España, 27-04-2018

Sin Acritud…

Mr. Bean + Mr. Chance + M. Pignon = ZP

Sin Acritud…
Aristarco (17/5/2008)
Está muy extendido el sentido reverencial hacia quienes ostentan el poder. Para potenciarlo aún más entra en juego la parafernalia del protocolo, los palacios, las guardias pretorianas y demás signos externos del mando; sin embargo, en el interior de ese aparatoso decorado, habitan seres humanos cuya auténtica valía solamente se les supone. Una presunción de las que admiten prueba en contrario.

La célebre periodista italiana Oriana Fallaci, después de haber entrevistado, mediante diálogos amplios, a un elenco de tenores de la política –Henry Kissinger, Hussein de Jordania, Indira Gandhi, Giulio Andreotti, Haile Selassie, Mario Soares….- estaba en condiciones de tener satisfecha su curiosidad por saber en qué se diferencian de nosotros aquellas figuras de la política a las que interrogó. Su conclusión aparece resumida así: “quién determina nuestro destino no es realmente mejor  que nosotros, no es más inteligente, ni más fuerte ni más iluminado que nosotros. En todo caso es más emprendedor, más ambicioso”.

¡Qué pena que la Fallaci, ya desaparecida, nunca podrá entrevistar a Zapatero! Tendremos que conformarnos con las entrevistas-rio de Pedro Jota Ramírez; éstas sí que han aportado algo para confirmar la mendacidad del leonés de Valladolid; pero poco más para aclararnos el número que calza como personaje político. Aquí el periodista logroñés procura bandearse entre Pinto y Valdemoro.

Ahora, tras ganar sus segundas elecciones  generales, Zapatero aparece para muchos como un gobernante de auténtica talla. Algo así como el Coloso de Rodas de la gobernación; aquella estatua imponente, entre cuyas piernas abiertas iban y venían los barcos con el velamen desplegado. O sea, que se pasaba las naves por la entrepierna.

Pues bien, las elecciones dan el poder y ya es mucho. Otra cosa sería alcanzar la aspiración de los alquimistas: la transmutación de metales baratos en oro. Ni Jesús Gil, ni Berlusconi, ni Zapatero, como tantos otros,  han dispuesto de la escurridiza piedra filosofal. Su plomo no da para más.

¿Cómo entender, entonces, a Zapatero? Veamos a quién se parece, a quién nos puede recordar, con quién lo podemos comparar.

En un rápido repaso, de memoria, a la iconografía histórica de su estirpe política, poco se asemeja a Pablo Iglesias, a Julián Besteiro o a Indalecio Prieto, personajes con claroscuros; pero a los que se puede tomar más en serio. ZP pertenece a la era de la TV en color. Podría ser un doble de Mr.Bean, la serie de humor que nos llegó del Reino Unido, con Rowan Atkinson como actor protagonista. Mr. Bean, capaz de llenar la pantalla, viene a ser un ciudadano con algo de “repelente niño Vicente” y mucho de lógica excéntrica. Mr.Frijól, que es la traducción de Mr. Bean, sería, en definitiva, un “tonto-el-haba”. Es lo que da de sí su ingenuidad extremada hasta el angelismo (que ahora se ha cambiado, a la baja, por el buenismo).

Uno recuerda, ineludiblemente, con ZP, a Mr. Chance. Era la creación genial del polaco Jerzy Kosinski, en su novelita “Desde el jardín”. A Buñuel, el libro le impresionó; pero el que dirigió la versión cinematográfica fue Hal Ashby, con Peter Sellers como protagonista, acompañado en otros roles principales por Shirley MacLaine y Melvyn Douglas. La película, titulada “Bienvenido, Mr. Chance”, tenía como guionista al propio Kosinski, padre de la criatura.

Ni la traducción editorial española, ni el cine, respetaron el título original, que era tan anodino como “Estar allí”. Muy  apropiado, en todo caso, para rotular la metáfora de un jardinero analfabeto, mimetizado con la TV, cuyo lenguaje inconcreto, en relación con valores entendidos por otros, le aboca a las más altas responsabilidades políticas. Menos mal que la historieta acaba antes de que tal ascensión ocurra. No como en otros casos.

El bosquejo de nuestro apátrida Zapatero no quedaría completo sin traer a colación una aportación de la cultura francesa, lengua que ZP maltrató en su inolvidable intervención ante los parlamentarios galos, en París. Me refiero a “La cena de los idiotas”.

El inefable monsieur Pignon, capaz de desbaratar, fatalmente, cualquier situación, constituye otra piedra de toque, que tampoco es la filosofal. Monsieur Pignon, en algún momento, parece haber solucionado un problema difícil; pero, al final, como un torpe cuadrúpedo, lo que arregla con las patas “de delante” lo estropea con las de atrás.

El estrafalario ZP todo lo descabala. Hay socialistas que no le votan; pero, en cambio, le votan bastantes separatistas. Al final, si se queda sin nación ¿dónde piensa terminar? ¿De exiliado político en Mondragón?

 Lo peor no es todo eso. Lo peor es que Rajoy le plagia y Juan Carlos I, le elogia. ¡Vaya tres patas “pa” un banco!.

 



Por qué hay que aumentar la oferta mundial de alimentos y subsidiar a los pobres.

Joaquín Mirkin (5/5/2008)

¿POR QUÉ DOS ECONOMISTAS DEL SIGLO XVIII, XIX y comienzos del siglo XX, como Thomas Robert Malthus y John Keynes, tienen hoy, en 2008, tanta actualidad?

Porque sus teorías nos pueden ayudar a diagnosticar parte de lo que está ocurriendo en la economía y la política internacional (Malthus) y nos ofrecen respuestas (Keynes) para solucionar los problemas que se nos han venido encima y que podrían provocar millones de muertos si no se toman medidas drásticas y urgentes.

¿QUÉ ESTA OCURRIENDO?

“La era de los alimentos baratos se ha acabado, principalmente porque ha aumentado la demanda”. Los medios económicos más importantes del mundo (The Economist, Wall Street Journal, Financial Times, Harvard Business Review, The McKinsey Quarterly) han dedicado extensos artículos y documentos a la misma pregunta: ¿por qué suben los precios de los alimentos en todo el mundo? La problemática es compleja, pero se puede resumir en lo siguiente: la demanda ha subido mucho más que la oferta.

La era de los alimentos baratos se ha acabado, principalmente porque ha aumentado la demanda. Solamente en los últimos 15 años, 400 millones de asiáticos se han incorporado como nuevos consumidores al mercado mundial. Es muy probable que otros 600 millones se sumen en los próximos 15. Una nueva clase media surgida de los países emergentes, sobre todo en los BRIC: China, India, Brasil y Rusia.

Se trata, desde mi punto de vista, “La crisis global de alimentos es una seria amenaza para la paz y la estabilidad mundial”, de un proceso muy positivo de creación de riqueza en los países en desarrollo y de incorporación de millones de personas al mercado mundial, pero que está generando fuertes tensiones en todo el mundo por el alza de los precios de los alimentos, sobre todo en los 30 países más pobres de la tierra, donde están surgiendo millones de nuevos pobres que quedan debajo del índice de pobreza.

Los países desarrollados deben tomarse tan en serio esta crisis que se nos ha venido encima, como la que afecta a los mercados financieros. La crisis global de alimentos es una seria amenaza para la paz y la estabilidad mundial.

