazado, a Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Ya no está. Un estorbo menos.

Ahora tenemos a Fomento y al Ayuntamiento al mando de esta gran Familia que se propone recuperar el prestigio y el poder perdidos y volver a los negocios. Grandes negocios. Porque, en el fondo, lo que está en juego, es quién se lleva los beneficios de este gran negocio que está ahí, delante de las narices. Y no se empieza porque no hay acuerdo en el reparto de beneficios.

Hagamos historia. Fue en 1993 cuando RENFE, con voz y voto, decidió hacer en el norte de Madrid, en el distrito Chamartín, una operación parecida a la realizada en el Pasillo Verde Ferroviario, donde se desarrollaron más de ocho kilómetros de túneles ferroviarios y se ordenaron más de millón y medio de metros cuadrados de suelo urbano. Parques públicos, polideportivos y aparcamientos públicos, además de miles de viviendas, oficinas y hoteles. Un éxito fue la realización del Pasillo Verde. Después tocaba Chamartín. Pero algo debió ocurrir. ¿Por qué no se acometió la Operación Chamartín con la misma fórmula que había funcionado con el Pasillo Verde? ¿Por qué no se planificó la Operación Chamartín concertando con el Ayuntamiento de Madrid? ¿Por qué no se hizo con iniciativa pública?

Aquí está la madre del cordero. Con Josep Borrell de ministro de Obras Públicas, dirigía RENFE la exconcejal del ayuntamiento de Barcelona, Mercé Sala Schnorkowski, quien dijo que “no quería más consorcios en solitario”. RENFE decidió prescindir del modelo de consorcio público para dar entrada a la iniciativa privada. (Estamos hablando de un gobierno socialista). Y el dos de marzo de 1993 tomó la decisión de convocar un curiosísimo concurso público mediante anuncios en la prensa. El contenido de dicho concurso estuvo, desde el primer momento, muy poco claro. Tan oscuro que llevamos más de 20 años y la magna obra ‘Operación Chamartín’ todavía no se ha iniciado.

Pero ésta es otra época. Estamos inaugurando nuevos tiempos. La iniciativa ha pasado de RENFE al Ministerio de Fomento. Y el Ayuntamiento de Madrid se ha convertido en protagonista. Primero por el rechazo a la Operación Chamartín como estaba iniciada y ahora por la iniciativa de relanzar el proyecto. Ministerio de Fomento y Ayuntamiento. Los padres de la iniciativa. Empezar de nuevo. Íñigo de la Serna y Manuela Carmena. Reunión pactada. Reunión acordada. Tras ella se constituirá una comisión de trabajo para desatascar el proyecto de la denominada ‘Operación Chamartín’ ¿Y los promotores privados? No estuvieron en la reunión a dos. Veremos su camino.

Han tomado la iniciativa los padres de esta nueva intentona. Ministerio y Ayuntamiento. Se creará una comisión donde estén representadas todas las partes: Ministerio, Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, Adif, Distrito Castellana Norte (controlada por el BBVA) y Comunidad de Propietarios. Ahí es nada. Se convocará “antes de que suenen las doce campanadas”, ha dicho la alcaldesa Carmena. Será el enésimo intento. Aunque las administraciones públicas tienen bastante con convocar. Porque, primero el proyecto y luego la realización, quien desarrollará la operación será el hijo de la gran Familia. O sea, Castellana Norte. Los ‘padres’ que organicen cenas. Y se retiren. El hijo hará el negocio. Gran Negocio, porque hablan de 120.000 puestos de trabajo y una inversión de 6.000 millones de euros. Los beneficios todavía no los han calculado. Se precisa pantalla gigante para que la cifra quepa en ella.

“Hemos acordado que es absolutamente imprescindible retomar el diálogo y abrir una nueva etapa para encontrar un punto de encuentro para que todas las partes puedan sentirse cómodas y todas las administraciones puedan alcanzar un acuerdo en torno a un proyecto tan importante para la ciudad de Madrid”, ha dicho De la Serna. “Compartimos el 100% de las reflexiones del Ayuntamiento ya que lo peor para los madrileños es no hacer nada”. Sorprende que Fomento, del PP, comparta las reflexiones del Ayuntamiento, de Ahora Madrid, que fue quien se opuso al proyecto presentado hace diez meses. Será que el ministro todavía no ha recibido las ‘llamadas’ correspondientes. “No podemos sufrir durante más tiempo una situación de ‘empantanamiento’ como la actual y es necesario cerrar esa llaga o desierto que es el norte de Madrid”, ha dicho Manuela Carmena. “Queremos generar la estructura, que es la comisión, para que de ella salga el nuevo proyecto”, ha dicho.

También sorprende la actitud de la alcaldesa. Porque supone aparcar la propuesta de ‘Madrid Puerta Norte’ que había presentado el Consistorio el pasado mes de mayo y que suponía rebajar a la  mitad el área urbanizable -1,7 millones de metros cuadrados- y reducir de 17.000 a 4.600 el número de viviendas a construir. Sorprende. Y el concejal de Desarrollo Urbano, José Manuel Calvo, ¿no tiene nada que decir? Pues es el momento. ¿Cuál será el punto de partida de la nueva propuesta? Nadie contesta. Silencio. Y el silencio es el aire donde se están negociando acuerdos poco claros. Acaso poco favorables para los ciudadanos. Y algunos, los afectados, sí tienen algo que decir.

Operación Chamartín se encuentra en punto muerto. Bloqueada a nivel político y judicial. De hecho, Fomento presentó un recurso contra el veto del Ayuntamiento de Madrid a la Operación Chamartín. Preguntado por la judicialización del proyecto, el ministro de Fomento ha manifestado su confianza en que las distintas partes alcancen un acuerdo “que se adelante” a la resolución del recurso judicial. De la Serna también apuntó a la posibilidad de que se prorrogue la vigencia del convenio que permite desarrollar el proyecto. Vence el próximo 31 de diciembre. Al loro, que se pondrá a cantar.

Operación Chamartín logró al final de la era Botella el consenso del Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento para que BBVA y San José desarrollaran un proyecto al que se llamó Distrito Castellana Norte, después de más de dos décadas de bloqueo. Pero el cambio político en el Palacio de Cibeles dejó en suspenso todo este plan, hasta que el pasado mes de mayo el equipo de Carmena presentó su propuesta. Claro que hubo tiempo para lanzar el proyecto. Pero no se pusieron de acuerdo. Siendo todas las administraciones del mismo color político, el PP, ¿por qué no se aprobó el proyecto? Que respondan. Que conteste Ana Botella, antigua alcaldesa. O Ruiz Gallardón antiguo alcalde y antiguo presidente de la Comunidad Autónoma. O cuando gobernaba Aznar, con Gallardón en la Comunidad y Álvarez del Manzano en el ayuntamiento. ¿Por qué? Pregunta sin respuesta. Todo a su tiempo.

Porque se necesita unanimidad de criterios. Del mismo modo que sin el apoyo del Ayuntamiento de Madrid el plan de Distrito Castellana Norte no puede salir adelante, sin el consenso del Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid y Adif con RENFE, tampoco es viable la propuesta de Carmena. ¿Y el BBVA? ¡Ah! Con el hijo que han criado estas administraciones hemos tocado. Veremos cómo desarrolla el plan. Porque lo va a desarrollar. ¿O ha pensado en abandonar? Miedo tienen en Fomento a que tal cosa ocurra. Terror, más bien. De ahí que Fomento haya iniciado los trámites para prorrogar la concesión a DCN (Distrito Castellana Norte) de los terrenos propiedad de RENFE y Adif, cuyo contrato vence el 31 de diciembre. ¿Y un nuevo concurso? ¿Nadie ha pensado en realizar un nuevo concurso con más garantías que el de hace 23 años? ¿Por qué tanto interés en que lo desarrolle DCN (BBVA y San José)? Preguntas que habrá que responder. En su momento.

Manuela Carmena. Foto DISO Press.

En esta familia, que tanto interés tiene en desarrollar la prolongación de la Castellana, también hay un sobrino. Muy interesante. Y celebra la creación de la Comisión. Es el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) con su decano, José María Ezquiaga, al frente. “Es una fantástica noticia para los madrileños que por fin se sienten a dialogar todos los agentes comprometidos en el desarrollo urbanístico más importante para el futuro de Madrid”. “Las administraciones encontrarán siempre en los arquitectos de Madrid la colaboración que precisen para avanzar y desbloquear el proyecto lo antes posible”, dijo Ezquiaga. ¿Y este interés? José María Ezquiaga es el autor del proyecto técnico de DCN. Ahí es nada. Bueno. Dicen los entendidos que el proyecto es muy bueno. De nota. Ahí es nada el valor de su proyecto para Castellana Norte. ¿Interés? Convencidos estamos. Todos convencidos de que hay interés. ¿Interés por la ciudad? Bonita frase. Para La Familia.

N. de la R.
Socha es la Firma Colectiva de un grupo de profesionales de la Comunicación.

 


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826