España, 24-04-2017

Internacional

Ecuador expulsa al embajador de Colombia en Quito a causa de la incursión del Ejército colombiano en su territorio

espacioseuropeos.com (3/3/2008)rafael-correa
La incursión militar del Ejército colombiano en territorio de Ecuador, contra las FARC, ha desatado una crisis entre Colombia y sus vecinos venezolanos y ecuatorianos, cuyo alcance es impredecible. En la operación militar llevada a cabo por el Ejército colombiano, fue muerto “Raúl Reyes”, uno de los jefes de la guerrilla colombiana.

La crisis entre Colombia y, por otra parte, Venezuela y Ecuador, tomo un giro importante el domingo, después de las duras declaraciones del presidente de Venezuela, Hugo Chavez, contra el Gobierno del presidente



100 palestinos muertos en los últimos días por ataques israelíes

espacioseuropeos.com (2/3/2008)
Desde el viernes pasado, en que Israel inició una incursión militar aérea y terrestre, en el norte de la franja de Gaza, han muerto, aproximadamente cien palestinos, muchos de ellos niños. Han sido los ataques más graves desde el año 2005. Según Israel estas acciones militares son en respuesta al lanzamiento de “misiles contra territorios del sur de Israel, llevados a cabo por el movimiento radical islámico Hamás”.

A consecuencia de estos ataques han muerto cerca de cien palestinos, la mayoría de ellos civiles, entre ellos numerosos menores de edad, algunos con apenas meses de vida.

El Consejo de Seguridad de la ONU, reunido ayer de urgencia, analizó una propuesta de resolución, presentada por Libia, en nombre del grupo árabe que condena los ataques israelíes. En la propuesta Libia, se pide, entre otras cosas, que se paralicen de inmediato todos las acciones militares y se lleve a cabo “el respeto por todas las partes del alto el fuego”.

En su declaración, este organismo alude a que “los miembros del Consejo están profundamente preocupados por la pérdida de vidas civiles en el sur de Israel y en Gaza y condenan la escalada de violencia que ha tenido lugar”, texto que fue leído por Vitaly Churkin, embajador de Rusia y presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU.

Una de las consecuencias más inmediatas de la actual situación ha sido la suspensión de las negociaciones de paz entre Israel y Palestina. De hecho, el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, anunció esa suspensión, incluidas las reuniones previstas para el próximo martes con el primer ministro de Israel, Ehud Olmert.

Riyad Mansour, representante palestino ante la ONU, señaló al término de la reunión del Consejo de Seguridad, que la Autoridad Palestina pedía que “el Consejo reaccione y pare los asesinatos de civiles”, a la vez que advirtió que si Israel no cesa los ataques contra la población civil palestina, “el impacto será que el recién iniciado proceso de paz descarrile de nuevo”.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, condenó los ataques israelíes por “excesivos y desproporcionados”, aunque reconoció el derecho de Israel a defenderse.

Varios analistas internacionales comienzan a vislumbrar que la política llevada a cabo por Israel contra el pueblo palestino se parece cada vez más al “shoah” (Holocausto) que ellos padecieron. Con una excepción, y es que en este caso, el “shoah” cuenta con la aquiescencia y el apoyo de los Estados Unidos y la Unión Europea.



Estados Unidos envía buques de guerra a las costas de El Líbano

espacioseuropeos.com (1/3/2008)
Estados Unidos ha desplegado tres buques de guerra en las proximidades de las costas libanesas. Uno de estos buques de guerra es el destructor USS Cole, al que acompañan dos barcos cisterna. Las autoridades estadounidenses afirman que los buques fueron enviados para apoyar la “estabilidad de la zona” en medio del actual estancamiento político de El Líbano.

Por su parte, Hizbulá mantiene que Estados Unidos trata de imponer su hegemonía en El Líbano mediante barcos de guerra frente a sus costas. Husein Fadlala, parlamentario del grupo chiíta libanés Hizbulá, ha declarado que Estados Unidos no conseguirá imponer su hegemonía sobre El Líbano con el envío de barcos de guerra.

Según Fadlala, “el intento de EE. UU., de apoyar a sus aliados en Líbano enviando sus barcos de guerra y su flota es una prueba de su fracaso y del agotamiento de todas las presiones impuestas por el mandato norteamericano”. Estas declaraciones fueron recogidas por el diario libanés Al Safir.

El USS Cole (DDG-67) es un destructor de defensa aérea de la clase Arleigh Burke de 505 pies de eslora, con una tripulación de 350 marinos. Este buque fue atacado el 12 de octubre del 2000 en el puerto de Aden, según se dijo, por un “grupo terrorista suicida”. A consecuencia de la explosión murieron 17 tripulantes y otros 36 resultaron heridos.



La inviabilidad del Estado kosovar. No basta con el reconocimiento internacional para ser independiente

Raquel Sánchez Bujaldón (29/2/2008)
La primera y fundamental condición para que exista un Estado es que otros actores internacionales lo reconozcan. En ese caso, Kosovo es un Estado en toda regla, pues cuenta con el reconocimiento de los miembros más fuertes de la Unión Europea (Francia, Reino Unido, Italia y Alemania) y de Estados Unidos. Pero, ¿alcanza este reconocimiento para que Kosovo comience su andadura independiente? ¿Hace viable al Estado kosovar el respaldo occidental?

TAL Y COMO SE VENÍA ANUNCIANDO, el Parlamento de Kosovo declaró el pasado domingo 17 oficial y unilateralmente la independencia de la provincia de Serbia.

Nosotros, los líderes elegidos democráticamente por nuestro pueblo, proclamamos a través de esta declaración que Kosovo es un Estado soberano e independiente. Con este escueto texto, se anunciaba en una sesión extraordinaria del Parlamento kosovar el sentir unánime de los diputados presentes, entre los que no se hallaban, por cierto, los once representantes de las minorías, incluidos los serbios.

Una ausencia que a nadie sorprendió, por más que Hashim Thaçi, primer ministro de la ya antigua provincia serbia asegurara que el nuevo Estado será una república democrática, multiétnica y no discriminatoria, en clara alusión a los más de cien mil serbios que viven en Kosovo, cuyo éxodo en masa ofrecería una imagen al mundo bochornosa para Pristina pero definitiva para Belgrado: “la independencia “supervisada” suscita que existen ciertos obstáculos para que la andadura en solitario pueda implementarse”.

La primera y fundamental condición para que exista un Estado es, incluso antes que la autoridad y soberanía, que otros actores internacionales lo reconozcan (pensemos en Taiwán). En ese caso, Kosovo es un Estado en toda regla, pues cuenta con el reconocimiento de los miembros más fuertes de la Unión Europea (Francia, Reino Unido, Italia y Alemania) y de Estados Unidos.

¿Alcanza este reconocimiento para que Kosovo comience su andadura independiente? Es decir, ¿hace viable al Estado kosovar el respaldo occidental? Existen diversos factores que ponen este hecho en cuestión. Factores jurídicos, económicos, políticos y sociales que obligan, cuanto menos, a plantear la independencia kosovar como una continuidad y constatación de su dependencia del exterior.

INDEPENDENCIA CONTRA VIENTO Y MAREA
Oficialmente se ha preferido hablar de independencia supervisada. Un concepto un tanto contradictorio bajo el cual subyacen dos ideas: por un lado, desde el punto de vista del término, una independencia supervisada implica que la libertad total no se alcanzará nunca –al menos a medio plazo–, sino que se disfrutará de manera parcial y/o puntual. Por otro lado, dicha independencia supervisada implica que Kosovo seguirá dependiendo de la ayuda exterior. Es decir, la misma situación que ha caracterizado durante los últimos ocho años al séptimo y último Estado surgido del desmembramiento de la antigua Yugoslavia.

En cierta forma, esa supervisión suscita también que existen ciertos obstáculos para que la andadura en solitario pueda implementarse desde el mismo momento en que anuncia su intención de hacerlo. Efectivamente, los hay; unos de iure, otros de facto.

VIOLACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL
Respecto a los primeros, es ya conocida la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU, “Los principios del Derecho Internacional exigen el respeto a los derechos humanos. Sin embargo, en el caso de Kosovo, se identifican los derechos humanos con el derecho a la autodeterminación” dictada en 1999 y en base a la cual las tropas serbias de Milosevic consintieron abandonar Kosovo, pues dictaminaba que, aún trasladándose una misión especial a la provincia, ésta seguiría formalmente bajo soberanía serbia.

Es precisamente a esta resolución a la que Belgrado ha venido apelando desde que la independencia kosovar se presentaba ya como inminente, denunciando la violación de la soberanía territorial que constituía el apoyo de ciertos países occidentales.

También viola la propia Carta de las Naciones Unidas y la Declaración de Helsinki, sendos documentos que reflejan el compromiso de Inviolabilidad de las fronteras y el respeto a la Integridad territorial de los Estados. Del mismo modo, viola los principios y valores de la Unión Europea (proceso negociado, Estado de Derecho, respeto a los derechos humanos y a la integridad de las minorías…). Esto es, se trata de una independencia en contra del Derecho Internacional y del Derecho Europeo.

¿DERECHO A LA AUTODETERMINACION?
Los principios del Derecho Internacional exigen el respeto a los derechos humanos. Sin embargo, en el caso de Kosovo, se identifican los derechos humanos con el derecho a la autodeterminación.