¿QUÉ PUEDE SUCEDER?

Si los países desarrollados no se ponen de acuerdo y no ponen dinero fresco sobre la mesa para subsidiar la comida de los más pobres, millones de personas podrían morir de hambre. Sólo en Asia se encuentran afectadas mil millones de personas por la crisis alimentaria global, según Rajat Nag, director general del Banco Asiático de Desarrollo (ADB), “El alza de los precios no afecta de la misma manera a todos. Hay ganadores y perdedores”.

Para Naciones Unidas, la dramática escalada de los precios de los alimentos en todo el mundo se ha convertido en un desafío sin precedente, de proporciones mundiales, según declararon 27 jefes de agencias internacionales reunidos hace pocos días en Berna, Suiza.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exhortó a la comunidad internacional a donar 2.500 millones de dólares para financiar el Programa Mundial de Alimentos (WFP). Si no se obtienen estos fondos, veremos una hambruna generalizada, malnutrición y malestar social en una escala sin precedente, alertó.

“Lo más probable es que los alimentos continúen subiendo. La era de los alimentos baratos se ha acabado”.

Pero el alza de los precios no afecta de la misma manera a todos. Hay ganadores y perdedores. Los países productores de alimentos que tienen superávit de tierras, cultivables, agua y capacidad productiva (Brasil y Argentina, por ejemplo) se beneficiarán. Pero los países importadores de alimentos, como África Occidental o los más pobres de Asia sufrirán fuertes convulsiones. Recordemos que en los países pobres el porcentaje sobre el salario dedicado a gasto en alimentos es altísimo.

Por lo pronto, lo más probable es que los alimentos continúen subiendo. Los analistas no se ponen de acuerdo sobre si el alza de los precios seguirá por dos años más, o cinco, o diez. La era de los alimentos baratos se ha acabado.

¿POR QUÉ AUMENTA LA DEMANDA Y SUBEN LOS PRECIOS?

“La demanda mundial de trigo en el período 1964-66 era de 1.000 millones de toneladas; en 2015 será de 2.500 millones de toneladas”. Thomas Malthus, el brillante economista inglés (1766-1834), considerado el padre de la Demografía y conocido por su Essay on the Principle of Population (1798), explica que la población humana crece en progresión geométrica (por ejemplo, 5, 15, 45, 135, 405… es una progresión geométrica con razón igual a 3), mientras que los medios de subsistencia lo hacen en progresión aritmética (3, 5, 7, 9, 11,… en una progresión aritmética de constante 2).

1.260 millones de personas habitaban la tierra en 1850. Poco más de un siglo después, la población se duplicaba hasta alcanzar los 2.755 millones en 1955. En 2005 la población llegó 6.454 millones. La demanda mundial de trigo en el período 1964-66 era de 1.000 millones de toneladas; en 2015 será de 2.500 millones de toneladas, según la FAO.

Desde que Malthus publicó sus escritos, el desajuste entre oferta y demanda se fue resolviendo gracias al deslumbrante salto tecnológico en la producción de alimentos: genética, técnicas de labranza, maquinarias de avanzada, etc. Hoy vuelve a surgir el desequilibrio por el ingreso de nuevos consumidores en los países emergentes. Y este nuevo desajuste será resuelto -no inmediatamente, sino que demorará unos años- gracias a la innovación en ciencia y tecnología.

“Hay que aumentar la oferta mundial de alimentos, mediante la tecnología y la ciencia que ya existe, y subsidiar la comida de los más pobres, así como avanzar en la liberalización del comercio”. Pero hay más razones para explicar la fuerte subida en la demanda de alimentos. Destacaría las siguientes: el uso de cosechas para la producción de biocombustibles y las tendencias en Asia como el consumo de yogur y otros productos lácteos de los jóvenes o el incremento del consumo de carne como identificación con el éxito de las nuevas clases medias de los países emergentes. Asimismo, la subida espectacular del precio del petróleo (que ha alcanzado los 120 dólares el barril brent) repercute directamente en los insumos como fertilizantes y herbicidas, que, recordemos, son derivados del petróleo. Afecta también el cambio climático, que provoca sequías e inundaciones. Lógicamente, todo ello se traduce en un incremento significativo de los precios.

Si a todos estos factores se añaden las restricciones a las exportaciones de alimentos que están aplicando países como Argentina, Rusia, Vietnam y Ucrania para -dicen- frenar la inflación y aumentar la recaudación impositiva (a través de retenciones o impuestos) podemos explicar entonces por qué el arroz, alimento básico para medio mundo, vale un 70 por ciento más desde enero de este año.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA EVITAR HAMBRUNAS?

Si el problema de la subida de precios que afecta a millones de personas no se resuelve habrá hambrunas. En este sentido, lo que hay que hacer es aumentar la oferta mundial de alimentos, mediante la tecnología y la ciencia que ya existe, y subsidiar la comida de los más pobres a través del Programa Mundial de Alimentos (WFP), así como avanzar en la liberalización del comercio. Algo así nos diría hoy uno de los economistas que más admiro: “La crisis entre oferta y demanda podría ser paliada por la humanidad en los próximos años gracias a la ciencia y a la tecnología”. John Maynard Keynes (1883-1946), padre del intervencionismo estatal y en gran parte salvador del capitalismo de su autodestrucción.

Keynes decía que había que utilizar medidas fiscales y monetarias activas para hacer frente a períodos de recesión y a crisis cíclicas de la actividad económica. Su publicación más importante, The General Theory of Employment, Interest, and Money, es una de las mayores defensas de la intervención de los gobiernos en la economía para amortiguar los ciclos y estimular la demanda en tiempos de vacas flacas.

Es una falsedad decir hoy que no hay tierras para producir suficientes alimentos. “Los gobiernos tienen que hacer todo lo posible para estimular la producción de alimentos, y no frenarla”, La crisis entre oferta y demanda que estamos viviendo actualmente podría ser paliada por la humanidad en los próximos años gracias a la ciencia y a la tecnología, que ya está disponible, además de la que se desarrollará en los próximos años. Existen los conocimientos y la tecnología para producir sustentablemente, con el avance de la biotecnología, a través de métodos conservacionistas, como por ejemplo, la siembra directa, optimizando el uso de la energía solar, etc. Pero el proceso de equilibrar la oferta de alimentos sólo se va producir si existe la decisión política de que el conocimiento y los recursos disponibles se traduzcan en una mayor oferta de alimentos.

REDUCIR LAS DISTORSIONES Y AVANZAR EN LA RONDA DE DOHA

Los gobiernos tienen que hacer todo lo posible para estimular la producción de alimentos, y no frenarla. Mientras tanto, y hasta que los precios se estabilicen, hay que subsidiar la comida de los más pobres, al mejor estilo keynesiano. “Es momento para avanzar en la liberalización del comercio y disminuir progresivamente las barreras arancelarias, cupos y subsidios a la producción de alimentos en los países más desarrollados”. Es una necesidad urgente y un imperativo ético.

La agricultura ha sido el tema más controvertido de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (WTO). Los países desarrollados mantienen aranceles, cuotas a las importaciones, elevados subsidios y aranceles por valor de 200.000 millones de euros anuales. Y no quieren ni oír hablar de una posible reducción de los mismos. La Unión Europea, Estados Unidos, Japón son los países que más apoyan a sus agricultores.

