novela negra | Resultados de la búsqueda |




Dos ex jefes de la Policía española apadrinan una novela policiaca

María José Elices y Aniceto Setién, en un momento de la presentación de la novela.

España
Espacios Europeos (18/5/2018)
Alfredo Pérez Rubalcaba, en el estrado, y José Barrionuevo, entre el público, participaron en la presentación de la novela protagonizada por un agente del FBI de origen catalán.

Como ya avanzamos en días pasados, Asesinato en Miami (Edhasa, colección Polar, 576 págs.), novela de género negro, firmada por la ex senadora socialista María José Elices (Alba de Tormes, 1963), y que ha contado con el apoyo profesional de nuestro tertuliano habitual, el editor Aniceto Setién, se está presentando en distintas ciudades españolas. Ayer, 17 de mayo, le tocó el turno a Madrid.

La novela, ambientada en Miami, está protagonizada por un peculiar agente especial del FBI de origen catalán, Josep Smith. En el acto de presentación, celebrado en una galería de arte del centro de la capital, se encontraban, entre otras personalidades, dos ex ministros del Interior, José Barrionuevo, en el público, y el también ex vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, este en el estrado explicando algunos aspectos del relato y realizando una crítica del mismo. Asimismo, compartieron protagonismo con la autora, Daniel Fernández, director de Edhasa, y Marc Varry, que durante muchos años fue jefe del FBI en España.

Los millones de Baltasar Garzón, el abogado sin toga: la lista de sus polémicos clientes

Baltasar Garzón, entre sus múltiples ‘tareas’, da conferencias

España
Javier Castro- Villacañas (9/9/2019)
Baltasar Garzón no para: es abogado, conferenciante, presentador de programas de radio y televisión, consultor, asesor internacional, político… Siguiendo a Ortega y Gasset estaríamos ante un claro ejemplo de “Garzón y sus circunstancias” que, la mayoría de las veces, van unidas a intereses crematísticos. Algo así como un negocio unipersonal denominado “Garzón S.A.” donde el volumen de facturación aparece directamente relacionado con la popularidad del titular de la marca registrada. Y esa marca registrada, esta semana, ha vuelto a estar en jaque tras desvelarse que cobró 1’85 millones de euros por asesorar a un general chavista.

Asesinato en Miami

Asesinato en Miami

España
Espacios Europeos (18/4/2018)
No es frecuente que Espacios Europeos se haga eco de una novedad editorial –aunque a veces  hemos andado ese camino– y menos aún del género policiaco. En esta ocasión hacemos la excepción por la participación, en calidad de editor, del colaborador habitual de nuestra tertulia, Aniceto Setién.

Asesinato en MiamiSetién nos cuenta que él había propuesto otro título menos explícito– es la primera incursión en la novela negra de María José Elices, exsenadora, ex concejala en el ayuntamiento de Tarragona y que ha tenido distintos puestos de responsabilidad en el mundo político y empresarial. Elices ya firmó hace años una biografía sobre el malogrado político navarro Carlos Chivite pero su obra literaria da, en esta ocasión, un vuelco de ciento ochenta grados.

El relato, ambientado en Miami, Nueva York y Los Ángeles y con un nivel de documentación impecable, está protagonizado por un agente especial del FBI, pero cuyo nombre de pila y orígenes se sitúan en Cataluña. Es nieto de un militante del PSUC que hizo

El atentado contra Cubillo, las cloacas del Estado y los eminentes

Antonio Cubillo, líder del MPAIAC,

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (30/1/2017)
Tan enfrascados estamos en lo cotidiano, y ensimismados en nuestros propios problemas, que marginamos, apartamos de nuestra mente, todo aquello que creemos no nos afecta. ¿Por qué digo esto?  Sencillamente, porque muchos de esos sucesos, escandalosos en su mayoría, afectan en lo más profundo a nuestra calidad democrática. Y, por otro lado, los personajes protagonistas de hechos o acontecimientos acaecidos en tiempos pasados, aunque no muy lejanos, deambulan todavía por estos lares como si lo sucedido no fuera con ellos. A estos personajes les suelo llamar “eminentes”. Ellos ocupan los puestos más altos en nuestra sociedad –generalmente en lo político o institucional-, y están por encima del bien y del mal. Son intocables. Los hay de todo pelaje, condición, ideología y creencia religiosa. Ya se sabe que a esos puestos eminentes, como a las cimas, sólo suben las águilas y las serpientes.

Un sucio asunto nos desvela como actúan. Situémonos en el 5 de abril de 1978 en Argel, capital de Argelia. Mejor, en los prolegómenos de esa fecha. Y conozcamos a un personaje de novela negra, utilizado por eminentes del momento. Me refiero a  José Luis Espinosa Pardo, confidente, espía, y hombre de pocos

El Demacre

El Demacre, de Juan Muñoz Flórez

El Demacre, de Juan Muñoz Flórez

España
Luis Sarabia (25/10/2016)
Situémonos: Madrid. Un verano de esos de calor homicida. Un tipo inteligente con alergia al trabajo. Drogas. Amigos banqueros o doctorandos. Amigos de barrio sin la ESO. Drogas. Una serie de brillantes ideas catastróficas. Un amor digno de poema épico que parece amenazado. Drogas.

