España, 25-07-2017

¡Habemus Papa! Comienza el juicio en París contra Teodoro Nguema Obiang, Teodorín, hijo del dictador de Guinea Ecuatorial

La oposición guineana a las puertas del Palacio de Justicia de París.Foto El Confidencial de GE.

Guinea Ecuatorial/Francia
Abaha (3/1/2017)
Días aciagos para el clan Obiang, incluida familia, los que están viviendo. Nos cuentan que la apertura de cuentas corrientes en bancos europeos -¡y españoles!-, así como la compra de propiedades inmobiliarias se suceden a un ritmo vertiginoso. Y es que en Mongomo, capital de Guinea Ecuatorial, huele a estampida, a escabechina. Las reuniones se suceden y suceden sin que se aventure nada nuevo. En alguna de las reuniones, a algún descerebrado se le ocurrió sacar a colación el que “vuelvan a Madrid, pero otros, para ver si ahora acaban lo que hace tiempo se debía haber hecho…”. Y es que ellos lo arreglan todo, “eliminando” el problema. Pero ahora la trifulca ha renacido por la sucesión del dictador. Muchos son los que no quieren ver a Teodorín en el sillón, pero tampoco al otro hijo, Gabriel Nguema Lima Obiang, diplomado en Economía por una universidad de Texas (USA).

El caso es que andan intranquilos, nerviosos; y ahora más que nunca, pues los asuntos judiciales en los que Teodorín anda envuelto van en cadena. El de USA lo pasaron, aunque tuvieron que soltar una pasta, pero ahora está el de París, luego el de Suiza, después el del Reino Unido. Y es que “Hacer leña del árbol caído” es muy fácil, como dice el refrán.

El vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Nguema Obiang, más conocido como Teodorín, uno de los hijos de Teodoro Obiang Nguema, Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, pidió ayer un aplazamiento antes del comienzo del juicio que se ha iniciado hoy por la tarde, por blanqueo de capitales o sea, por “bienes mal adquiridos”.

El abogado de Teodorín ha alegado “falta de tiempo” para preparar la defensa, argumentando que la citación le llegó a su bufete en París y no al  domicilio del encausado, que reside –según él- en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial. A defensa de Teodorín se basó en pedir una y otra vez un aplazamiento, petición que fue rechazada por el Fiscal y el abogado de la ONG Sherpa, William Bourdon, denunciante en este caso. El juicio se reanudará el próximo miércoles día 4.

Como decimos, los nervios en el clan Obiang están a flor de piel, de ahí las declaraciones del embajador de Guinea Ecuatorial en Francia, Miguel Oyono Ndong Mifumu, que ha osado calificar al juicio como un proceso “político” que constituye “un daño irreparable” para las relaciones entre su país y Francia.

Abaha

El embajador Oyono ha declarado ante los medios de comunicación franceses y de otras nacionalidades, que en París no hay  “garantías para que se celebre en Francia un juicio con objetividad” contra Teodorín. Por eso, afirma el diplomático guineano, el acusado no se ha presentado ante el tribunal.

Varios opositores guineanos y  numerosos medios de comunicación se encontraban a las puertas del Palacio de Justicia de París para seguir los acontecimientos. Uno de los políticos guineanos, Raimundo Ela Nsag, Secretario General del Partido CORED, afirmó ante la prensa que Gabriel Obiang Lima, también hijo de Obiang, se ha aprovechado de su posición, como otros muchos, para forjarse una fortuna, que -según dijo- en parte está en España.

También se encuentran en París una delegación del Partido del Progreso, presidida por Severo Moto, y el grupo CORED, que lidera Salomón Abeso Ndong. Hay que recordar que este grupo y el que preside Raimundo Ela Nsag pleitean por las siglas CORED.

Constatamos que el régimen de Obiang Nguema comienza, ahora de verdad, a tambalearse. Y más, después de haber temido información que se prepara una denuncia colectiva de empresarios y profesionales que fueron expoliados en Guinea Ecuatorial por el actual régimen dictatorial.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826