Carta Abierta de Luis Portillo sobre el Sáhara Occidental dirigida al Director del diario El País

GiGenocidio saharaui

Sáhara Occidental
Espacios Europeos (9/10/2019)
El pasado mes de abril, en su última resolución relativa al Sáhara Occidental, el Consejo de Seguridad de la ONU prorrogó por seis meses más el mandato de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental), cuya actuación ha sido duramente censurada hasta por el halcón John Bolton, por haber sido incapaz de llevar a cabo su principal cometido en todos estos años, desde su creación en 1991.

A finales del presente mes de octubre finaliza ese plazo de seis meses y, en su caso, el C. S. deberá prorrogarlo de nuevo.

Con ese motivo, y considerando que la cuestión del Sáhara Occidental es un tema de plena actualidad, Luis Portillo nos envía, para su publicación, la carta que dirigió al director de El País en 2007, que había permanecido ‘desaparecida’ de Internet hasta fecha reciente, y cuyo contenido, además de conservar su vigencia, puede interesar  a los lectores.

El autor quiere dejar claro que los comentarios y críticas vertidas en dicha misiva, en ningún momento pretendieron ser un ataque a la persona –ad hominem- de uno de los mejores profesionales y expertos en el Magreb, sino una crítica a las ideas recibidas, su aceptación acrítica y la perversión, inconsciente o no, del lenguaje utilizado en los medios de comunicación.

CARTA ABIERTA SOBRE EL SÁHARA OCCIDENTAL
AL DIRECTOR DEL DIARIO EL PAÍS

Sáhara: las cosas claras

Luis Portillo Pasqual del Riquelme (18/6/ 2007)
Sr. Director del diario EL PAÍS:
Hoy, 18 de junio de 2007, se inician cerca de Nueva York las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario establecidas en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de 30 de abril pasado. Ayer domingo, 17 de junio, EL PAÍS publicó, en la página 17, una crónica al respecto, de Ignacio Cembrero, titulada «Marruecos y el Polisario abren las negociaciones sobre el Sáhara»[1].

Al igual que en mi artículo anterior[2] -que ustedes no quisieron publicar- considero obligado ahora hacer algunas precisiones y comentarios sobre la información contenida en la crónica arriba mencionada:

1) España no descolonizó el Sáhara Occidental entregándolo a Marruecos y Mauritania, como señala el Sr. Cembrero. España, lisa y llanamente, abandonó (que no descolonizó) el Sáhara, dejando al pueblo saharaui en manos de los dos países mencionados. Marruecos bombardeó con napalm y fósforo, despiadadamente, a la población saharaui en plena huída, como acaba de publicar, una vez más, el número de junio de 2007 de la prestigiosa revista National Geographic España[3] (página 74), y como ha quedado descrito y denunciado en otras publicaciones. Este genocidio sigue hoy impune, como ha señalado Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal Anticorrupción, en El Periódico de Catalunya[4]. Si España hubiera descolonizado, como pidió la ONU ya en la década de 1960, la Cuestión Saharaui no seguiría todavía hoy pendiente en el Consejo de Seguridad de la ONU, ni se estarían celebrando las actuales negociaciones en Nueva York. España no asumió entonces sus responsabilidades legales y políticas, y el actual Gobierno –al igual que los anteriores- sigue sin asumirlas hoy.

Salvo que se trate de un desafortunado… ¿desliz?, decir que España descolonizó el Sáhara Occidental en 1975 es una falsedad o una mentira y un intento de confundir y manipular a la opinión pública, algo que se viene practicando cada vez más y con menos vergüenza, como han señalado personalidades de la talla de José Saramago, José Luis Sampedro, Rosa Regás, José Vidal-Beneyto o Josep Ramoneda, o como simplemente sabe cualquier ciudadano medianamente informado.

No, España no sólo no descolonizó el Sáhara Occidental, sino que los españoles –Ejército incluido- nos fuimos con el rabo entre las piernas; en un momento delicado y complejo, sí; pero no por ello hay que ocultar la verdad y tergiversar la Historia.

Me temo que apenas se conoce el contenido de  la “Moción consecuencia de interpelación del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, por la que se insta al Gobierno [de España] a la adopción de determinadas medidas para alcanzar una solución en el conflicto del Sáhara Occidental” (Diario de Sesiones del Senado.- Sesión del Pleno celebrado el martes, 17 de abril de 2007)[5]. En el debate de dicha moción –y hay otras muchas iniciativas parlamentarias, en Congreso y Senado, en las que se ha tratado ampliamente este tema- se habla bien claro de qué ha hecho España en el Sáhara, en Marruecos y por el pueblo saharaui, y de cómo se ha tratado este grave y vergonzante asunto. Que haya tenido que ser el Partido Popular (PP) quien al final “se haya llevado el gato al agua y se haya apuntado el tanto”, aunque sólo sea de boquilla –como en su día me dijo un miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)-, es, desde luego, una vergüenza para la izquierda. Pero le está bien empleado al PSOE, por irresponsable y miope, y por no querer asumir sus responsabilidades, ya que se reclama de izquierdas. (En cualquier caso, no debiera tratarse de “figurar” y de “apuntarse el tanto”, sino de apoyar real y políticamente al pueblo saharaui. Pero este es otro cantar).