Estos (y muchos otros) son los ingredientes de El Demacre, una novela magistralmente escrita por Juan Muñoz Flórez e incluida entre las cinco finalistas al Premio Guillermo de Baskerville 2016 a mejor novela independiente, que se falla a principios de 2017.

Para los amantes de las etiquetas, podríamos catalogarla como novela negra, una especie de thriller trepidante en el que los habitantes de las trastiendas de la sociedad entran en conflicto porque la mentira siempre parece el camino más directo hacia ingentes cantidades de dinero fácil. Y como en toda buena novela negra, la trama hace de trasfondo de lo realmente importante: las reflexiones acerca del inframundo tentador y decadente en el que se mueven los personajes; pero, sobre todo, del mundo luminoso oficial, tan podrido como aquel, del que huyen despavoridos cuando terminan de tomar cañas en sus entrañables terrazas.

Robert Wilson: «En España se ve la corrupción como normal»

España
espacioseuropeos.com (24/10/2010)bandera-de-espana
El diario La Razón publicó ayer una entrevista con el escritor británico Robert Wilson, especializado en novela negra, de la que nos interesa resaltar su opinión sobre los españoles respecto a la situación política, y más en concreto sobre la corrupción. La entrevista realizada por Laura Seoane recoge las opiniones del escritor: «En España se ve la corrupción como normal», afirma  Wilson.

Joan Saura reclama el Estado federal y la dimisión del Tribunal Constitucional

J.M.G.T. (21/11/2009)joan-sarda-consejero-de-interior
Joan Saura, en respuesta a una pregunta formulada en nombre de espacioseuropeos.com, contestó que las llamadas embajadas de Cataluña en el extranjero, en realidad son oficinas de representación. Que algunos actos los hacen en las embajadas españolas, y puso un ejemplo que ha tenido lugar en México. Que tales oficinas no contribuyen al debilitamiento sino al fortalecimiento del Estado español,    aseguró, impertérrito, ante nuestra pregunta que, creyendo ingenuamente lo contrario, trataba de

Cortando manos y exterminando a millones de personas: cómo el rey de Bélgica estableció un régimen de terror en el Congo para enriquecerse

Castigo corporal de un esclavo.
Wikipedia / CC 3.0

Internacional
Espacios Europeos (19/6/2020)
Se calcula que entre tres y más de 20 millones de personas murieron víctimas del régimen establecido por Leopoldo II en el llamado Estado Libre del Congo, que el monarca administró como su propiedad privada a finales del siglo XIX y principios del XX.

A medida que en EE.UU. y otros países se desarrollan protestas contra el racismo y la brutalidad policial, en Bélgica la ira de los manifestantes se dirige contra el símbolo histórico de las atrocidades de la política racial: el rey Leopoldo II.

Una petición que exige eliminar todos los monumentos al monarca en la capital del país, Bruselas, ha sido suscrita ya por más de 42.000 personas desde el lunes. Otra petición análoga, dirigida a las autoridades de la ciudad de Ostende, cuenta con más de 7.000 adhesiones.

Entre tanto, varias estatuas de Leopoldo II han sido atacadas en distintas partes del país. Por ejemplo, en Gante un busto del rey fue cubierto con una tela con la inscripción ‘I can’t breathe’ (‘No puedo respirar’ en inglés), las últimas palabras que pronunció el afroestadounidense George Floyd antes de morir como consecuencia de la brutalidad policial en Mineápolis. En un suburbio de Amberes, un grupo de desconocidos prendió fuego a una estatua del monarca.

Para entender la repulsión que sienten algunos belgas hacia la figura del rey, hay que echar un vistazo a la colonización del Congo, considerado por varios contemporáneos e investigadores como uno de los peores ejemplos del colonialismo europeo.

Administrar el Congo como una propiedad privada
Nacido en 1835, Leopoldo II ascendió al trono en 1865 y gobernó Bélgica hasta su muerte en 1909. Casi la mitad de este periodo, entre 1885 y 1908, fue el monarca absoluto y el único propietario del Estado Libre del Congo, que gestionó como una posesión privada con el beneplácito de las otras naciones europeas con intereses coloniales en África.

A pesar de que formalmente el objetivo del proyecto era ‘civilizar’ a los habitantes locales y mejorar sus condiciones de vida, pronto la empresa se redujo a la explotación ilimitada de las riquezas de la enorme colonia, 80 veces más grande que Bélgica.

Debido a la falta de contabilidad, el volumen de los recursos extraídos por los funcionarios del monarca, que nunca puso un pie en el Congo, sigue siendo desconocido. Se estima, sin embargo, que en los 23 años que el territorio africano estuvo bajo la dominación personal de Leopoldo II el rey ganó cerca de 220 millones de francos de la época, equivalentes a más de 1.000 millones de dólares de hoy.

