Sucesos extraños; reflexiones de un mal pensado (IV)

Juan Carlos I de España.

Juan Carlos I de España.

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (1/11/2016)
Tras la última entrega de estos “sucesos extraños”, en la que comentaba el óbito acaecido el 29 de marzo del año 1956. Aquel fatídico día –sobre todo para el afectado-, murió Alfonso de Borbón, hermano del rey de España, Juan Carlos I, ambos hijos de Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona. Alfonsito, como así se le conocía, falleció a consecuencia de un disparo en la cabeza, mientras los dos hermanos jugaban con una pistola. Eso al menos es lo que figura en el comunicado de prensa hecho por la embajada española en Portugal.

El único que sabe lo que realmente pasó fue Juan Carlos I. Nunca hubo una investigación, ni tan siquiera de trámite. Juan Carlos tenía 18 años, y 15 su hermano Alfonsito.



Prisas para aforar a Juan Carlos: es uno de los 54 españoles que recurrió a la mafia Gürtel en Suiza

El rey Juan Carlos y el presunto mafioso Gao Ping

El rey Juan Carlos y el presunto mafioso Gao Ping

España
espacioseuropeos (29/6/2014)
Las prisas para aforar judicialmente y con ello intentar blindar a Juan Carlos de Borbón tienen al menos una explicación y la acusación es clara, directa y concreta. La formula el mejor periodista de investigación de España, Manuel Cerdán, que fue director en la época dorada de “Interviú” y hoy escribe lo que puede en “El Confidencial”: el ciudadano y ex jefe de Estado, Juan Carlos de Borbón, es uno de los 32 españoles y 22 empresas hispanas que poseen parte de su fortuna escondida en Suiza.



Hace treinta y cuatro años, dos meses y un día, de las primeras elecciones democráticas después de Franco

Mi Columna
Eugenio  Pordomingo (16/8/2011)eugenio-pordomingo
Somos limpios como la paloma y astutos como la ser­piente”, afirmó Manuel Fraga Iribarne en un mitin de la campaña electoral de aquellas primeras elecciones generales del 15 de junio de 1977 tras la muerte del dictador Francisco Franco. El ejemplo -la cita aludida- no fue, que se diga muy acertada, pues ni la paloma es limpia ni la serpiente astuta. La primera ensucia todo lo que está a su alcance con sus abundantes y verdosos excrementos; y la segunda, tiene un cerebro muy pequeño y poco desarrolla­do, como la mayoría de los reptiles, aunque muchos ofidios tengan en sus colmillos poderosos y mortíferos  venenos.

Como mera curiosidad, hay que decir que Fraga tomó la frase prestada  -aunque no la debió memorizar bien- de San Mateo, y la reprodujo erróneamente. El apóstol dijo: “Mirad que yo os envío como ovejas en medio de los lobos. Por tanto, habéis de ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas”.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal