España, 18-10-2017

Concentración en el aeropuerto de Barajas en apoyo a los saharauis en huelga de hambre, por la negativa del gobierno español a concederles asilo político

Sáhara Occidental/España

Aquí han nacido y viven decenas de miles de saharauis.

Espacios Europeos (2/9/2017)
La vergonzosa e incalificable decisión del Gobierno de España de negar el asilo a 54 saharauis, procedentes de los campamentos de refugiados, vulnerando los derechos básicos, ha sido el motivo para que varios colectivos que trabajan en el apoyo al pueblo saharaui, se hayan concentrado esta mañana en la Terminal 1 del aeropuerto internacional de Barajas, en España.

Desde hace varios días, 54 saharauis se encuentran en la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas, en Madrid, en solicitud de asilo político que el gobierno de Mariano Rajoy les niega, razón por la cual se encuentran en huelga de hambre.

Un numeroso grupo de españoles y saharauis, pertenecientes en su mayoría a organizaciones de Derechos Humanos y de apoyo al pueblo saharaui, se han concentrado en apoyo a los jóvenes saharauis que se encuentran en huelga de hambre desde el lunes pasado.

Con esta concentración pretenden llamar la atención de las instituciones y medios de comunicación, a la vez que denunciar la situación en la que se encuentran, que no es otra que la de estar “retenidos” en una sala del aeropuerto en condiciones de hacinamiento e insalubridad.

Las asociaciones convocantes de esta concentración denuncian la arbitrariedad con las que se tramita su petición de asilo. De hecho personal de la oficina del Defensor del Pueblo se ha personado en el aeropuerto a fin de verificar las condiciones en las que se encuentran esos jóvenes saharauis.

Según las asociaciones convocantes, en este caso ha habido “ausencia de garantías y vulneración de derechos básicos que está teniendo lugar sobre las personas solicitantes de protección internacional en el aeropuerto de Madrid-Barajas”.

La policía ha negado a los saharauis el poder “contar con los servicios jurídicos de organizaciones sociales especializadas en el procedimiento de solicitud de protección internacional, vulnerando el derecho de las mismas a elegir la asistencia letrada que ellas mismas decidan y, por tanto, el de la tutela judicial efectiva”, según informa la misma fuente.

Asimismo, “el servicio de traducción que se ofrece en las entrevistas para formalizar la solicitud de asilo en aeropuerto se ha llevado a cabo de forma ilegal, conforme a Ley 12/2009, reguladora del derecho de asilo. Entre otras deficiencias, las mujeres solicitantes han tenido que declarar su relato ante traductores hombres. Asimismo, algunas/os solicitantes han alegado que las historias traducidas no se corresponden con lo que habían expresado en las entrevistas; hecho que puede derivar de que algunos de los traductores son de origen marroquí, y manejan un dialecto (dariya) muy diferente del que hablan la población saharaui (hassanía)”.

La situación de estos jóvenes es lamentable, como lo es la del resto de sus compatriotas, unos bajo el yugo de las fuerzas de seguridad de Marruecos y otros, en los campamentos de refugiados en Argelia en pleno desierto. Así llevan, unos y otros, más de 40 años. España es, sin duda, la culpable de esta situación. Primero abandonó al pueblo saharaui mediante el subterfugio de los Acuerdos  de Madrid, ilegales; segundo, no ha apoyado la realización del referéndum acordado; y tercero, se pliega una y otra vez a las amenazas y los deseos de Marruecos.

Así, ¿hasta cuándo?


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826