El corazón de las tinieblas
Estos niveles de explotación podían lograrse solo mediante un régimen de terror generalizado y con la ayuda de la impunidad de los oficiales europeos. En el Congo de Leopoldo II eran comunes prácticas como la toma de rehenes entre la población local, así como los castigos corporales, las mutilaciones y las expediciones punitivas contra aldeas que no hubieran cumplido la cuota de producción de marfil o caucho.

A partir de los años 1890, varios contemporáneos —entre ellos Anatole France, Mark Twain y Arthur Conan Doyle— denunciaron el régimen de terror establecido en el Congo. El texto más famoso que refleja las atrocidades que se cometían diariamente en la colonia privada del rey belga es la novela ‘El corazón de las tinieblas‘, del escritor británico nacido en el Imperio ruso Joseph Conrad.

Antes de que una campaña pública internacional obligara a Leopoldo II a vender su posesión africana al Estado belga, su existencia resultó en la muerte de una gran parte de la población congolesa.

A falta de censos, el número exacto de las víctimas del régimen colonizador se desconoce, aunque las estimaciones varían entre tres y más de 20 millones de personas.

Ciertamente, con una pérdida de población estimada en 10 millones de personas, lo que sucedió en el Congo podría razonablemente llamarse la parte más asesina del reparto europeo de África.
Adam Hochschild, historiador

“En Berlín no hay estatuas de Hitler”
En ese contexto, es comprensible que una parte de la sociedad belga repudie la figura de Leopoldo II.

Muchos turistas vienen a Bruselas cada año. ¿Es esta realmente la imagen que queremos darles de esta ciudad?“, dijo al diario belga De Standaard el impulsor de la petición, Noah, un adolescente de 14 años.

Niños y mujeres con manos amputadas como medida punitiva.
Wikipedia / CC 3.0

En Berlín no hay estatuas de Adolf Hitler, ¿verdad? Me molestan las estatuas y me siento mal cuando las veo en Bruselas“, agregó Noah, que asegura que el racismo sigue vigente en el país.

Arrestan en Francia a “uno de los fugitivos más buscados del mundo“, responsable del genocidio de cerca de 800.000 personas.

Apuesto a que todas las personas negras en Bélgica han tenido alguna experiencia relacionada con el color de su piel. Finalmente, después de un tiempo te pones un arnés para dejar de sentir emociones cuando experimentas algo racista. Me temo que es una armadura que tendré que usar el resto de mi vida“, confesó el chico, cuyos padres inmigraron a Bélgica desde el Congo.

Sin embargo, hay otra visión de la polémica. En una publicación en Facebook, el alcalde de Ostende, Bart Tommelein, se negó a retirar las estatuas del monarca, argumentando que esta medida no resolverá el problema.

La eliminación de una estatua histórica no elimina el racismo en nuestra sociedad. Es mejor informar claramente sobre él“, escribió Tommelein.

Fuente: Actualidad RT.

EEUU: El terrorismo blanco y sus fantasías

Supremacia blanca.

Internacional
Jorge Majfud (9/8/2019)
Hace décadas que escribimos y contestamos llamadas de medios para discutir las matanzas en Estados Unidos. Virginia Tech, Sandy Hook, Orlando, Las Vegas… Por no hablar de la criminalidad común de varias ciudades grandes que se aproximan bastante a los vergonzosos números de algunos países de América Central. Uruguay está bajo una fuerte crítica, interna y de Estados Unidos, por haber aumentado su tasa de asesinatos hasta 11.2 cada cien mil habitantes mientras sus turistas se sienten seguros en Miami Beach, sin reparar que la ciudad de Miami, en sus mínimos históricos, tiene la misma tasa de asesinatos. Por no hablar de otras cuarenta grandes ciudades que superan esos guarismos, como St. Louis, que llega a 60.

No en pocas ocasiones me he despedido de esos amigos periodistas con el doloroso humor negro de “hasta la próxima matanza”. En mis clases, algunos estudiantes me han reprochado la dureza de este tipo de expresiones. Tal vez es parte del problema que comparte la religión de las armas con el racismo rampante de este país: se cuida demasiado el lenguaje para no ofender a nadie pero no se soluciona el problema. Se lo empeora.

Pérez Henares: “No tenemos que ir pidiendo perdón por haber descubierto América”

Antonio Pérez Henares en el despacho de su casa, en Madrid. Fotografía de ALBERTO DI LOLLI.

España
Victoria Gallardo (1/8/2019)
Recuerda Antonio Pérez Henares (Bujalaro, Guadalajara, 1953) que ni a Lorca, ni a Neruda ni a Machado se les cayó nunca la palabra “España” de la boca. Ahora, el escritor y periodista asegura que España se ha convertido para muchos en “Estepaís”, y achaca esta mutación a “una cosa ‘progre’, entendido aquí lo ‘pogre’ como algo profundamente peyorativo”. “Me parece ridículo. ¿Cómo se llama el PCE? ¿Y el PSOE? ¿Acaso deberíamos llamarlo Partido Socialista Obrero de Estepaís?”, cuestiona.


Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal