España, 23-05-2017

Mi Columna

¡Días aciagos…! y yo en La Navata

SiriaMi Columna
Eugenio Pordomingo
(1/5/2016)
Llevamos unos días, que válgame Dios –y eso por no remontarnos a tiempos pretéritos-, que en el fondo son una muestra de la lucha despiadada y desaforada por la acumulación de poder. Fruto de esa liza es que millones de personas deambulan por el mundo huyendo de la guerra, buscando cobijo en tierras lejanas. Muchos de esos desfavorecidos de la fortuna se dejan la vida en el intento, mientras



¡Vaya semanita…!

Eugenio Pordomingo

Eugenio Pordomingo

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (18/4/2016)
La semana pasada ha sido de órdago, plagada de noticias que desvelan  una lucha desaforada por la acumulación de poder, mientras los recortes sociales siguen su imparable marcha en pos de incremento de las desigualdades entre ricos y pobres. Los esfuerzos que hacen determinados medios de comunicación por tergiversar los hechos (desinformarnos) no deben hacernos perder la realidad, más bien lo contrario. Reflexionar y analizar.

España atraviesa una tremenda crisis institucional, una etapa –una de tantas- un tanto convulsa. Sobre todo por el enfrentamiento por el poder político, que mantienen los dirigentes de las distintas formaciones. Informes (dosieres) van de un lado para otro buscando el mejor acomodo –como si fueran un aguijón- para tratar de dejar al enemigo, al competidor o contrincante, capitidisminuido o fuera del escenario. En la cúspide de esa lid están las instituciones más



¡Que suerte tiene la Cadena SER! A mi no me pasan esas informaciones

CNI

CNI

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (8/3/2016)
La Cadena SER y el diario El País (GRUPO PRISA), medios de comunicación muy importantes en España, cuentan con un nutrido grupo de profesionales, aunque la empresa esté cargada de deudas -a pesar de los esfuerzos de la Vice Soraya Sáenz de Santamaría-, haya despedido a decenas de trabajadores y vendido propiedades inmobiliarias. Como tal grupo mediático, es “buzón” donde altas instituciones les hacen llegar informaciones –pasadas o no por el tamiz- que interesa que el público las conozca.

Otras noticias son silenciadas, aunque la presión social obliga, más tarde, a publicarlas. Algunos ejemplos: el ´caso Juan Guerra´ -hermano de socialista Alfonso Guerra, que hacía y deshacía a su antojo en la Junta de Andalucía-; la situación de la oposición guineana frente al dictador  Teodoro Obiang Nguema (más tarde se vieron obligados a ir variando el enfoque);  ocultaron –más bien hicieron caso omiso- de las denuncias de empresarios y profesionales que fueron expoliados en Guinea Ecuatorial;  otro tanto, ha sucedido con el Frente Polisario y el pueblo saharaui.



Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros

Duelo a garrotazos, pintura de Goya.

Duelo a garrotazos, pintura de Goya.

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (29/2/2016)
En el transcurso de una conversación con Aniceto Setién, compañero de fatigas en la Tertulia Espacios Europeos, hablando del carácter de los españoles y las dificultades que entraña gobernar, él mencionó la frase que pronunció Don Estanislao Figueras y Moragas, Presidente del primer gobierno de la Primera República española: “Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros”. Hoy la tomo como percha de lo que relato a continuación.



Tienen menos sensibilidad que las almejas

González, Rajoy, el ex rey de España, Zapatero y Aznar, los "hacedores" de la España actual

González, Rajoy, el ex rey de España, Zapatero y Aznar, los “hacedores” de la España actual

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (31/1/2016)
La sensibilidad, mientras no diga nada la Casa Blanca, y según el Diccionario de la Real Academia Española, es la “Facultad de sentir, propia de los seres animados” o  “Manera peculiar de sentir o de pensar. Idea común a distintas sensibilidades políticas”. ¿A cuento de qué viene esto de la Sensibilidad?



