Arrodillarse en defensa de la justicia

Colin Kaepernick, jugador de fútbol americano.

Estados Unidos
Amy Goodman y Denis Moynihan (4/10/2017)
En agosto del año pasado, un valiente atleta llamado Colin Kaepernick adoptó una postura de protesta: no ponerse de pie. El mariscal de campo de los San Francisco 49ers permaneció sentado mientras sonaba el himno nacional previo a un partido de la Liga Nacional de Fútbol Americano de Estados Unidos (NFL, por su sigla en inglés). “No me voy a parar para demostrar mi orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas negras y de color”, declaró ante NFL.com. “Esto va más allá del fútbol americano. Hay cadáveres en la calle y personas con licencia paga que quedan impunes del asesinato que cometieron”, agregó, en referencia a la creciente cantidad de hombres afroestadounidenses abatidos impunemente por la policía. Como Rosa Parks, Colin Kaepernick se sentó y se negó a levantarse. Y como Rosa Parks en ese autobús de Montgomery hace más de 60 años, Colin Kaepernick dio inicio a un movimiento.

“Lo que hizo Colin no fue un ataque contra el himno, ni contra los militares. Ni siquiera fue un ataque contra la policía. Fue un ataque contra la injusticia”.



58 años después

Sáhara Occidental/España
Javier Perote (1/12/2013)

Javier Perote

Javier Perote

Yo he sufrido el apartheid. No soy negro, que soy blanco, pero he sufrido el apartheid. Como yo, hubo muchos blancos, miles, cientos de miles de blancos que se movilizaron en el mundo entero para derribar las leyes raciales porque les dolía el apartheid. Las leyes raciales eran injustas y absurdas. El racismo provocaba desigualdades en la vida de unos y otros, blancos y negros, crueles e insoportables. Había ciudades en que los negros debían subir al autobús por la puerta de atrás y ceder el asiento a los blancos.

Un día, una mujer, Rosa Parks, se negó a ceder el asiento a un blanco. Fue el primero de diciembre de 1955 en Montgomery (EEUU). Rosa Parks cogió el autobús y ocupó el primer asiento que vio libre, enseguida empezaron a entrar blancos, y los negros que iban sentados se levantaron y cedieron sus asiento; todos menos Rosa Parks. A pesar de las presiones, los insultos y las amenazas se negó a ceder. La zarandearon y la llevaron detenida. Esta fue la chispa que encendió las grandes revueltas por la abolición de las leyes racistas que muchos años después llevaron a un negro a la presidencia del país. Barak Obama recordaba aquel hecho en el acto de toma de posesión como senador:

Rosa no se negó a ceder el asiento porque estuviera cansada como dijeron los que trataron de disculparla; no, de lo que estaba cansada era de ceder el asiento como ella misma dijo.



Por siempre, Rosa Parks, la mujer que dio inicio al movimiento contra la segregación

Estados Unidos
Amy Goodman (6/7/2013)Rosa Parks
El 1° de diciembre de 1955, Rosa Parks se hizo famosa por negarse a darle su asiento en el autobús a un pasajero blanco en Montgomery, Alabama, hecho que dio inicio al actual movimiento por los derechos civiles. El lunes 4 de febrero se cumplen cien años de su nacimiento. En 2005, Rosa falleció a los 92 años de edad y gran parte de los medios la describió como una costurera cansada, no como una persona problemática. Pero los medios se equivocaron. Rosa Parks era una rebelde de primera categoría.



Las voces de la resistencia siguen cantando

Estados Unidos
Amy Goodman (15/1/2009)
Fuertes voces por la paz nos han dejado este año, gente que utilizó su arte para el cambio social, y que a menudo debió pagar un alto costo personal.

Odetta fue una legendaria cantante de folk del movimiento de derechos civiles.

Considerada la “Reina de la Música Folk Estadounidense”, dio a conocer la música folk, el blues y el gospel afro-estadounidenses a las audiencias de todo el mundo.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal