España, 21-10-2017

La Trama Española de la corrupción en Guinea Ecuatorial (II): Paco Roig, el timo de los supermercados guineanos (II)

Paco Roig.

Guinea Ecuatorial/España
Xavier Montanya (25/4/2017)
El segundo capítulo de la serie ‘La trama española de la corrupción en Guinea’ explica la estafa que Paco Roig hizo en Guinea Ecuatorial.

En 1979, Teodoro Obiang llega al poder con un golpe de estado, y un amigo de Adolfo Suárez, el valenciano José Luis Graullera, llega a Malabo vía aérea, como embajador español en la ex-colonia. Después de la dictadura de Francisco Macías, el país había quedado devastado, y España, con espíritu neocolonial, quería recuperar su influencia. Ayudante, que llaman.

Para empezar, España envió unos trescientos cooperantes. Algunos, eficaces; algunos otros, algo extravagantes, porque, según las crónicas, bajaban del avión con salacot, acarreando palos de golf y escopetas de caza mayor. En dos años, el gobierno español envió, también, 7.000 millones de pesetas de ayuda e instaló el Guinextebanc, de propiedad mixta: la mitad era del gobierno guineano, es decir, de la familia Obiang, y la otra mitad, del Banco Exterior de España.

Eran los años dorados del gangsterismo tropical. La etapa de formación de una juventud inexperta, violenta y descarada. Entre los corruptos españoles y la mafia de Obiang. Guinea entró en fase de siniestro total. ‘Los de Mongomo se reúnen cada tarde, s’engaten de whisky, comen lagartijas, lagartos, cocodrilos, tortugas, fuman banga y deciden las cosas importantes del país’, declaraba en la revista Interviú un opositor.

Las extrañas muertes de Carmen Samaranch y de Antonio Martínez Liste
Algunos residentes españoles, como el doctor en ciencias políticas Luis de la Rasilla, que dirigió dos años la UNED en Guinea, denunció a la prensa y al congreso español que miembros de la embajada y de la cooperación cambiaban muchos millones en el mercado negro para financiar actividades dudosas, y que el 80% de los recursos dedicados a la cooperación se habían gastado pagando los sueldos de los españoles. También pidió que se investigara el sospechoso asesinato de la monja catalana Carmen Samaranch que, al parecer, habría podido romper la ley del silencio sobre la corrupción que reinaba en la expoliación de la ayuda humanitaria. Resultado: nada se investigó nunca, y el director de la UNED, Luis de la Rasilla, fue destituido por presiones de la embajada y del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Los corruptos españoles eran una legión, pero también había empresarios y cooperantes honestos que sufrieron por partida doble. Sin la protección de sus, algunos cayeron en manos del chantaje y la violencia de los sicarios del dictador. Los crímenes y la violencia eran habituales. Es el caso del armador español, Antonio Martínez Liste, muerto en extrañas circunstancias en 1985, cuando ya había perdido la protección de sus socios del clan Obiang. El empresario fue detenido y apaleado, y murió, después de pasar cuatro horas en estado semicomatoso en la pista del aeropuerto de Malabo, esperando a ser embarcado en un avión hacia España, para que el ministro de Interior guineano le negaba (sic) el acceso al hospital de Malabo. También hubo muchos casos de estafa, chantaje y extorsión a empresarios españoles, una práctica que ha perdurado hasta nuestros días. Hoy s’extorqueix trabajadores de empresas españolas, sin que la dirección de las empresas mueva ni un dedo para ayudarlos. No sea que hay peligro las adjudicaciones.

La llegada de Paco Roig
En 1980, los despachos del Guinextebanc los directivos guineanos negociaban con la pistola sobre la mesa. Tras el encarcelamiento de cuatro de sus directores, el fusilamiento de un quinto y el despido de setenta trabajadores por apropiación indebida de fondos, se descubrió un agujero de 1.200 millones de pesetas. Todo se había fundido en alcohol y coches de lujo. El clan Obiang y sus socios españoles habían expoliado el banco, concediendo créditos para financiar negocios inexistentes o surrealistas. Por ejemplo, la señora Obiang obtuvo un crédito de 8 millones de pesetas para abrir un supuesto salón de belleza. Eran créditos sin aval ni intereses y, generalmente, nadie se tomaba la molestia de devolverlos. Cuando el banco plegó para que el Banco Exterior de España, dirigido por Miguel Boyer, se retiró, el principal deudor, con más de 1.500 millones de francos CFA (unos 558 millones de pesetas de la época), era el valenciano Francisco Roig, alias Paco, propietario de Supermercados de Guinea SA (Suguisa), Maderas de Guinea SA (Maguisa) y Agroguisa.

Reyes de España con Teodoro Obiang y su mujer.

 

Paco Roig, futuro presidente del Valencia FC, llegó a Guinea en 1979, gracias a otro valenciano, Graullera, se hizo amigo de Obiang y alcanzó el monopolio de importación de alimentos. ‘La isla es mía’, dicen que advertía a sus competidores. No pagaba impuestos. El margen de beneficio era muy elevado y, además, no devolvía los créditos. Era una estafa multimillonaria perfecta. Se repartía los beneficios con Obiang, quien, incluso, le concedió arbitrariamente la gestión del Hotel Bahía, que, según Tiempo (número 17, 1983), había sido requisado a un empresario español. La gestión del establecimiento, dicen, era expeditiva: si un guineano poderoso tenía una necesidad repentina de una habitación, el inquilino podía ser expulsado de la cama a la fuerza. Y si osaba ir a comisaría a denunciar los hechos recibía otra paliza.

Sobre los supermercados guineanos de Paco Roig, el periodista Juan María Calvo, entonces delegado de la agencia EFE, escribió en ‘Guinea Ecuatorial: la OCASIÓN perdida’ (ASODEGUE) que el charcutero valenciano venía productos españoles de dudosa calidad: El mercado es tan amplio que el compensa llevar productos etiquetados con su apellido, como una mortadela que se hizo famosa, porque casi siempre era florida; o unas hamburguesas congeladas que los españoles sólo usaban para alimentar a sus perros. A cambio de ello, se convirtió en el principal exportador de la madera guineana y un gran productor y exportador de cacao. Mortadela para caoba. ‘

Los métodos comerciales de Paco Roig fueron objeto de muchos comentarios de cooperantes y periodistas. Gonzalo Lara, a Actual (número 67, 1983), escribía: ‘En un país hundido en la miseria era un lujo y un espectáculo ver cómo toneladas enteras de alimentos que Roig llevaba a Guinea (y que nunca podría colocar a España) debían tirarse por los barrancos del puente Kope. Roig cobraba los créditos y declaraba productos que no se ponían nunca a la venta, pero, además, tenía la exclusiva del mercado de la alimentación con Guinea. ‘

Fuente: diarioutamboni.com y El Confidencial de Guinea Ecuatorial.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826