España, 23-07-2017

A la espera de la sentencia del Tribunal Correccional de París, se aplaza sine die la sucesión de Teodoro Obiang Nguema

Teodorín a la izquierda de su padre, Teodoro Obiang Nguema. Foto de la web oficial del Gobierno de Guinea Ecuatorial.

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (11/7/2017)
La semana pasada finalizó el  VI Congreso Nacional Ordinario del PDGE (partido político del gobierno de Guinea Ecuatorial), y al finalizar el evento, el Presidente de la República y Fundador del partido, Teodoro Obiang Nguema, se “sometió” a una durísima entrevista de la página oficial de internet de su gobierno y, ¡qué raro, de Prensa Latina!

Una de las preguntas versó, inevitablemente, sobre el juicio de París, en el que se acusa a su hijo Teodoro Nguema Obiang, Teodorín, Vicepresidente Segundo de la República, de blanqueo de capitales, entre otros supuestos delitos.

Obiang respondió así a la pregunta: “El juicio de Tansparency es un montaje del señor Bourdon, que tiene muchos intereses en Guinea Ecuatorial y ha fracasado en su intención de querer ganar dinero aquí. Tenía una empresa de servicios del sector petrolero y, cuando le exigimos pagar los impuestos, no quiso pagarlos. Después montó una empresa de supervisión de las empresas petroleras, para hacer auditorías, pero la cantidad que pidió era demasiado elevada y el Gobierno no aceptó. A partir de ahí, empezó todo. Este juicio, desde que empezó, no me ha inquietado. Tenemos un acuerdo de protección recíproca de inversiones con Francia y, cuando nosotros hemos pedido que se aplique ese acuerdo, la respuesta del Gobierno francés es que no puede ir en contra de la justicia. El Gobierno francés debería exigir a la justicia que respete los acuerdos firmados (…) El problema que tienen es que quieren humillar a Guinea Ecuatorial”.

Obiang se siente molesto con Francia y deja caer una posible ruptura de relaciones diplomáticas: “Tenemos relaciones diplomáticas –con Francia-, pero no podemos seguir así. Esa actitud nos da la desconfianza de que el Gobierno francés no puede defender los acuerdos que firma”.

El Tribunal Correccional de París ha dejado visto para sentencia (27 de octubre de este año)  el ya conocido como “Juicio de París”. ¿Qué va a poder hacer la Justicia francesa contra un Vicepresidente de Guinea Ecuatorial, o de cualquier otro país? ¿Lo van a detener in situ? Sencillamente, nada.

El esfuerzo de las acusaciones y de los opositores guineanos desplazados a París para “hacer visible” este juicio, para que lleguen al gran público los desmanes que comete la Familia Obiang y acólitos, ha sido muy importante. Una pena que la prensa española no le dedicase “primeras páginas” al suceso.

Lamentablemente, Teodorín, va a seguir pisando moqueta, le condenen a tres, cuatro o cinco años. La sanción, eso sí, la pagará con cargo a los “bienes mal adquiridos”. Y a seguir.

El VI Congreso Nacional Ordinario del PDGE, celebrado entre los días 4 y 6 de este mes en el Palacio de Congresos de Ngolo (Bata), no ha deparado más sorpresas que  la de ver como Teodoro Obiang Nguema no ha pasado los “trastos” del poder a su hijo Teodorín.

Como en todas las castas político-familiares, la guerra se ha desatado –vamos, llevan años en ella- por el poder omnímodo.  De hecho, Constancia Mangue, primera dama –primera esposa de una larga lista- está encorajinada, indignada, por lo que considera un desplante a ella y a su hijo Teodoro Nguema Obiang.

La sorpresa del congreso del PDGE la relata Diario Rombe (una página de internet que versa sobre las cuitas que acontecen en la ex colonia española), que informa que a Teodorín le resbalaron algunas lágrimas cuando se hizo público que no iba a presidir el partido. La realidad es que los barones del partido le habían cerrado el paso para dirigir la organización política que creara su padre y que sigue controlando, como es habitual, de forma férrea. Todo un varapalo para Teodorín y su madre.

O sea, que el Presidente Fundador, Honorable Hermano Militante, Teodoro Obiang Nguema, sigue en el cargo de Gran Jefazo. No es difícil imaginar que aunque hubiese nominado a su hijo, las riendas del poder estarían en su mano, sobre todo conociendo al progenitor. Lo que se traduce en que Teodorín mantiene el cargo de Vicepresidente del PDGE, como responsable de Juventud.

Otros vicepresidentes le acompañan en la labor de “renovación” del partido, como son, Ángel Serafín Seriche Dougan, Constancia Mangue Nsue Okomo de Obiang y Evangelina Filomena Oyo Ebule.

Menudo trabajo han debido tener los chicos y chicas de la “Cuesta de las Perdices”, pero al final todo parece indicar que Teodorín ha quedado desplazado de la sucesión. Ahora, a esperar la reacción de él y de mamá Constancia.

El “defenestrado” se ha ido a China, gran promesa de alzarse con el puesto número uno de la economía mundial, para “reafirmar los nexos de amistad entre los dos pueblos” y fortalecer los lazos de “cooperación con importantes firmas de acuerdos de mutuo interés ecuatoguineano y chino”.

Vasito de agua fría y abanico, que viene la calor.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826