España, 25-05-2018

El Jefe del Estado de Guinea Ecuatorial, pasará a la Historia como ´Obiang el Sanguinario´

Teodoro Obiang Nguema

Guinea Ecuatorial
Espacios Europeos (5/1/2018)
Obiang ha buscado siempre la coartada del golpe de estado para eliminar a sus opositores y atemorizar a su pueblo, para así seguir ostentando el poder de forma despótica.

El líder del Partido del Progreso, Severo Moto pide a Obiang que cese la represión contra el indefenso pueblo guineo.

Las informaciones que nos llegan desde Guinea son aterradoras. Las fuerzas de seguridad, enloquecidas y sedientas de sangre, están torturando, en algunos casos hasta la muerte, a los que, según ellos, habían estado involucrados en un supuesto golpe de estado. Están deteniendo indiscriminadamente, sin más investigación, de tal forma que algunos extranjeros (chadianos, centroafricanos y cameruneses) que han tenido la mala suerte de encontrarse en el lugar equivocado y a la hora equivocada,  han sido también detenidos y torturados.

Estos criminales han convertido esta triste situación en un macabro espectáculo. Están exhibiendo a los detenidos como simples trofeos de caza, aplicando terribles torturas para hacerles confesar lo que ellos quieren oír. Los pasean por la televisión estatal, para que confiesen e involucren a otros y así tener atemorizada a la población y entretenidos a los suyos.

Desde el Continente nos han estado relatando las torturas más horribles a las que estaban sometiendo a los detenidos, entre ellos algunas mujeres. Torturas que no nos atrevemos a reproducir para no herir la sensibilidad de nuestros lectores. Y en medio de toda esta locura, la población. Una población que vive un desconcierto total, que no sabe lo que realmente está pasando y que tiene miedo de lo que les pueda ocurrir.

Por otra parte, en toda Guinea Ecuatorial existe  un paro endémico cercano al 80%. La gente, desesperada no tiene más remedio que ejercer la mendicidad. A muchos guineanos se les ve pedir por las calles o acogerse a cualquier tipo de actividad que le pueda proporcional algún ingreso para poder comer. Existe una parálisis económica total. Las empresas extranjeras se han  deslocalizado y las nacionales presentan una escasa actividad.

En lo  político, Guinea Ecuatorial presenta un panorama más triste todavía. Obiang, dictador que ha copiado los métodos comunistas -no es baladí su estrecha amistad con países comunistas como China, Rusia y Corea del Norte-, no permite la pluralidad política, porque como su tío, Macías, aspira a atraer a toda la oposición al PDGE, apostando por el modelo de partido único, tan extendido algunas dictaduras comunistas africanas. Y si ha permitido que algún líder retorne al interior, es porque debía jugar su papel,  y cuando este no se ciñe al guión que tiene establecido, persigue, encarcela y tortura a sus seguidores. Eso es lo que está haciendo en estos momentos con muchos guineanos que han decidido abandonar a Obiang y votar a otros partidos en las pasadas elecciones.

La dictadura de Obiang Nguema está agotando sus últimos días. Se encuentra en un callejón sin salida y está dando sus últimos coletazos, cada vez más violentos. Ya se ha abierto la veda contra  el dictador al que nadie cree y todos desprecian. Se apagó su estrella, perdió su crédito y por eso quiere imponerse a golpe de bayoneta. Lo que está consiguiendo es crear un clima de revuelta que no sabemos dónde nos pude llevar. Obiang debe entender que con la violencia, solo consigue violencia. Debería tener en cuenta  como han acabado todos los dictadores que se han querido aferrar al poder mediante la represión y la muerte.

Obiang solo tiene una salida: abandonar el poder voluntariamente, permitir el retorno en libertad de todos los que ha exiliado y dejar al pueblo que decida su futuro en libertad.

El Partido del Progreso desde siempre ha detestado sus sabias orientaciones, nunca le ha considerado árbitro de nada, ni tampoco capaz de pilotar un cambio, por eso no hemos acudido, ni a sus engañosas mesas de diálogo, ni a sus falsas elecciones para ganarlas.

Sabemos que el pueblo guineo no puede sacudirse por sí solo la dictadura. Y para evitar que Obiang provoque una masacre, estamos apelando a la Comunidad Internacional para que medie. Queremos que nos protejan frente al dictador para que podamos retornar en libertad y  llevar a cabo la transición a la democracia, sin Obiang. Sabemos que las Instituciones y los grandes países tienen mecanismos para doblegar a este dictador y hacer que abandone el poder. Solo hace falta que estén dispuestos a ayudarnos.

Este el trabajo que ha iniciado el Partido del Progreso junto a la mayoría de los partidos exiliados, y eso es lo que vamos a seguir haciendo, desde ahora con más intensidad: conseguir que oigan nuestro lamento, que escuchen nuestra petición: ¡¡Abandonad a Obiang, es un asesino¡¡, ¡¡ayudad a este noble e indefenso pueblo a encontrar su libertad¡¡

Fuente: El Confidencial de Guinea Ecuatorial.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826