Felipe VI se olvida en su Mensaje de Navidad del 29,9% de españoles en riesgo de pobreza, del desempleo y de la corrupción

Felipe VIMi Columna
Eugenio Pordomingo (28/12/2015)
No tenía intención de escuchar el Mensaje de Navidad del rey Felipe VI. Sabía de antemano –como la mayoría- lo que más o menos iba a decir y lo que no. El sistema es lo que es y hay que defenderlo a ultranza. Pero la actualidad manda y hay que estar al día, y además como la cosa política anda un tanto movida, pues me picó la curiosidad y me metí en la Casa Real, por supuesto a través de Internet, y ahí accedí al Mensaje de Navidad del Rey.



La Tertulia El Tablao

Tertulia El Tablao

Tertulia El Tablao

Mi Columna
Eugenio Pordomingo  (29/11/2015)
Las “tertulias de café” han sido a lo largo de la historia de España, un lugar de encuentro, de contraste de pareceres, de enfrentamiento dialéctico, de intercambio de opiniones, creencias y sensibilidades, que han enriquecido nuestra sociedad y han contribuido a fomentar la convivencia y el arte de la oratoria. Y también la  tolerancia y  la paciencia.

Más o menos, eso se decía en el primer “cartel” anunciador de la Tertulia El Tablao, ágora surgida en La Navata, allá por el caluroso mes de julio de este conflictivo año.

Como suele ser habitual, las tertulias de cafés, baretos, bodeguillas o tascas, son el lugar de encuentro donde se relatan las cuitas, penas, pesares y desventuras de los participantes, aparte de poner verde al vecino, al amigo, compañero de trabajo o político local. Por supuesto, también para recrearse, describiendo algunas partes prominentes del cuerpo de fulanita o menganito.

Las tertulias nacen espontáneas, como centros de esparcimiento y de necesidad de decir o enterarse de algo, y suelen ir acompañadas de la consabida caña o vinito; las hay de tarde, con café y galletitas



El Príncipe de La Navata nos ha dejado  

Fernando Polanco

Fernando Polanco

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (31/10/2015)
Una llamada telefónica de Venancio Díaz Castán me da la noticia del fallecimiento de Fernando Polanco, amigo común, con el que compartí cuitas y remembranzas, que no son más que la memoria vuelta a pasar por el corazón, como algún erudito dejo escrito.

A Fernando Polanco, le gustaba –medio en broma, medio en serio- que le llamaran Fernando de Polanco, Príncipe de La Navata. Ha vivido lo suyo; una vida algo lujuriosa según relataba, que no le impidió adquirir una sólida formación cultural, aunque se olvido –y mucho- de cuidarse el cuerpo que le envolvía.

Era tal el número de enfermedades –según él- que tenía, que a uno se le hacia harto dificultoso creer que fuera cierto. No es necesario hacer un relato pormenorizado de las pócimas, mejunjes  y placebos que a diario engullía su ya débil cuerpo, eso es parte del sumario secreto que se lleva allí donde él creía que no hay nada, que no hay más allá que el de acá. Ahora entenderá la reflexión del teólogo Hans Küng cuando en El atardecer de la vida se preguntaba por la muerte. Para él, para el teólogo, la muerte es parte de la condición humana, y un misterio, aunque creía en la vida después de la muerte. “La confianza racional en Dios, en el Dios eterno –escribió



Don José, el sacerdote de la Parroquia de La Navata (Galapagar)

La PandaMi Columna
Eugenio Pordomingo (6/10/2015)
El escritor y dramaturgo madrileño Enrique Jardiel Poncela dejó escrito que “la amistad, como el diluvio universal, es un fenómeno del que todo el mundo habla, pero que nadie ha visto con sus ojos”. Hombre, ver la amistad con los ojos es harto difícil, pero sentirla y gozarla, sí. 



¿Contradicciones de Occidente?

Siria 2Mi Columna
Eugenio Pordomingo (8/9/2015)
El periodista Iñaki Gabilondo nos ha dejado hoy una “perla” en su intervención diaria en La voz de Iñaki,  en el programa de Pepa Bueno, Hoy por hoy,  que emite a diario la Cadena SER. Por su interés, aunque con una apostilla mía, que considero importante, lo recojo aquí.

Dice Gabilondo:
“Impresionada por los refugiados Europa cree que ha llegado el momento de hacer algo en Siria y distintos países europeos están estudiando algunas fórmulas de su intervención. Y a la opinión pública le parece bien, y le parecería aún mejor si supiera  en qué bando estamos; quiénes son los nuestros; contra quién luchamos. Sin ni siquiera sabemos si nosotros somos de los nuestros.

En esta sociedad marcada por la coyuntura vivimos a saltos, dando bandazos, con contradicciones de todo tipo y de toda naturaleza.

Basta recordar, Sadam Hussein era nuestro amigo, cuando nuestro enemigo era Irán. Y él luchaba contra Irán.

El propio Bin Laden era de nuestro equipo cuando los malos eran los malos, y él luchaba contra los rusos en Afganistán.

Gadafi, bueno, fue amigo, luego enemigo, después amigo, así alternativamente. Tenía días.

Bueno, y muchas cosas más. En las contradicciones, pedir elecciones cada vez que hay algún problema ¡La democracia es las única solución!. Hasta que en el año 1996  hubo elecciones, y ganó Hamas. Y entonces ya no valían.

Solamente somos estables en una lealtad: Arabia Saudí. Y ahí no nos importa si hay tiranía o no hay tiranía, porque tiene bula internacional; o sea, petróleo para hacer lo que le parezca más oportuno.

En este juego de contradicciones no hay manera de saber cuál es la posición de nadie. No hay manera de saber cuál es nuestra propia contradicción. Bueno, una anécdota muy curiosa, un ejemplo perfecto, lo recogía el otro día  Ramón Pérez Maura. El padre de Bashar al-Assad, el padre del actual presidente sirio, Hafez al-Assad, que fue un tirano tenebroso, absolutamente tenebroso. Pero se murió y como era de los nuestros su despedida fue una despedida verdaderamente  solemne. Todos los amigos estaban allí. El representantes español en aquella despedida del tirano tenebroso, ¿saben ustedes quién era?, pues Mariano Rajoy. Si. Así vamos.

Bueno, pues sepan ustedes señores y señores, que en esta temporada, Otoño.-Invierno Bashar al-Assad, el presidente sirio es de nuestro equipo. Si hay alguna novedad les informaremos”.

Hasta aquí la reflexión de Iñaki Gabilondo, con la que estoy de acuerdo. Pero hay que preguntarse el porqué de esas “contradicciones”, que a decir verdad, no son tales, sino, simplemente, obediencia ciega y subordinación al nuevo Imperio que es Estados Unidos. Un imperio guerrero y circunstancial, que por ahora es el que reparte dividendos y con el que el poder periférico debe llevarse bien si quiere permanecer.

Queda claro, desde mi punto de vista, a qué se deben esas contradicciones a las que alude Gabilondo.

Esa vergonzoso actitud nos ha llevado –a España- a una lenta y agonizante pérdida de nuestra soberanía. Pero por lo que se vislumbra, la Unión Europa camina por la misma senda. Nada más hay que ver la beligerancia con la que el presidente Hollande se apresta a bombardear, da lo mismo donde y a quien sea. Ayer Argelia, después Centroáfrica, más tarde Libia, y ahora Siria.

SiriaAEstados Unidos lucha por dominar el mundo y no le importan las consecuencias, sean éstas las que sean. Y Europa se somete a los dictados de la Casa Blanca esperando las migajas del festín. No hay contradicción alguna en lo que acontece; hay obediencia, sumisión y subordinación.

La política de Estados Unidos es fragmentar a todas las naciones del mundo para hacerse con el Mundo. Fragmentar, dividir, enfrentar, crear el caos. Irak, Libia, Yemen y Siria son algunos ejemplos recientes de esa política. Para ello cuenta con la complicidad necesaria del mundo anglosajón, sobre todo del Reino Unido, a la que se ha unido Francia con su doble lenguaje. Y así nos va.

Ante la gravísima crisis migratoria en la que la humanidad está inmersa, Estados Unidos guarda silencio. Pero eso sí, los medios de comunicación estadounidenses acusan a Europa de maltrato a esos cientos de miles de inmigrantes.

Pocos son los que se atreven a decir, a señalar con el dedo, a los culpables de esas invasiones y guerras atroces, llevadas a cabo bajo el subterfugio de viles mentiras, hábilmente distribuidas en la prensa.

El caos está sembrado. Europa se encuentra, además de con una crisis económica y de identidad, con cientos de miles de inmigrantes que claman un hueco y, sobre todo, que paren las guerras en sus países.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826