España, 21-09-2017

De cómo la prensa del régimen invade nuestras vidas

La desinformación.

España
Espacios Europeos (20/6/2017)
En un animoso debate sobre medios de comunicación celebrado hace unas semanas, se planteó una tesis interesante: ¿por qué sabemos tanto de Venezuela y tan poco de Nigeria? Los dos son países del mal llamado tercer mundo, los dos son potencias mundiales en petróleo… Hubo incluso una intervención más audaz: ¿Sabemos realmente cosas de Venezuela o sabemos lo que el poder económico quiere que sepamos? Todos los caminos conducen a un mismo principio, quienes nos informan (sobre Venezuela) y no dicen ni mu sobre Nigeria, ¿qué intereses económicos tienen detrás de cada noticia, sobre lo malo que es el gobierno bolivariano y la “heroicidad” de los Leopoldo, Tintori, Capriles? Cómo convertir actos violentos que intentan un golpe de estado en “movilizaciones populares contra la dictadura” es algo que practican a diario. Computan incluso como muertos a manos del chavismo las ejecuciones de militantes de izquierda que realiza la extrema derecha.

En general, se sabe que la información es un negocio que manejan los poderosos. Tal es la influencia, que un Concejal que asistió a la charla confesaba luego, en una improvisada tertulia a pie de refrigerio, que les daba miedo llevar a los Plenos propuestas en defensa de Cuba o Venezuela por la campaña que desata la prensa contra ellos. Si no hay defensa de posiciones revolucionarias ya han ganado, se le hizo saber, pero el miedo paraliza. La prensa es el arma de guerra que hace posible que la gente piense de una manera y no de otra, que actúe (y vote) de una manera y no de otra. Las cadenas mediáticas tienen dueños y Nigeria no interesará mientras se saque petróleo a precio de amigo. Si allí ocurriese una revolución, empezarían a indicarnos qué es lo que hay que pensar sobre ese nuevo y nefasto y violento gobierno nigeriano. Incluso PP, Ciudadanos y PSOE irían prestos a solidarizarse con los derechos humanos que viola el gobierno revolucionario. Mientras no suceda, se trata de un país anónimo que no les interesa que sepamos, porque sus intereses están a buen recaudo. Llegado el punto, una compañera ponía de ejemplo Libia, ¡lo que se dijo durante décadas de Gadafi en los telediarios!, y ahora hay una carnicería con decenas de muertos y un retroceso en todos los campos sociales de 300 años y no hay una sola información. Curioso, decía.

La red tiene incontables medios de derecha, centro-derecha, derecha medio pensionista, extrema derecha, derecha disfrazada… a sumar a las radios, canales de televisión y la prensa papel al servicio del capitalismo. Una auténtica pléyade, un bombardeo constante que hace posible que haya gente que salga cada mañana a las calles a defender en el supermercado, la zapatería o el bar al golpismo venezolano sin saber muy bien ni lo que dice, solo imitando a lo oído hace unas horas en uno de sus canales “informativos”. Las misma armas utilizaron para extender -¿se acuerdan?- que la crisis en España fue/es porque se vivió por encima de nuestras posibilidades o que las tradiciones como la Semana Santa, los toros  hay que preservarlos del “populismo” o que ya estamos saliendo de la crisis porque lo dijo la tele.

Buena parte de lo que se denomina izquierda sociológica consume prensa de derecha por comodidad o costumbre. Y lo hace con un aspecto crítico y leyendo entre líneas, dicen. Pero luego, curiosamente, no son pocos los que practican la equidistancia, argumentando que en Venezuela gobierno y oposición se equivocan y ambos cometen errores. Sin embargo, hay prensa en la izquierda, sin la influencia social que nos gustaría pero existiendo cada día y que no se doblega en la defensa de la revolución cubana o bolivariana.

Mantenerla (también económicamente)  y difundirla es tarea colectiva para gente consciente.

Fuente: Insurgente.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826