España, 25-06-2017

El deterioro ecológico y la desigualdad social, dos caras de la misma moneda. La falta de prioridad en la agenda política

Humedales

España
Espacios Europeos (7/6/2017)
El partido político EQUO cumple 6 años desde su fundación. Durante este tiempo ha conseguido representación en las instituciones, a todos los niveles, gracias a su apuesta por las confluencias, y ha comenzado a poner en práctica la ecología política en España a través de políticas más justas y sostenibles.

Para el partido verde, el actual modelo económico está provocando la mayor crisis ecológica de la humanidad; extraemos, producimos y consumimos por encima de nuestras posibilidades. La inviabilidad de seguir por la senda del crecimiento continuo y la acumulación de capital, verdadero motor de concentración de beneficios en pocas manos y causa de la creciente desigualdad y pobreza, queda patente en las crisis sistémicas globales (económica y social) que sufrimos, cuya base reside en la crisis y expolio de recursos naturales, saturando la capacidad de carga de los ciclos naturales que hacen posible la vida en el planeta tal y como hoy la conocemos.

La Tierra es un ser vivo, y la mitad de los nueve sistemas que regulan su capacidad para mantener la vida han superando el punto de no retorno en el que los cambios ambientales son irreversibles y abruptos. El clima terrestre, la integridad de la biosfera, el uso del suelo, y los ciclos del nitrógeno y fósforo (fundamental para disponer del agua que bebemos y la capacidad para producir alimentos) unidos a la mala situación de los restantes ciclos (capa de ozono, acidificación oceánica, uso de agua dulce, cantidad de aerosol atmosférico y contaminación, están poniendo en peligro el equilibrio del sistema terrestre (interacciones entre el suelo, el océano, la atmósfera, la capa de hielo, la vida y las personas) sembrando un futuro incierto para las sociedades.

España se encuentra en una situación de especial vulnerabilidad tanto por su situación geográfica como por la falta o reducción de las medidas legislativas y políticas integrales sobre protección del entorno en el que viven las personas. Desde el cambio climático, el modelo energético sucio y contaminante, la calidad del aire o del agua que tienen un impacto directo en la salud de las personas hasta la situación de los ecosistemas más amenazados en España como Doñana, el Mar Menor, la situación de aves y reptiles, los incendios forestales, los proyectos extractivistas, el abandono del campo, la gestión de residuos y los bajos porcentajes de reciclaje de los mismos, etc. sitúan a España lejos de cumplir los estándares europeos.  Problemas que tienen graves impactos sobre la transformación del territorio y cuyas consecuencias  perdurarán en el tiempo.

La coportavoz , Emilia Cruz Oliver, ha destacado que “El medio ambiente, como la igualdad de género, debe ser algo transversal en todas las políticas y decisiones. La sobreexplotación de los acuíferos en la provincia, la presión urbanística en la costa, la falta de protección sobre los escasos humedales como el Salar de los Canos, las Salinas de la Ribera de la Algaida, o deficiente gestión como las Albuferas de Adra, las constantes amenazas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, etc. convierten la política ambiental en un ligero barniz verde de las  inoperantes políticas de estado con la consiguiente merma para nuestros derechos”.

Para el también coportavoz, Manuel Pérez Sola, “El PP lleva años haciendo antipolítica ambiental, cambiando las leyes para reducir la protección de nuestro entorno para favorecer los intereses de unos pocos; sin tener en cuenta el alto coste para la población en cuestiones tan importantes como la salud, el empleo o los derechos”.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826