“La existencia de mafias y grupos contrabandistas han hecho de Kosovo un auténtico enclave de corrupción y exportador de todo tipo de tráficos ilegales”. Este derecho de libre determinación de los pueblos nacionales no coloniales exige ser tratado en pie de igualdad con el resto de la población del Estado, pero no supone el derecho a la independencia, ni siquiera a un régimen autonómico.

Pese a todo, ha pesado más la idea de que la independencia era inevitable. Dos pueblos y un mismo territorio. No hay convivencia posible. Y, de algún modo, pese a que no se ha expresado tácitamente, la independencia de Kosovo es causa directa de la represión de Slobodan Milosevic. Es decir, se premia a los kosovares, en tanto que se castiga a los serbios.

UN ESTADO DESESTRUCTURADO ANTES DE NACER
La independencia de Kosovo se presenta como un auténtico desafío por las actuales circunstancias que definen al nuevo Estado. Un Estado desestructurado antes de nacer. Económicamente, Kosovo no podría funcionar sin la generosa ayuda de Bruselas, pues durante estos casi nueve años de administración provisional la recuperación económica no ha dejado de ser un objetivo difícilmente alcanzable.

La tasa de desempleo estriba entre el 50 y el 80 por ciento de la población (según zonas y edades). La existencia de mafias y grupos contrabandistas han hecho de Kosovo un auténtico enclave de corrupción y exportador de todo tipo de tráficos ilegales. La pobreza es la norma, incluso un porcentaje alto de la población vive bajo el umbral de la pobreza. Cierto es que posee riqueza mineral, pero carece de industria para desarrollar el sector.

La esperanza, pues, de Pristina recae sobre Europa; y no se equivoca, la UE ya anunciado que destinará mil millones de euros a Kosovo los próximos dos años.

NEPOTISMO Y CORRUPCIÓN
El brazo político y burocrático no se halla exento tampoco de corrupción; el nepotismo constituye una práctica general, derivada en parte del carácter de la sociedad albanokosovar, estructurada en un sistema de clanes, donde los partidos políticos se basan en alianzas familiares y estrechamiento de manos, reforzando así la rampante corrupción y la deficiente administración, como asevera el analista Juan Garrigues. “¿Por qué castigar a la Serbia de hoy, democrática y respetuosa del Derecho Internacional, por los actos cometidos por la Yugoslavia de los 90, obcecada en su propia tragedia y la de su gente?”. Ello sin mencionar el estatus que ocupan muchos de sus representantes políticos, que, al igual que ocurre en otros sectores de la sociedad, como el educativo, pasaron de formar parte de la resistencia a Belgrado a representar políticamente la voluntad de los ciudadanos: tal es el caso del propio primer ministro, Hashim Thaçi, antaño líder de la guerrilla ELK (Ejército de Liberación de Kosovo), transformada casi del día a la mañana con auspicio internacional, en el Partido Democrático de Kosovo (PDK), cuyo liderazgo ocupa desde el principio el propio Thaçi.

Resulta oportuno decir aquí que aquellos miembros del ELK que no se adhirieron a la práctica política pasaron a engrosar las fuerzas de seguridad de Kosovo, en sus vertientes policial y militar. Es decir, nunca rindieron cuentas ante la justicia. Por otro lado, los abusos denunciados por parte de las minorías de Kosovo, durante estos casi nueve años, han sido recogidos por diversas ONG sobre el terreno. Lamentable es también la situación de los derechos humanos, en especial de las minorías y las mujeres.

Human Rights Watch denuncia los problemas irresueltos e incluso agravados en estos años de administración provisional (organizada tras la intervención de la OTAN en 1999), entre los que destacan el sistema penal inadecuado, la violencia doméstica y otros abusos contra las mujeres, las dificultades para el retorno de refugiados y desplazados (un hecho denunciado en múltiples ocasiones por ACNUR), la situación apremiantes de las comunidades romaní, ashkali y egipcia (cuya participación en la vida pública es inapreciable), la inadecuada vigilancia y la deficiencia de las instituciones internacionales en el terreno.

¿EXISTE PRECEDENTE?
El tan nombrado Plan Ahtisaari constituirá la base sobre la que se asentará el proceso de independencia. Respecto a dicho proyecto, conviene decir que es tan optimista como utópico. Atendiendo a aspectos tales como los derechos de las comunidades, la descentralización en pro del buen gobierno, la transparencia, la sostenibilidad y eficacia fiscal, el sistema de justicia… Implementar todos los mecanismos que propone el Plan no sólo implicaría años y años; también buena parte de las arcas europeas.

