Abaha (29/5/2008)

Se dice que los animales -los que no llevan zapatos ni corbata- barruntan la tormenta. Los tsunamis pocas veces pillan desprevenidos a los animales. Se dice que en el tsunami de Indonesia, los elefantes, perros y demás caterva de la fauna de la zona, huyeron días u horas antes, hacía las alturas. Presagiaban el temporal…

Pues algo parecido sucede ahora con todo lo que rodea a Guinea Ecuatorial. Los foros están medio muertos; las web, no recogen las largas peroratas escritas de unos y otros. Los comentarios, las reuniones, los conchabeos se han vuelto más discretos. Los teléfonos se han tornado discretos. Es como si se esperara una «tormenta».

«Tormenta negra» se llama el tsunami en marcha. Aunque en este caso, las «perdices» no se van a las colinas…