No nos duelen prendas…

N. de la R. (10/11/2008)
La última decisión del CAC (Consejo Audiovisual de Cataluña), dependiente de la Generalitat de Cataluña, no nos ha sorprendido. La decisión del CAC de silenciar a varias emisoras críticas con el nacionalismo en Cataluña, que habían denunciado los dispendios de la «clase política» que conforma el actual Gobierno de la Generalitat.

La medida de silenciar a determinadas emisoras de radio afecta a la COPE, que ha perdido las licencias en las ciudades de Gerona y Lérida; Punto Radio (Vocento) y Unidad Editorial, el grupo del diario «El Mundo» y Radio Marca, entre otras. En todos los casos, repetimos, los perjudicados han sido medios críticos con el poder nacionalista catalán.

Sin duda alguna es una medida antidemocrática, sin parangón, excepto en las dictaduras más reaccionarias. Es un intento de silenciar a los medios que han osado denunciar las innumerables tropelías del Gobierno de Cataluña.

Al Grupo Vocento (Punto Radio), le han retirado tres de sus licencias (Osona, Cerdaña y Valle de Arán); Unidad Editorial, de golpe y porrazo, se ha quedado sin las 54 licencias que había solicitado en este concurso.

En la decisión del CAC, ha habido, lógicamente, beneficiados, por este reparto; son el Grupo Godó, Planeta y la Cadena SER.

Nuestra postura, independientemente de los medios de comunicación afectados, su propiedad o ideología, es solidarizarnos con los afectados por esta medida antidemocrática y arbitraria, más propia de regímenes dictatoriales.

 

No hay etiquetas para esta entrada.

Los comentarios están cerrados.

Espacios Europeos, Diario digital
La otra cara de la Política