“La independencia de Kosovo sólo se explica entendiendo a la ex provincia como un lastre que pesa ya demasiado a la comunidad internacional”. Y sin embargo, en el Plan Ahtisaari se va a basar esta independencia. Tal vez convendría tener presente también el Informe de 2007 del enviado especial, en el que afirma que la génesis del conflicto de Kosovo se halla en las políticas opresoras de Milosevic. De acuerdo, pero, entonces, ¿por qué castigar a la Serbia de hoy, democrática y respetuosa del Derecho Internacional, por los actos cometidos por la Yugoslavia de los 90, obcecada en su propia tragedia y la de su gente? Por otro lado, ¿acaso la independencia de Kosovo no viene a dar en parte la razón a Milosevic? No en vano, un Kosovo independiente consagrará indudablemente una separación entre serbios y albaneses.

Los interesados en la independencia, responden a las voces que hablan de precedente que el de Kosovo es un caso especial. Desde luego. Como también es cierto que en España hemos sido testigos de las celebraciones de los partidos nacionalistas (triunfo de la libertad, denominó el Partido Nacionalista Vasco –PNV– a la independencia kosovar). Abjasia y Osetia del Sur ya han manifestado abiertamente, y con toda lógica, su deseo de independencia al estilo Kosovo.

En definitiva, la independencia de Kosovo sólo se explica entendiendo a la ex provincia como un lastre que pesa ya demasiado a la comunidad internacional.

Pero no nos engañemos: Kosovo va a seguir reclamando la atención y la dedicación internacional. No será de otro modo. Y si los peores pronósticos se cumplen, y Serbia no acepta la zanahoria de Bruselas (cede con Kosovo y estarás más cerca de entrar), la inestabilidad volverá a ensombrecer el cielo de los Balcanes.


N. de la R.

Raquel Sánchez Bujaldón es Editora Jefe de la Fundación Safe Democracy. Ha realizado un Master en Relaciones Internacionales y Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid y es Licenciada en Periodismo por la misma Universidad. Ha colaborado con diversos medios españoles, como el diario ABC, la agencia de noticias Europa Press y el Diario Información (Alicante). Este artíuclo se edita gracias a la gentileza de la autora y de Safe Democracy.



El Senado de Estados Unidos debatirá sobre la retirada de tropas en Irak

espacioseuropeos.com (28/2/2008)
El Senado de Estados Unidos ha decidido debatir sobre la posible retirada de las tropas estadounidenses que se encuentran en Irak. Esta retirada se llevaría a efecto en un período de unos cuatro meses.

El proyecto de ley que ampara esa medida fue presentado por el senador demócrata de Wisconsin, Russ Feingold. Curiosamente, el senador Feingold obtuvo más apoyo de los senadores republicanos que de los de su propio partido; 43 senadores republicanos se sumaron a su propuesta de que se llevara a cabo una sesión para debatirla.

Los republicanos han manifestado que con este apoyo para que el debate se realice, quieren mostrar lo que ellos califican “como los logros del aumento del número de soldados en Irak”, postura con la que los demócratas han estado en desacuerdo.



Elecciones España 2008. ¿Quién ha desaprovechado más la oportunidad? ¿Zapatero o Rajoy?

Ismael Crespo (27/2/2008)
El esperado primer debate televisivo en España, confirmó todas las expectativas: tanto Rodríguez Zapatero como Rajoy ofrecieron los mismos argumentos manejados en sus actos públicos. Pero mientras Mariano Rajoy tiene corto recorrido en la intención de voto (¿del 39 al 41 por ciento?), Rodríguez Zapatero podría mover mucho el tablero para encontrarse con una movilización de última hora capaz de subir la participación y romper así la rutina de esta tediosa campaña, señala.

LA PRECAMPAÑA ELECTORAL EN ESPAÑA SE DESPEDÍA con un hecho anecdótico y un escenario de competición muy parejo, o al menos eso parecía desprenderse de los datos de la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

“Si la precampaña apenas había modificado el panorama, ¿lo hará la campaña?”. Las palabras susurradas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zpatero, al periodista Iñaki Gabilondo y captadas por un micrófono que se había quedado abierto –(…) vamos bien (…), pero hay que mantener la tensión (…)–, fueron interpretadas por la oposición (Partido Popular) como reveladoras del supuesto carácter confrontacional del candidato del partido socialista (PSOE).

Una interpretación afín a los intereses electorales de Mariano Rajoy, pero que simplemente revela lo que ya comenté en estas páginas hace unas semanas: el PSOE es consciente que la movilización final es clave en el resultado electoral del 9 de marzo.


UN ESCENARIO COMPETITIVO… INALTERABLE

“Estamos ante un comienzo de competición muy rutinario, quizá el más previsible de la democracia. Candidatos y partidos apenas se mueven de las posiciones conocidas” Para añadir más leña al fuego, y coincidiendo con las palabras del presidente y la interpretación de las mismas por la oposición, se dio a conocer la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas sobre intención de voto, que pronostica un resultado muy ajustado y un casi empate en número de diputados. Una encuesta que más allá de las estimaciones del CIS, nos muestra un panorama de competición que apenas se ha modificado desde los datos dados a conocer en noviembre por este mismo instituto demoscópico.

Y es que el funcionamiento del mercado electoral, al igual que sucede en el mercado bursátil, ya había descontado con anterioridad, sobre la base de predicciones, tanto electorales como económicas, los principales sucesos de la precampaña electoral. Y si la precampaña apenas había modificado el panorama, ¿lo hará la campaña?

Rajoy hizo que el presidente acabará pareciendo el candidato. Fue el giro que cambió la previsibilidad del debate”. Estamos ante un comienzo de competición muy rutinario, quizá el más previsible de la democracia. Candidatos y partidos apenas se mueven de las posiciones ya conocidas. Desgranado el programa electoral en precampaña, ahora nos encontramos con una sesión ininterrumpida de mítines (Rajoy hace hasta tres bolos diarios) con escaso impacto comunicacional (hasta el momento).

Tanta esperanza se ha puesto en el primer debate, que, mientras éste se realiza, partidos y candidatos apenas nos enseñan nada nuevo. Quince años de espera, son muchos, es cierto, pero, ¿dará el debate para tanto, o nos encontraremos más de lo mismo?

LA SONRISA HELADA DE ZAPATERO Y EL RECURSO A AZNAR DE RAJOY
Y llegó el día del debate. Éste confirmó todas las expectativas y predicciones en cuanto a los contenidos: ambos candidatos ofrecieron los mismos argumentos (y datos) que han manejado en sus actos públicos o en sus intervenciones en los medios.

El presidente, además, buscó el refuerzo y la movilización de su electorado de 2004 a través de la buena imagen que sabe que tiene, aunque esta vez la sonrisa se le quedó helada. “Rajoy sabe que el recorrido de su candidatura es muy corto, apenas un poco más que lo que ya tiene, mientas que el de Rodríguez Zapatero todavía es largo, más tras el debate”.

Rajoy repitió la misma táctica que tan buen resultado le dio a José María Aznar frente a Felipe González en 1993: hizo que el presidente acabara pareciendo el candidato, defendiéndose de las argumentaciones críticas de su adversario. Éste fue el giro que cambió la previsibilidad del debate.

Un ataque comedido, con manejo de cifras oficiales, que garantizó al candidato opositor si no el triunfo, que era algo casi imposible por la polarización del electorado (todos contra el PP), al menos sí la consistencia en sus posiciones de partida.

Rajoy no habrá ganado muchos nuevos adeptos esa noche, pero seguro que tampoco perdió a ninguno; cuestión ésta que no se puede decir de Rodríguez Zapatero.

LAS BONDADES DE LA RUTINA
La rutina les va bien a todos; a Rodríguez Zapatero, porque sigue con su campaña de imagen y discurso hueco que tanto entusiasma a sus seguidores, y que mantenía a su partido antes del debate en 2,4 puntos por encima del Partido Popular.

A Rajoy, porque sabe que el recorrido de su candidatura es muy corto, apenas un poco más que lo que ya tiene ¿del 39 al 41 por ciento?, mientas que el de Rodríguez Zapatero todavía es largo, más tras el debate, y sólo faltaría mover mucho el tablero para encontrarse con una movilización de última hora por intentar romper la rutina que a todos nos embarga en esta tediosa campaña.


N. de la R.

Ismael Crespo Martínez es Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Es Profesor Titular de Ciencia Política en la Universidad de Murcia y Director del Departamento de Comunicación Política e Institucional del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Ha trabajado como consultor para universidades, instituciones y gobiernos regionales y nacionales en España, México, Argentina, Brasil, Costa Rica y Perú. En la actualidad es asesor principal de la Escuela Electoral del Perú y Director del Doctorado en Política y Gobierno de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina. Entre 1997 y 1999, fue Director de Investigación del Centro de Investigaciones Sociológicas. En 2000 fue nombrado Director General de Universidades del gobierno español, y posteriormente, en 2002, creó y dirigió la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación.



Tayyip Erdogan, Primer Ministro turco, informó previamente a Bush del ataque contra Irak

espacioseuropeos.com (27/2/2008)
La invasión por parte de Turquía, con más de diez mil soldados, del norte de Irak sigue generando controversias. Ahora, el gobierno iraquí ha pedido a Bush que presione a Turquía para que paralice su ofensiva contra el norte de Irak, que comenzó hace seis días, tras intensos bombardeos de la aviación turca.

El gobierno turco alega en su defensa, que la invasión se llevó a cabo sólo y exclusivamente contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ya que este grupo utiliza el norte de Irak “como una base para lanzar ataques dentro del territorio turco”.

Ha sido el diario estadounidense “Wall Street Journal” el que ha informado que el gobierno turco comunicó a la Casa Blanca acerca de los planes de invasión, antes de iniciar la invasión. El diario menciona que incluso hubo una “conversación personal entre el Presidente Bush y el Primer Ministro turco, Tayyip Erdogan.

Ya vemos como se las gasta el Ejército turco; quizás es que no han asimilado eso de la “Alianza de Civilizaciones”. Sobre todo, porque cuenta para esas andanzas guerreras con el beneplácito de la Administración de George W. Bush y el silencio o “palmadita en la espalda” de Javier Solana en representación de la política exterior de la Unión Europea.



Pável Globa, reconocido astrólogo ruso, pronostica el Apocalipsis de Estados Unidos

espacioseuropeos.com (26/2/2008)
Pável Globa, reconocido astrólogo ruso ha pronosticado que la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, ganará los comicios presidenciales, y que su mandato será el fin de Estados Unidos como potencia mundial.


“Para las personas nacidas bajo el signo de Escorpión (como Clinton), 2008 será un año de victorias, además el Partido Demócrata donde milita Clinton los años de la rata como el presente siempre han sido muy favorables”
, afirmó el astrólogo a los medios de comunicación, de acuerdo con los datos suministrados por la Agencia de Noticias RIA Novosti.

Según Globa , “nada más comience el nuevo mandato el dólar comenzará a caer porque el número 44 es una cifra fatídica para EEUU, y en consecuencia, comenzará una aguda crisis que conducirá a ese país al borde de la miseria”, profetizó. Bajo la presidencia de Clinton, “EE. UU, dejará de ser potencia y en el continente americano ese lugar lo ocupará Brasil, por eso aconsejo a los rusos adquirir inmuebles cariocas”, subrayó el Rappel ruso.

Para el astrólogo ruso, “el destino de los estadounidenses está marcado con el estigma de signos adversos inevitables, y la hecatombe del país comenzará cuando el cuadragésimo cuarto presidente presente el juramento de posesión en el Capitolio”.



El video de “Piérdete, pobre imbécil” de Sarkozy, triunfa en internet

espacioseuropeos.com (25/2/2008)
La grabación que un periodista del diario “Le Parisien” hizo durante el transcurso de una visita de Nicolas Sarkozy a la Feria de Agricultura que se celebra todos los años en París, el sábado pasado, está alcanzando un verdadero éxito en internet.

En el vídeo se puede ver y oír al presidente francés, Nicolas Sarkozy, diciéndole a un hombre “Piérdete, pobre imbécil”. El incidente se produjo mientras el Presidente francés visitaba la feria agrícola, prodigando apretones de manos a todo aquel que se encontraba a su alcance. Un periodista del diario “Le Parisien” le estaba filmando, cuando un hombre le dijo: “No me toques, que me ensucias”. Sin perder la sonrisa, Sarkozy le contestó: “Piérdete, pobre imbécil”.

El vídeo ha sido “colgado” en la página web del diario “Le Parisien”, www.leparisien.fr.on, y al parecer hasta ahora ha registrado más de medio millón de visitas. El video se puede ver en Dailymotion y YouTube.

La popularidad de Nicolas Sarkozy ha ido cayendo, lenta pero inexorablemente…



Cuba, tras los pasos de China y Vietnam.

José Luis Martínez (23/2/2008)
El régimen cubano continuará lo que comenzó tras el derrumbe de la Unión Soviética y la pérdida de su principal apoyo económico: una transición lenta y gradual rumbo, no a la democracia, sino a una economía más abierta al mercado y tutelada por el Estado, como los casos de China y Vietnam. Una buena parte de la economía cubana ya sigue las fórmulas capitalistas. La ruptura del modelo, sin embargo, no será traumática. Al final, Cuba terminará integrándose plenamente a la comunidad internacional. El problema será cómo.

EL PRESIDENTE CUBANO FIDEL CASTRO, con sus 81 años, se aferró al poder hasta el final, como lo hicieron otros líderes comunistas del mundo.

Tras 49 años dirigiendo los destinos de millones de cubanos y 19 meses de convalecencia médica, el poderoso y mediático dictador (obligado por su enfermedad) pasó las riendas del régimen a sus más estrechos colaboradores.

Fidel Castro y sus dirigentes fracasaron tras la aplicación de las recetas marxistas-leninistas a cualquier precio”. Su hermano y jefe de las Fuerzas Armadas, Raúl Castro, el vicepresidente Carlos Lage y el presidente del Poder Popular, Ricardo Alarcón, seguirán estando al frente del Gobierno junto con otros leales funcionarios comunistas, en una especie de colegiado, para que las distintas posiciones y tendencias en la interna no desemboquen en un enfrentamiento que perturbe la continuidad del régimen.

La decisión de Fidel Castro se conoció en un momento crucial. Los cubanos viven serios problemas en su vida diaria, mientras la dirigencia comunista busca renovarse, corregir errores, acabar con la parálisis burocrática que atrofia al Estado y aumentar la eficiencia productiva tras las fallas del derrotado socialismo real.

“El régimen comunista continuará centrando su estrategia en la economía, vital para la supervivencia del gobierno”. La conclusión es clara, tras casi medio siglo: Fidel Castro y sus dirigentes fracasaron tras la aplicación de las recetas marxistas-leninistas a cualquier precio. Un país con disidentes reprimidos, sin sindicatos libres, con más de 200 presos políticos y donde no existe pluripartidismo ni prensa libre, cuestiona ese proceso político desde una óptica democrática.

El propio régimen –y la izquierda latinoamericana que se miraba en ese espejo– negaba los problemas o los minimizaba. Acusaban de todos los males al embargo económico de Estados Unidos, mientras se olvidaban que el gobierno cubano privatizaba y hacía jugosos acuerdos comerciales con numerosos países y empresas trasnacionales. Hoy terminaron reconociendo que las cosas no funcionan y algunos dirigentes, con una deshonrosa doble moral, hasta afirman que ya lo habían dicho y que nada les extraña del actual curso de los acontecimientos. Todos aprendieron de la caída del muro de Berlín. Nadie quiere volver a quedar mal parado o herido por uno de sus ladrillos.

EL PUEBLO DESEA REFORMAS
Sorpresivamente para todos, Raúl Castro, anunció, en el mes de julio, cambios y en diciembre pasado fustigó el exceso de prohibiciones y limitaciones. En debates convocados por el número dos del régimen, los cubanos criticaron la brecha entre los salarios en pesos cubanos –15 dólares al mes– y los altos precios de los productos dolarizados, las restricciones para viajar al exterior y hospedarse en hoteles de cadenas internacionales, al comercio de autos y viviendas, el ineficiente transporte, e incluso la prohibición del uso libre de Internet. “Los modelos de China y Vietnam son vistos con agrado por muchos hombres de la nomenclatura cubana”. La inmensa mayoría del pueblo cubano desea reformas, está cansada de esperar las promesas que no consiguen.

Pero los cambios, si es que llegan a mediano plazo o largo plazo, no serán esencialmente políticos. El régimen comunista continuará centrando su estrategia en la economía, vital para la supervivencia del gobierno. Euros y dólares de países y grupos económicos son primordiales para la continuidad del régimen, para intentar mantener funcionando la pesada nomenclatura que todo lo hace, bien o mal, pero que todo lo controla.

Claro que para seguir captando la atención de inversores se necesitan algunos guiños. Lula le dijo recientemente a Raúl Castro que además de la apertura económica es necesaria una apertura política para que Cuba pueda aproximarse a la comunidad internacional y, en ese sentido, le sugirió algún gesto para mostrar mayor interés en los derechos humanos. “Una buena parte de la economía cubana ya sigue las fórmulas capitalistas, bajo la bandera socialista y el discurso de barricada”. Poco después de un diálogo de derechos humanos en Madrid, La Habana decidió liberar a siete presos políticos, cuatro de los cuales viajaron a España, y confirmó a las autoridades españolas la intención de firmar en marzo de dos pactos internacionales de libertades políticas, económicas y civiles.

Sin embargo, la mira no está puesta en las democracias latinoamericanas o europeas. Los modelos de China y Vietnam son vistos con agrado por muchos hombres de la nomenclatura cubana. Delegaciones de ambos regímenes también autodefinidos como comunistas ortodoxos en lo político y liberales en lo económico, se han reunido con funcionarios cubanos para intercambiar experiencias e información.

EL MODELO DE CHINA Y VIETNAM
El régimen cubano continuará lo que comenzó tras el derrumbe de la Unión Soviética y la pérdida de su principal apoyo económico: una transición lenta y gradual rumbo, no a la democracia, sino a una economía más abierta al mercado y tutelada por el Estado como los modelos chino y vietnamita. “Dentro del Partido Comunista hay dirigentes que no quieren ningún cambio, otros son partidarios de una transición sin perder sus beneficios y algunos hasta estarían felices con el fin del régimen”. Una buena parte de la economía cubana ya sigue las fórmulas capitalistas, bajo la bandera socialista y el discurso de barricada. La ruptura del modelo, sin embargo, no será traumática. Al final, Cuba terminará integrándose plenamente a la comunidad internacional. No puede vivir dependiendo sólo del petróleo de su aliado benefactor Hugo Chávez, repitiendo casi patológicamente la relación que mantuvo por años con Moscú.