Aunque en este momento el desacuerdo entre los países desarrollados y el G20 es evidente, se trata, desde mi punto de vista, del momento para avanzar en la liberalización del comercio y disminuir progresivamente las barreras arancelarias, los cupos, y subsidios a la producción de alimentos en los países más desarrollados, que distorsionan el comercio internacional, para favorecer la producción de alimentos allí donde sea posible, sobre todo en los países emergentes.

LOS BIOCOMBUSTIBLES NO SON EL PROBLEMA

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, habló de reducir los subsidios a los biocombustibles. El presidente George W. Bush respondió, por su parte, que sólo una pequeña parte del problema del alza de precios ha sido ocasionada por el mayor uso del suministro de cereales para la producción de etanol.

“Detener o no la producción de biocombustibles no debería ser el tema central a debatir”. Lula fue más allá y calificó de absurda la teoría según la cual los biocombustibles son responsables del aumento del precio de los alimentos en el mundo. Algunos quieren atribuir la crisis mundial de alimentos a los biocombustibles. Esa es una distorsión absurda, dijo Lula, que reiteró una vez más su petición para que los países ricos supriman los subsidios.

No puedo estar más de acuerdo con Lula, el presidente de Brasil. Detener o no la producción de biocombustibles no debería ser el tema central a debatir. Hay quienes creen que su producción (derivada de maíz, remolacha, caña de azúcar, etc.) es una oportunidad para los países productores, como Brasil. Otros piensan que destinar alimentos para carburantes es un disparate. Yo pienso que lo que hay hacer es acomodar el comercio internacional para favorecer la producción en los países emergentes, todo ello dentro de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio, que es el marco mas adecuado para hacerlo.

Durante décadas Europa, que es ineficiente para producir alimentos, subsidió a sus productores para mantener los precios bajos, justificada por la hambrunas de posguerra. Estados Unidos hizo lo mismo. Todo ello perjudicó la producción en los países emergentes, quitándoles competitividad. Ahora es el momento de priorizar en la producción mundial, subsidiando a quienes más lo necesitan.

El escritor italiano Italo Calvino decía que los autores clásicos tienen esa riqueza, influencia y vigor, que dejan huella y crean un universo con el paso del tiempo. Eso es precisamente el legado de dos lúcidos economistas como John Keynes y Thomas Malthus, que hoy vuelven a estar de moda.

N. de la R.

Joaquín Mirkin es Director Ejecutivo de la Fundación Safe Democracy. Es experto en Comunicación Política e Institucional. Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires, ha realizado un Master en Relaciones Internacionales y Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid y otro Master en Comunicación Política e Institucional del Instituto Ortega y Gasset de Madrid. Ha trabajado los últimos 9 años en Periodismo (en el diario Página/12 de Buenos Aires), en Comunicación y Relaciones Institucionales, con énfasis en la construcción de comunidades. Reside desde hace seis años en Madrid.

Este artículo se publica gracias a la gentileza del autor y de  Safe Democracy.



Para entender algo más del boicot a las Olimpiadas de Pekín

Alberto Montero Soler (22/4/2008)

Por si a alguien le cupiera aún alguna duda acerca de por qué europeos y norteamericanos andan tratando de aguarles las Olimpiadas a los chinos, ayer la Organización Mundial de Comercio hacía público un informe sobre la evolución del comercio internacional en 2007 del que cualquiera puede extraer fácilmente argumentos que ayuden a comprender la razón de la ofensiva actual contra China.

En todo caso, y para ahorraros el trabajo, os hago un resumen:

a) Por primera vez, China supera a Estados Unidos como exportador mundial de mercancías y se acerca aceleradamente a Alemania, el principal exportador de mercancías del mundo.

b) Por primera vez, China sustituyó a Canadá como principal proveedor de los Estados Unidos. Las importaciones procedentes de China aumentaron el 12%, más que el doble que las importaciones totales y ello a pesar de la caída en la demanda interna estadounidense.

c) Por primera vez, el volumen del comercio chino (exportaciones e importaciones) superó al volumen conjunto del comercio de Japón y la República de Corea, segundo y tercer comerciantes más importantes de mercancías de Asia.

d) Desde el año 2001, año en el que se aprobó la candidatura olímpica para Pekín y China se adhirió a la OMC, sus exportaciones e importaciones han aumentado en promedio un 25% anual, más del doble del comercio mundial. Desde 2004, el comercio de mercancías de China (exportaciones e importaciones) supera al del Japón y en 2007, como hemos dicho, ya supera al de Estados Unidos.

Y ahora que me vengan con el cuento chino de que la razón para boicotear las Olimpiadas en Pekín es la ocupación del Tíbet.

Artículo relacionado: “¿A qué viene tanto alboroto en el Europarlamento con los chinos y las Olimpiadas?

N. de la R.

Este artículo se publica gracias a la gentileza del autor, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga, y miembro de la Fundación CEPS, que también pueden ver en su bloq, La Otra Economía.



Feimann y el peronismo ilustrado

Alberto Buela (19/4/2008)

En homenaje a Claudio Díaz, quien hoy renunció a Clarín.

Un jubilado y lúcido profesor de filosofía de la Universidad de Buenos Aires me hizo llegar un reportaje en Perfil al “novelista, guionista de cine, filósofo y analista político” José Feimann cuyo título es: “El peronismo no tiene ideología”,.

Es conocida por todos la capacidad acomodaticia, en política, de este eminente pensador. Eminente porque le saca una cabeza a cualquiera de los mediocres intelectuales progresistas argentinos del momento.

Pero, ¿qué decir ante semejante título y afirmación taxativa? Lo mejor sería nada porque es una proposición indemostrable, arbitraria y subjetiva, de carácter “gorila” y antiperonista.

Pero, algo tenemos que decir, porque Feimann (en adelante José, así lo acriollamos un poco), según cuenta él, es el único filósofo argentino que recibió Kirchner cuando era presidente, y quien nos dice, que por ahí, con este comentario que hacemos, nos recibe a nosotros.

El razonamiento falaz de José, según sus palabras, es que: el peronismo no tiene ideología porque es un aparato político terriblemente pragmático constituido por personajes de tipo mafioso para nuclear poder, con lo cual da un salto indebido y  erróneo que va de la crítica a las personas (mafiosos que usan al peronismo) a negar contenido ideológico político al peronismo.

Mafiosos, oportunistas, corruptos hay en todos los partidos y movimientos políticos, puede ser que el peronismo los tenga en abundancia, pero de ello no se deriva la carencia de un sistema de ideas.

Esto de negarle entidad ideológica al enemigo es una táctica que viene de lejos, pues el marxismo y sus teóricos siempre le han negado contextura intelectual al fascismo: No es una ideología sino simplemente un sistema de acción, afirmó en forma reiterada Hebert Marcuse. Claro que con esta proposición obvió todo un sistema de ideas que arranca con Sorel, pasa por Pareto, Mosca, Giovanni Gentile, llega hasta Mussolini y termina en Giorgio Locchi.

Salvando la distancia, porque José no es Marcuse, pero hace el mismo razonamiento: el peronismo no tiene ideología solo quiere el poder para usufructuarlo para beneficio de sus dirigentes que son mafiosos. Y así se acabó toda argumentación. Peor aún, José no argumenta, pontifica en tanto que Papa laico de la izquierda progresista, con una afirmación de neto corte gorila y antiperonista.

Hablando en serio, si es que alguna vez podemos hacerlo con José, quien se toma a la chacota casi todo aquello que se encuentra en el mundo sublunar, decimos que el peronismo entra perfectamente dentro de lo que hoy se llaman “los comunitarismos”. Es una ideología comunitarista, no es ni comunalista como quería el viejo y sabio Saúl Taborda ni es comunista. Es comunitarista.

Esto es, sostiene a lo largo de todos sus manuales de “doctrina peronista” y la media docena de pensadores lúcidos que tuvo, que la construcción de una comunidad organizada es el principio, fin y sentido de toda su acción política.

Así la idea de comunidad organizada es no solo un sistema social a construir (el peronismo quedó, hasta ahora, como una revolución inconclusa) sino también un sistema de poder. Como sistema social a construir sostiene que el pueblo suelto, aislado, atomizado del liberalismo no existe. Solo existe el pueblo organizado, que como tal se transforma en factor concurrente en los aparatos del Estado que le son específicos a cada organización del pueblo. Y como sistema de poder, sostiene que el poder procede del pueblo, que se expresa a través de las organizaciones de la comunidad (Org. libres del pueblo). Ni el poder procede del Estado, ni el pueblo delega su poder en las instituciones del Estado. Para el peronismo el poder se crea no se conquista como es el caso del liberalismo y del marxismo dos sistemas de ideas producto de la modernidad ilustrada y progresista.

Por supuesto, que todo esto a José le llueve, pues tiene un baño de lanolina ideológica, como los viejos nadadores de aguas abiertas, a quienes no les penetraba ni una gota de humedad. Pero el hecho cierto, el hecho bruto es que el peronismo es y ha sido siempre eso, más allá de los hombres que lo han conducido en sus distintas etapas.

Otra cosa son “los peronianos”, los eternos vividores del peronismo, llenos de discursos con frases hechas y con un lenguaje hablado (muerto)  y no hablante (creador) como gustaba decir Merleau-Ponty. Que se han pasado la vida proclamando un discurso en el que afirman creer, pero que no llevan jamás a la práctica. En una palabra, adoptan un compromiso que no los compromete. Ha sido como el exitoso conductor de televisión Marcelo Tinelli, que vende un producto que él  ni su familia compran.

Esto, que los peronianos han usufructuado para provecho propio del peronismo (el ejemplo emblemático es el viejo Cafiero) es un hecho sabido, reconocido y comentado desde siempre dentro del peronismo, pero de allí no se puede colegir que el peronismo sea o peor se agote en estos personajes que José llama mafiosos.

Incluso el peronismo ha propuesto en más de una oportunidad cambios serios y profundos como lo fue transformación del espurio régimen liberal de la representación política (hay que recordar el trabajo de Evita con la creación de la constitución del Chaco) ¿Sabe acaso algo acerca de la reforma agraria en la Puna donde se le expropió a la familia Campero 3 millones de hectáreas para difundir entre 23.000 pobladores criollos de la zona? Pero claro, de eso José no sabe nada, su visión del peronismo está acotada a lo que sucede entre el río y la avenida Callao.

En definitiva, José tiene una visión y versión ilustrada acerca de la naturaleza del peronismo. Como dijera Hegel: nadie puede saltar sobre su tiempo y José no puedo saltar sobre sus lecturas, no pudo, finalmente, pensar con cabeza propia. Quedó atado a los prejuicios y preconceptos de lo que leyó.

N. de la R.

El autor se define como filósofo, mejor arkegueta (eterno comenzante).



¿No cree que 19 millones de niños pobres en Europa son demasiados niños pobres?

Alberto Montero Soler(13/4/2008)
Los datos son escalofriantes y la tendencia alarmante. En esta Europa del capital de la que forman parte la mayor parte de las economías desarrolladas del mundo; en esta Europa que se postula como paradigma de la generación de riqueza y bienestar para sus ciudadanos nos encontramos con que existen 78 millones de personas pobres, de las cuales 19 millones son niños. Y los datos serían aún peores si se incluyeran en ese recuento a los solicitantes de asilos e inmigrantes indocumentados.

Pero lo grave es que esto no es nada nuevo. Hace un par de años, UNICEF publicaba un informe sobre la pobreza infantil en los países desarrollados que ponía los vellos de punta. Allí nos enterábamos de que, durante la última década, la proporción de niños que vivían en situación de pobreza había aumentado en 17 de 24 países de la OCDE, esto es, en los 24 países del mundo más desarrollado. Da pánico pensar lo que ha ocurrido en el resto del mundo.

También nos enterábamos de que el porcentaje de niños que viven en situación de pobreza en Estados Unidos es de casi el 22%; en el Reino Unido, de más del 15%; en Japón, del 14,3%; en Alemania, del 10,2%; y en Francia del 7,5%. Esto es, cuatro de las cinco principales economías del mundo tienen tasas de pobreza infantil por encima del 10%.

Por la parte que nos toca, la situación no es como para sentirse orgullosos. En España, el 13,3% de los niños son pobres, con el agravante de que la misma va en aumento: durante  la década de los noventa, la pobreza infantil aumentó en nuestro país en un 2,7%.

Frente a los datos de esos países, incluido el nuestro, contrastan los de los países nórdicos, todos ellos con tasas inferiores al 5%: Suecia, el 4,2%; Noruega, el 3,4%; Dinamarca, el 2,4%; y Finlandia, el 2,8%.

Como cualquiera puede imaginarse, estos resultados no son producto de la casualidad. El informe de UNICEF también pone de manifiesto que cuanto mayor es el gasto público en prestaciones familiares y sociales, menores son las tasas de pobreza infantil.

Además, hay que tener en cuenta que uno de los principales determinantes de esa pobreza infantil es la falta de ingresos de los padres producto tanto del deterioro y la inestabilidad de los mercados laborales como de las reducciones en los salarios de los trabajadores de ingresos más bajos. Así, en 7 países de la OCDE el 10% de las familias peor pagadas vieron reducirse sus salarios durante la última década.

Ello implica que la pobreza infantil sólo podrá reducirse si los gobiernos instrumentan políticas activas -incluidas ayudas directas- para tratar de corregir las desigualdades que generan las fuerzas del mercado. Ese es el caso, nuevamente, de los países nórdicos en donde las actuaciones compensatorias del Estado reducen las “tasas de pobreza del mercado” en un 80% o más; mientras que, por su parte, aquellos países que presentan unos porcentajes de pobreza infantil más elevados, esto es, Estados Unidos y México, sólo consiguen reducir la “tasa de pobreza” del mercado en el 15 y el 10%, respectivamente.

Pero, además, de nada sirve que se produzcan aumentos en los gastos sociales si los mismos se asignan casi mayoritariamente al pago de pensiones de jubilación y a la financiación de la sanidad mientras se mantiene estancada la protección a la familia y a la infancia.

En este sentido, y como ya escribí (El raquítico Estado de Bienestar español: ¿Las familias españolas? Bien, gracias) hace algo más de un año, el caso de España es paradigmático: es el país de la Unión Europea que menos porcentaje de su PIB gasta en prestaciones familiares.

Mientras que la media europea se sitúa en el 2,2%, en España apenas alcanzó en 2007 el 0,52%. ¿Puede alguien luego asombrarse de que más del 13% de los niños de este país vivan en la pobreza?

Como puede apreciarse, el panorama es desolador. La pobreza, que nuestros gobernantes nunca han considerado una prioridad en sus programas y han gustado de describir, a lo sumo, como atolones aislados en un mar de opulencia generalizada, va extendiendo sus brazos y atrapando a quienes apenas tienen posibilidades de defenderse de ella.

Al tiempo, muchos de esos gobiernos se hallan embarcados en una carrera por ofrecer a sus electores crecientes reducciones en sus impuestos con lo cual las posibilidades de financiar mayores gastos sociales se ven consecuentemente mermadas en la misma proporción. Y todo ello se complementa, además, con la asunción generalizada de que cualquier intervención sobre los mercados -que no sean, al parecer, los monetarios- es ineficiente y que, por lo tanto, el Estado debe limitar su presencia en los mismos.

Si ese sigue siendo el rumbo en el que mantienen a la nave europea, ya veremos en unos años de cuántos niños pobres estamos hablando.

N. de la R.

Este artículo se publica gracias a la gentileza del autor, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga, y miembro de la Fundación CEPS, que también pueden ver en su bloq, La Otra Economía.



Condenadas a muerte por lapidación en Irán. La violencia y la discriminación contra las mujeres continúa

Yolanda Alba (12/4/2008)

LOS JUECES IRANÍES CONTINÚAN imponiendo condenas de muerte regularmente, a pesar de las insistentes protestas local e internacional por parte de la ciudadanía, de activistas de derechos humanos, de los medios de comunicación y de la comunidad internacional.

A pesar de la moratoria que declaró sobre la lapidación en 2002 el ayatolá Shahroudi (jefe de la magistratura iraní), “El adulterio es el único delito en Irán que puede conllevar la pena de muerte por lapidación, pero todas las relaciones sexuales fuera del matrimonio son ilegales”, los jueces continúan imponiendo condenas de lapidación de modo particular y desproporcionado a las mujeres por el delito de adulterio. Y lo grave es que estas condenas a muerte por lapidación están siendo ejecutadas, cuando los jueces iraníes deberían respetar el Derecho Internacional en lugar de violar las obligaciones que ha asumido Irán en relación con los derechos humanos.

El adulterio es el único delito en Irán que puede conllevar la pena de muerte por lapidación, pero todas las relaciones sexuales fuera del matrimonio son ilegales. Además, no debería ser castigado por la vía penal, ya que se produce una violación del derecho a la intimidad.

La lapidación constituye, en cualquier caso, una violación de los derechos humanos fundamentales y la ONU condena su práctica por considerarla una forma prolongada de tortura.

EL (TRISTE) CASO DE LAS HERMANAS KABIRI

“Tras la ejecución de la pena, en lugar de ser liberadas, las Kabiri fueron reenviadas sin explicación alguna a prisión”. En uno de sus últimos ataques contra los derechos de las mujeres iraníes, los jueces de ese país han condenado a dos hermanas (Zohreh y Azar Kabiri) a morir lapidadas. En este momento, y después de las acusaciones de adulterio formuladas por el marido de una de ellas, están detenidas. Tras el primer juicio (celebrado sin presencia de un abogado defensor) el Tribunal General de Ferdis las declaró culpables condenándolas a 99 latigazos.

Tras la ejecución de la pena, en lugar de ser liberadas, las Kabiri fueron reenviadas sin explicación alguna a prisión, donde se las citó para un nuevo juicio en el Tribunal Penal de Teheran. En agosto fueron condenadas a muerte por lapidación, decisión autorizada por el Tribunal Supremo.

“Aunque pocos casos como éste salen a la luz, tristemente esta es la situación de la mayoría de las mujeres que viven bajo leyes musulmanas”. Este caso ha movilizado de nuevo a la oposición en el exilio, las redes de acción, las asociaciones internacionales de apoyo a mujeres (Equality Now, Forum de Mujeres Periodistas del Mediterráneo) y a otras organizaciones que promueven el desarrollo de la democracia para las mujeres en situación precaria de desigualdad en muchos de los países musulmanes.

Aunque pocos casos como éste salen a la luz, tristemente esta es la situación de la mayoría de las mujeres que viven bajo leyes musulmanas. El abogado de las hermanas, Jabar Solati, ha presentado un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo para exigir que la condena de lapidación sea revisada. Sostiene que es inconstitucional haber juzgado una segunda vez a las hermanas por un delito por el cual ya fueron condenadas y castigadas.

OTRA FORMA DE DISCRIMINACIÓN

Ciertamente, la muerte por lapidación viola el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) ratificado por Irán. Éste prohíbe claramente la tortura y el trato y castigo crueles, inhumanos y degradantes. “Una de las consecuencias del fracaso del gobierno iraní por defender la igualdad de géneros es que las mujeres son acusadas de un modo desproporcionado por los delitos sexuales”. También limita la imposición de la pena de muerte únicamente en los delitos más graves.

Además el adulterio es un acto privado y no debería conllevar sanciones penales. El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha declarado que la protección frente a interferencias arbitrarias o ilegales que establece la ICCPR incluye la relación sexual consentida entre adultos dentro de la esfera privada. Según el Comité de derechos Humanos de la ONU, que vigila el cumplimiento del pacto por parte de los Estados partes, la lapidación resulta incompatible con las obligaciones del país persa.

Específicamente, una de las consecuencias del fracaso del gobierno iraní por defender y hacer cumplir la igualdad de géneros es que las mujeres son acusadas de un modo desproporcionado por los delitos sexuales. La condena por adulterio a las mujeres es una de las numerosas formas de discriminación contra las mujeres en Irán. Y esas leyes discriminatorias contra las mujeres que se consagran en los Códigos Civil y Penal de Irán desempeñan un papel fundamental en la perpetuación de la violencia contra las mujeres.

UNA DESIGUALDAD OFENSIVA

“El testimonio de una mujer vale la mitad del de un hombre, y además debe ser corroborado por el testimonio de un hombre”. Es obligatorio recordar hoy algunas alienaciones que padecen: para las niñas es posible casarse legalmente a los 13 años, ya que la ley establece que son adultas a los 8 años y 9 meses (esto implica que pueden ser castigadas con penas como flagelación, lapidación y horca por adulterio).

Para los hombres existen la poligamia y los matrimonios temporales en cambio, las mujeres pueden obtener el divorcio sólo con gran dificultad, y la posibilidad de que sea el padre o el abuelo paterno quien obtenga la custodia de los hijos mayores de 7 años es elemento disuasorio que obliga a muchas mujeres a continuar casadas aunque sufran malos tratos.

El testimonio de una mujer vale solamente la mitad del de un hombre en todos los casos civiles y penales, y además debe ser corroborado por el testimonio de un hombre para demostrar una violación, de acuerdo con la ley Hudood. Esto hace que sea extremadamente difícil procesar a alguien por delito de violación. Etcétera, etcétera, etcétera, etcétera…

N. de la R.

Yolanda Alba es periodista, escritora y editora. Es fundadora del “Forum Femmes Journalistes de la Méditerranée”.

Este artículo se publica gracias a la gentileza de Safe Democracy.



Los asesinatos de Moro y Pecorelli, un pasado criminal que no pasa

José Manuel G. Torga (27/3/2008)

Los idus de marzo aproximaron los alejados magnicidios de Aldo Moro y Julio César. La conjura contra éste, personalizada en Bruto, queda más clara que la que acabó con aquél,  no siglos atrás sino hace sólo treinta años  recién cumplidos.

“El asesinato de mi padre  -ha declarado María Fida Moro a Irene Hernández Velasco, corresponsal en Roma de “El Mundo”  –fue responsabilidad del poder, del poder en todas sus manifestaciones. Si usted me pregunta quien mató a Benazir Bhutto, yo le respondo: El poder. ¿Quién mató a Olof Palme?: El poder. ¿Quién mató a Kennedy?: El poder. Usted me puede mencionar nombres, pero los nombres son siempre limitados..”

Aldo Moro,  a  sus 61 años, era uno de los principales líderes de la Democracia Cristiana italiana y había sido cinco veces primer ministro. El 16 de marzo de 1978 fue secuestrado, en la capital italiana, cuando su coche circulaba por la confluencia de  via Fani con via Stresa; un automóvil bloqueó el paso a la comitiva, diez miembros de las Brigadas Rojas asesinaron a tiros a los cinco escoltas y secuestraron al político. Moro fue acribillado a balazos, cincuenta y cinco días después; su cadáver apareció, con los impactos de once disparos.

La autoría directa de las Brigadas Rojas destacaba entre tenebrosos juegos de fuerzas , atribuíbles a Servicios de Inteligencia: italianos, israelíes, estadounidenses y soviéticos; mas también a la Mafia, a la Logia P2 y aún quedaría en el tintero un etcétera.

La decisión de Moro a favor del denominado “compromiso histórico”, entre la Democracia  Cristiana y el Partido Comunista italiano, para intentar superar una profunda crisis de la nación, había alarmado a la CIA, al KGB, a sectores de aquellos dos partidos… Henry Kissinger, secretario de Estado USA,  advirtió a Moro, sin ambages, de los riesgos que pronosticaba ante la eventual entrada de comunistas – miembros del partido con ese apelativo más importante de la Europa Occidental- en el Ejecutivo de Italia.

Informar peligrosamente

El seguimiento por parte del periodista Carmine Pecorelli, del crimen político que costó la vida a Aldo Moro, concluyó con el atentado mortal contra el arriesgado informador.

“Mino” Pecorelli, abogado, había iniciado su labor periodística en la publicación “Mondo d’oggi”, especializada en captar informaciones de carácter reservado. Dicho órgano, de la periodicidad mensual pasó a la semanal, con el título de “Nuevo Mondo d’oggi”. Posteriormente, Pecorelli fundó y dirigió el confidencial “OP-Osservatore Político”, que distribuía  un noticiario de pocas páginas, ciclostiladas, para un selecto grupo de suscriptores: políticos, militares, magistrados, jerarquías eclesiásticas, periodistas y dirigentes de diversa índole. “OP” terminó saliendo a la calle como un semanario con confección arrevistada. Sus contenidos manejaban materiales unas veces provenientes de y otras críticos con los servicios secretos. Denunció una supuesta trama masónica incrustada en el Estado Vaticano; incluía 121 nombres. Esas y otras primicias metieron mucho ruido.

Según ciertas versiones, Pecorelli habría dispuesto de datos comprometedores, sacados de páginas inéditas escritas por Aldo Moro en el zulo donde estuvo secuestrado.

El 20 de marzo de 1979, cuando acababa de salir de la redacción de “OP”, en via Tácito, Carmine Pecorelli fue asesinado en su coche: recibió un tiro en la boca -con significación explícita- seguido de otros tres balazos dispersos. Tampoco en esta ocasión andaban lejos los idus de marzo.

La liquidación de Pecorelli llevó a los tribunales a otro ex-jefe  del Gobierno democristiano: Giulio Andreotti. Su larga trayectoria y su sutil virtuosismo político no le evitaron la comparecencia ante instancias sucesivas, si bien terminó absuelto de la acusación formulada de inductor del luctuoso delito.

Esclarecer los asesinatos de Moro y de Pecorelli, sigue pendiente. Quienes podían, desde luego, no se han desvivido por poner al descubierto a todos los responsables. Prefieren apostar por el olvido. Lo que pasa es que el pasado, vuelve.



Padre, confieso que he pecado

Alberto Montero Soler (22/3/2008)

Había leído casi de todo -que no casi todo- sobre la globalización. De verdad. Casi de todo.

De esa forma me había dado cuenta de que, en relación con la globalización, una cosa y su contraria son fácilmente defendibles y basta con tomar los datos de una u otra fuente o aplicarles un método econométrico u otro para los resultados se adecuen a la hipótesis de partida y asunto zanjado. Y eso cuando se utilizan análisis cuantitativos, porque cuando el análisis no baja a ese árido terreno lo que prima en la mayor parte de las ocasiones es una imaginación desbordada que no suele casar bien con la tozudez de los hechos.

Pues bien, esta mañana me acabo de llevar la sorpresa de que había algo que ni había leído ni se me había pasado por mi fértil imaginación (prueba evidente de que ésta no es tan feraz como yo creía).

Dice el obispo Gianfranco Girotti, que es director del Penitenciario Apostólico (¡juro por Dios que lo primero que me vino a la cabeza fue que ahí es donde deben tener encerrado a tanto pederasta suelto como circula en su gremio y que este señor era su alguacil! Pero se ve que no porque después ya me he enterado de que es algo así como el Ministerio de Conciencia e Indulgencias del Vaticano), que la lista de pecados hay que revisarla e incluir una serie de nuevas formas de lo que la Iglesia Católica ahora llama pecados sociales.

¿Que cuáles son esas formas? Dice Girotti que “Uno no ofende a Dios sólo al robar, blasfemar, o desear la mujer del prójimo (…) sino también cuando uno daña el medio ambiente, participa en experimentos científicos dudosos y manipulación genética, acumula excesivas riquezas, consume o trafica con drogas, y ocasiona pobreza, injusticia y desigualdad social”. Y termina diciendo que los curas deben tener en cuenta “los nuevos pecados que han aparecido en el horizonte de la humanidad como un corolario, de este proceso imparable que es la globalización”. ¡Ahí queda eso!

No me negaran que el tema en cuestión no tiene bemoles. Y es que a poco que uno se haga cuatro preguntas llega a la conclusión que de ésta no se salva ni Dios y estamos todos condenados.

Y es que a mí, a bote pronto, lo primero que se me han ocurrido han sido preguntas. Total, si ya sabemos que quienes están en posesión de la Verdad Revelada son ellos y que, por lo tanto, son los amos de las respuestas, para qué perder el tiempo en buscarlas por cuenta propia. Me basta con que me aclaren mis interrogantes y yo ya decidiré después qué hago con mi alma.

Así que ahí van algunas de mis dudas, por si alguien me las pudiera responder.

Aunque, primero y a poder ser, necesitaría de una aclaración terminológica: ¿qué son “experimentos científicos dudosos”? ¿Los que no se sabe si van a salir bien? ¿Los que pareciera que no son objeto de ciencia sino de brujería? Y, de ser afirmativa la respuesta en este segundo caso, ¿debemos restaurar el Tribunal de la Santa Inquisición? Y, ya puestos, ¿podemos reclamar que la sede esté en España que ya en sus tiempos se nos dio muy bien lo de torturar herejes?

Además, y siguiendo con los nuevos “pecados sociales” asociados a los avances de la ciencia, también me asaltan las dudas en relación a las manipulaciones genéticas. ¿Significa esto que Monsanto, por ejemplo, es una empresa pecadora? De hecho, -y ése es el problema de las preguntas, que una te lleva a otra-, ¿pecan las empresas? ¿Hay un cielo y un infierno para las empresas?

¿Son pecadores los gobiernos que impulsan la investigación, producción y comercialización de transgénicos? ¿Pecan los gobiernos o todo el peso de la culpa recae sobre su ministro de Agricultura? ¿O será que todo el país es pecador por haber elegido a ese gobierno?

¿Peca Estados Unidos cuando le vende maíz transgénico a México? ¿Pecan los productores canadienses de salmones transgénicos? ¿Peca Brasil por sembrar soja transgénica y venderla en el resto de América Latina?

Y ya que hemos llegado a Brasil podría comenzar ahí mi ronda de dudas sobre los pecados ambientales. ¿Son pecadoras las industrias madereras que estás desforestando el Amazonas? ¿Es Lula un pecador por permitirlo? ¿Estará condenada al infierno Repsol-YPF en Bolivia por todos los atropellos cometidos en las zonas en donde viven sus pueblos originarios? ¿Qué ocurrirá con el capitán del Prestige por permitir que se le hundiera el barco frente a las costas gallegas? ¿Y con las autoridades que le impidieron entrar a puerto y contribuyeron a extender la mancha de crudo por toda la Costa da Morte? ¿Habrá un infierno cubierto por la contaminación para los pecadores contra el medio ambiente o los enviarán a limpiar los desperdicios que pudiera haber en el paraíso?

Aunque mis principales dudas están relacionadas con los pecados sociales más cotidianos, los del día a día, que, a fin de cuentas, son los que más nos afectan. Aquí mis dudas son muy personales, lo advierto, así que quienes tengan otras que se pongan a la cola que yo llegué primero.

Por ejemplo, el día que mi sueño se cumpla y me toquen varios millones de euros en el sorteo de la lotería (cosa que ya, de por sí, sería un milagro porque nunca compro), ¿me convertiré en pecador por acumular excesivas riquezas? ¿Qué son excesivas riquezas? Las que tienen Bill Gates, Forbes o Buffet y todos los que aparecen en la famosa lista de la revista Fortune parece que está claro que sí, pero ¿y las que posee el Vaticano? ¿Son excesivas? ¿Se refiere sólo a fortunas personales o también incluye las corporativas? Porque lo normal es que todos esos ricos no tengan sus fortunas a su nombre así que volvemos a lo de más arriba, ¿pecan las empresas de los ricos o sólo las de los pobres?

Y una duda que me acaba de asaltar, ¿es posible pecar desde un paraíso, aunque sea fiscal? ¿Se puede pecar desde Liechtenstein, Andorra, Gibraltar o Mónaco?

También me preocupa la cuestión del consumo de drogas porque, claro, todo depende de quién haga la lista de lo que se consideran drogas y de lo que no para que la cosa cambie mucho. ¿Son drogas todas las sustancias que generan adicción? ¿Fumar y beber serán pecado o porque son drogas cuya producción y tráfico controlan los Estados ya dejarán de serlo a los ojos de Dios?

¿Es droga el alcohol? Y dentro de los alcoholes, ¿también el vino con el que santifica la misa o sólo los destilados? ¿Peco cuando me tomo un gintonic en mi playa preferida mientras disfruto de un atardecer? Y cuando estoy en La Paz y masco hojas de coca para sobrellevar lo mejor que puedo el mal de altura, ¿también estaré pecando?

Y finalmente llegamos a la madre del cordero: la Iglesia Católica también va a considerar pecadores a quienes ocasionen “pobreza, injusticia y desigualdad social”. ¿Y cuándo lo que genera ese malestar no es una persona o una empresa sino el conjunto del sistema capitalista? ¿A quienes enviarán entonces al infierno? ¿Habrá sitio para todos? Banqueros, directores de transnacionales, presidentes de gobiernos, mercaderes, traficantes, capitalistas, inversores internacionales, instituciones financieras y comerciales multilaterales, especuladores, empresarios sin escrúpulos… ¡todos al infierno!

Es más, la propia lógica del sistema, basada en la avaricia y el egoísmo ya podía haber sido condenada por pecaminosa desde el propio momento de su nacimiento. ¿Por qué han esperado tanto? ¿Será que ahora están cada vez más fuera del negocio? O, lo que sería aún más preocupante, ¿será que se han vuelto socialistas? Porque si no, aquí no hay quien entienda nada.

En fin, me gustaría ser poseedor de alguna certeza y no de tantas dudas pero hoy, como los niños pequeños que están descubriendo el mundo, sólo puedo alzar mis preguntas ante el Padre y espera a que alguno de los iluminados que hablan en su nombre me responda. ¿Será mucho pedir?

N. de la R.

Este artículo se publica gracias a la gentileza del autor, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga, y miembro de la Fundación CEPS, que también pueden ver en La Otra Economía.



La estrategia de Zapatero y el éxito de las “maniobras calibradas” ¿Tiene el Partido Popular motivos para festejar?

Ismael Crespo (14/3/2008)

Más allá de las lecciones que deban sacar los partidos nacionalistas y la izquierda comunista (IU) ante la pérdida de votos a favor del PSOE, lo único válido a día de hoy es que las elecciones generales en España sólo tienen un ganador: José Luis Rodríguez Zapatero. El PP, si bien ha ampliado su presencia parlamentaria, es hoy más oposición que hace cuatro años. Los estrategas de Mariano Rajoy han fracasado.

 

LOS RESULTADOS ELECTORALES DEL 9-M han corroborado todas las tendencias de orientación de voto que se habían manifestado de manera clara desde fines del otoño de 2007. El PSOE, en un escenario de participación similar al de 2004, vencería en los comicios por una distancia de entre 3 y 4 puntos.

 

La única sorpresa que deparó la jornada fue el hundimiento electoral de los principales socios del gobierno socialista durante esta legislatura: la izquierda comunista y los independentistas catalanes perdieron más de la mitad de su fuerza parlamentaria. “¿No será que los posicionamientos que algunos consideran fruto de la inmadurez del líder socialista sean en verdad maniobras altamente calibradas?” El abrazo del oso funcionó con precisión.

 

Hay aún quien piensa que el presidente del gobierno y su equipo se manejan al azar de los acontecimientos, que se dejan llevar en cada ocasión por una posición, o la contraria, y que, como expresó Rajoy en los debates televisivos, mantienen opiniones distintas según sean los tiempos políticos. Quizá sea verdad, pero no lo parece tanto a la vista de los resultados obtenidos, sobre todo en Cataluña y el País Vasco.

 

Que el PSOE gana las elecciones nacionales gracias a sus apoyos en una Andalucía subsidiada por el resto de las comunidades es de sobra conocido. Pero en esta ocasión, además, se sumó su excelente rendimiento en Cataluña y en el País Vasco. ¿No será que los posicionamientos que algunos consideran fruto de la inmadurez del líder socialista sean en verdad maniobras altamente calibradas?

 DOS DISCURSOS, UNA ESTRATEGIA Y SENDOS RESULTADOS

“Quizá crea el líder popular que para 2012, su niña (Victoria Esperanza) ya estará más crecidita”. El discurso de patriotismo constitucional que manejó el PP durante la legislatura parece que ha tenido éxito en aquellas comunidades donde la presencia de partidos no nacionales es pequeña o inexistente, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, mientras que la versión alternativa de ese mismo discurso, la manejada por el Partido Socialista, ha tenido éxito precisamente en el País Vasco y Cataluña.

 

Si la negociación con ETA y la aprobación del Estatuto de Cataluña reforzaron el discurso del PP y su éxito en las “Quizá Rajoy sea más sensato la próxima vez que se rodee de analistas electorales que ya erraron en su lectura de las encuestas en 2004”, comunidades sin presencia de partidos no estatales, esos mismos procesos políticos parecen haber mejorado la posición de los socialistas en aquellas comunidades autónomas con presencia de importantes fuerzas nacionalistas.

 

No es probable, aunque así seguramente lo interpreten los analistas más afines a la derecha, que la brecha territorial haya perdido fuerza en estas elecciones.

 

Lo que seguramente es más preciso, es que parte del imaginario nacionalista, en el ámbito de la izquierda, bien pueda expresarse en esta ocasión en un voto hacia el partido socialista.

 UN GANADOR Y MÁS OPOSICIÓN

“Ninguno de los asesores de Rajoy salió al balcón de Génova la noche del domingo, aunque, para qué: son de los que siguen pensado que su realidad es la de todos”. Más allá de las lecciones que deban sacar los partidos nacionalistas y la izquierda comunista de estas elecciones, que dicho sea de paso, serán pocas (el líder de IU dimite y advierte que ya no se presentará a coordinar la coalición, mientras su grupo en el País Vasco sigue apoyando a alcaldes que no condenan el terrorismo), lo único que parece válido a día de hoy es que las elecciones sólo tienen un ganador: José Luis Rodríguez Zapatero.

 

¿Y Rajoy? Pues los populares parecen contentos, han aumentado su cuota parlamentaria, y parecen felices siendo más oposición que hace cuatro años. Inexplicable. Quizá piense el líder popular que para 2012, su niña (ya bautizada como Victoria Esperanza) ya estará más crecidita. O quizá, lo dudo, sea más sensato la próxima vez que se rodee de analistas electorales que ya erraron en su lectura de las encuestas en 2004, o de asesores de imagen que le venden una niña que ya parece haberse paseado por medio mundo (quizá no sea tan niña como pensábamos), o de consultores que sin haber oído en su vida a un inmigrante le quieran hacer un contrato de integración.

 

Ninguno de ellos salió al balcón de la calle Génova la noche del domingo, aunque, para qué: son de los que siguen pensado que su realidad es la de todos. Una vez más, se equivocaron.

 N. de la R.

Ismael Crespo Martínez es Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Es Profesor Titular de Ciencia Política en la Universidad de Murcia y Director del Departamento de Comunicación Política e Institucional del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset. Ha trabajado como consultor para universidades, instituciones y gobiernos regionales y nacionales en España, México, Argentina, Brasil, Costa Rica y Perú. En la actualidad es asesor principal de la Escuela Electoral del Perú y Director del Doctorado en Política y Gobierno de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina. Entre 1997 y 1999, fue Director de Investigación del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En 2000 fue nombrado Director General de Universidades del gobierno español, y posteriormente, en 2002, creó y dirigió la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación.

 

Este artículo se publica gracias a la gentileza del autor y de Safe Democracy.



Cuando alguien que no es socialista apoya a otro que tampoco

Aristarco (5/3/2008)
Felipe González, ya sin necesidad de que le pinten canas en las patillas, con más kilos y más dioptrías, se incorporó a la campaña electoral. No se sabe si para bien o para mal de Zapatero.

¿Pero es que González sigue siendo socialista, si es que lo fue algún día? Uno creía que ya habría abjurado, incluso formalmente. Desde luego, se entendía que lo había hecho de facto.

¿No basta con elegir libremente, desde el status de expresidente del Gobierno -que solventa cualquier necesidad de futuro– entrar al servicio del hombre más rico del mundo, para deducir que se reniega del socialismo? Resulta insólito que un militante de izquierdas opte por ser el abrepuertas de Carlos Slim para que el sirio-libanés de México haga grandes negocios por Hispanoamérica, Marruecos, Irán, etc., etc.

Felipe González evidencia una tendencia incoercible por el vil metal. Si aún no queda claro, recordemos que, en sus ratos libres, practica el hobby manual de hacer joyas. Su imperativo vital no parece que sean los famélicos del Tercer Mundo, sino las plusvalías, si se tercia a costa de esos mismos hambrientos.

Lo peor de todo, sin embargo, no es él, dando mítines de campaña, sino los afiliados del PSOE, jaleándole, mientras Slim le ha dado unas cortas vacaciones. Claro, si el presidente del futuro gobierno español sigue siéndole favorable, mejor que mejor, de cara al porvenir.

Felipe González
empezó la legislatura poniendo a caldo a Zapatero; pero, luego, según aseguran observadores internacionales, mediante los buenos oficios de Trinidad Jiménez, situada en la órbita iberoamericana, cambiaron la tornas y llegó la aproximación.

Facilitó las cosas el hecho de que, si Felipe González no presenta síntomas de socialista, Zapatero tampoco.

La horquilla de remuneraciones entre los obreros y los ejecutivos cada vez se abre más, mientras crecen los beneficios de la banca y las multinacionales. Sólo se recomienda y se frena la subida de los salarios, porque se consideran la clave de la inflación, ¡Vade retro!. Subir mucho a minorías, no descabala; lo que horroriza a estos socialistas nominales es subir a las mayorías, aunque sea poco.

¿Qué fue, a todo esto, de otros adláteres de González?. Boyer, que rompió diques de los alquileres, que protegían a los inquilinos, pasó al mundo empresarial de las Koplowitz. Luís Solana recaló en la telefonía, incluidas las líneas eróticas. Carlos Solchaga se enroló con medios de comunicación social del Opus. Javier Solana hizo piruetas desde las manifestaciones contra la OTAN, en Torrejón de Ardoz, hasta el pilotaje de la misma organización defensiva-ofensiva y, desde luego, capitalista; Narcís Serra encabeza la segunda Caixa catalana.

¿Es que no hubo socialistas auténticos? Por supuesto; pero Luís Gómez Llorente se alejó hacia su profesión pedagógica, con la corriente Izquierda Socialista; y Pablo Castellano fue expulsado del PSOE. Ahora el veterano socialista andaluz Alfonso Lazo recomienda no votar a Zapatero, lo mismo que hace en Madrid su antiguo mentor, escaldado después de haberle conocido de cerca: José Luís Balbás. Y la combativa Rosa Díez ha montado un partido extramuros de la organización que maneja el talludo alumno de Derecho, José Blanco (“Pepiño”).

¿Qué diría Pablo Iglesias, trabajador de las Artes Gráficas, puritano y fundador del Partido Socialista Obrero Español, si contemplara los derroteros seguidos por González y Zapatero?. Probablemente sentiría espanto. De poco le valdría la explicación de adaptarse a los tiempos. En los genes del PSOE no figuraba la formación de guías de capitalistas, de aficionados a la joyas, ni el sustituir las reivindicaciones socioeconómicas de los trabajadores, por matrimoniar –eso sí, gratis et amore– a personas del mismo sexo. Pues, ¡hala!, a buscar otra denominación, porque de Socialista y de Obrero, nada. Y de Español, menos aún si cabe.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826