No obstante, más allá de que Fidel Castro no ocupe cargos de relevancia en el gobierno y el partido, desde su retiro médico y mediante los artículos de prensa que escribe desde hace un año, llamados Reflexiones del Comandante en Jefe, ejercerá el poder con el veto o la aprobación de las decisiones de sus camaradas, marcando la línea a seguir.

El diario “Granma”, órgano del Partido Comunista de Cuba, llamó a cerrar filas, a la unidad y el consenso en torno al partido para lograr la invulnerabilidad de la revolución. El poderoso aparato del partido único intentará por todos los medios seguir controlado el proceso, para no perder el poder, como ya lo ha hecho desde que logró monopolizar bajo su égida a todas las organizaciones que acompañaron el proceso revolucionario.

“La comunidad internacional, tiene que contribuir para que puedan ser concretas las posibilidades de una distensión efectiva y sin sobresaltos en Cuba”. Tras los anuncios de Fidel Castro, un académico cubano me comentó desde La Habana algo que es un secreto a voces en algunos círculos capitalinos. Dentro del Partido Comunista hay dirigentes que no quieren ningún cambio, otros son partidarios de una transición sin perder sus beneficios y algunos hasta estarían felices con el fin del régimen. Las unanimidades no existen y menos después del lógico desgaste de años de poder irrestricto y sin control.

Está claro que al gobierno de Fidel Castro no tropezará con las piedras con las que se toparon otros regímenes comunistas de Europa del Este. Todo está muy bien armado tras décadas de una férrea dictadura unipersonal.

Todos los que intentaron salirse del discurso del régimen cayeron en desgracia y ya son parte de la perseguida disidencia, están en prisión, los fusilaron o se exiliaron. Hay una larga lista de nombres y no hablo de los cubanos que se fueron tras la derrota de Fulgencio Batista.

BUSCANDO LA DISTENSIÓN EFECTIVA
Fidel Castro no se fue porque la gente lo decidió soberanamente. Dio un paso al costado porque él, unilateralmente, lo determinó y decretó. Eso está muy lejos de ser una actitud democrática”. La comunidad internacional, especialmente Europa y Estados Unidos, tienen que contribuir para que puedan ser concretas las posibilidades de una distensión efectiva y sin sobresaltos en Cuba. En el fondo las buenas o malas decisiones políticas las terminan pagado los cubanos que viven en la isla. Por eso deben ser los cubanos, y en especial los que viven en el país, los que tomen las decisiones, claro está, que el régimen debe permitir que la sociedad se exprese con libertad. Para ser creíble, el gobierno de La Habana debe dar muestras que realmente está dispuesto a cambiar y transitar un camino que termine en una democracia plena, en donde la ciudadanía elija su destino, con una sana alternancia en el poder de partidos y hombres. La democracia debe ser plena, en lo político, económico, social y cultural. No hay democracias a medias. Simplemente no lo son.

El presidente venezolano Hugo Chávez dijo que el máximo icono de la izquierda latinoamericana, Fidel Castro, no se aferró al poder, pese a traspasarlo a sus fieles dirigentes casi medio siglo después de obtenerlo. Esto merecería una reflexión, teniendo en cuenta además que el autoproclamado hijo político del líder cubano, el presidente venezolano, aspira a continuar en el poder en forma continua. Fidel Castro no se fue porque la gente lo decidió soberanamente. Dio un paso al costado porque él, unilateralmente, lo determinó y decretó. Eso está muy lejos de ser una actitud democrática, como la que él prometió tras vencer al gobierno de Fulgencio Batista –y que cosechó el apoyo de la comunidad internacional– pero que nunca llevó adelante.

Exiliados, familias separadas y rotas, además de muertos al intentar abandonar la isla, son el saldo de casi cincuenta años de régimen. El fin no justifica los medios y el régimen totalitario debería llegar a su fin. Fidel Castro se equivocó, tendría que haber dejado el poder mucho tiempo antes, se lo debía a todos los cubanos

N. de la R.
José Luis Martínez
es periodista, editor y analista de política internacional del diario “La República” de Montevideo. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Diplomado en Estudios Europeos y Relaciones Unión Europea, América Latina y el Caribe de la Universidad Miguel de Cervantes de Chile. Asimismo, es graduado en Planificación y Administración de Recursos de Defensa en el CHDS, Universidad Nacional de Defensa de Estados Unidos. Ha publicado varios libros sobre política y conflictos internacionales. Este trabajo se publica por gentileza del autor y de Safe democracy.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826