Sí, se miente y manipula de muchas maneras, y ustedes lo saben perfectamente: según que se publique o no; según dónde, cómo y cuándo se publica; y según qué se diga en la publicación, como en la crónica aquí comentada.

EL PAÍS se ha negado a abrir un debate serio –y me estoy refiriendo a un debate de opiniones entre los propios expertos españoles, que no es mi caso- sobre la Cuestión Saharaui y, salvo circunstancias excepcionales –como “Abre tus ojos al Sáhara”[6], artículo éste que ha precisado el aval y la firma de más de medio centenar de profesionales de prestigio del mundo del cine para “merecer” ser publicado, y que constituye la excepción que confirma la regla-, ustedes han desviado conscientemente la atención hacia la posición del Gobierno marroquí –que usurpa y transgrede la legalidad internacional-, publicando fundamentalmente artículos de voceros de la torticera Monarquía alauita (Estado-delincuente para unos o simplemente país-invasor para otros). Pero claro, esto resultaba más fácil, más cómodo y más rentable. A costa, claro está, del pueblo saharaui, que parece importarle a ustedes bien poco.

2) El hecho de que Rabat haya incluido en su equipo negociador a “un saharaui promarroquí, con la clara intención de demostrar que el Polisario no es el único representante de los saharauis”, no deja de ser una majadería suprema. Yo soy español –también ciudadano de la UE, no lo olvidemos- y en algunas cosas, como en la cuestión del Sáhara Occidental, no me siento representado por mi presidente de Gobierno, ni tampoco por el partido que lo sustenta (tampoco por el PP, claro está); ni creo que todos los españoles tengamos que pensar como el Sr. Zapatero o como el Sr. Rajoy. Afortunadamente.

Combatiente del Frente Polisario

Pero además, según tengo entendido, el mencionado individuo (saharaui promarroquí) no sólo es un traidor a su patria y a su pueblo, sino también uno de los más afamados torturadores de la zona. De ser cierto esto, desde luego que añadiría problemas a la negociación.

Todos sabemos qué métodos se utilizan para corromper y dividir; entre otros, una buena posición y unos buenos fajos de billetes a unas cuantos “significados”, y el paro y la miseria para los que les siguen, creyendo que también ellos van a alcanzar esas prebendas (algo que se podrá ofrecer a unos pocos, pero no a todo un pueblo invadido, ocupado, expulsado y masacrado). Traidores y miserables los ha habido, los hay y los habrá en todas partes. Y para el significado de la palabra traidor, me remito a las acepciones del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

3) “El Polisario acude, además, con intención de denunciar la represión […] casi ignorada por la prensa europea”. Habría que añadir que EL PAÍS forma parte de la “prensa europea”. No se quejarán ustedes de que los teletipos de las agencias de noticias no les han venido informando puntualmente de esa brutal y persistente represión, así como de las reiteradas cartas de denuncia del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) al secretario general de la ONU. Ustedes han dispuesto de esa información, ¿verdad? ¿Y la han publicado oportuna y adecuadamente?

En España también sabemos mucho de esto, de cómo se portó la “prensa europea” y los Gobiernos de las “democracias occidentales” con la legítima y constitucional República española, y de cómo se la abandonó en las garras del fascismo (Ángel Viñas, entre otros muchos). Y ahora, nosotros hacemos lo mismo con la RASD y con el pueblo saharaui. ¡Hasta la hipocresía se ha convertido hoy en un valor rentable y cotizable en Bolsa! Habría que decir aquello de “pálpense la cartera, que suele estar a la derecha, en la chaqueta, al otro lado del corazón, que está a la izquierda”.

Miren ustedes, yo soy un ciudadano de a pie, con escasísimo y costosísimo tiempo para dedicar unas horas a escribir estas míseras líneas. Quiero decir que no dispongo de los medios, estructuras e infraestructuras –ni mucho menos de los conocimientos, relaciones y documentos- de que ustedes sí disponen. Pero de un solo documento de la Agencia Sahara Press Service (SPS), fechado el 23/12/2006, extraigo –y es sólo una muestra- la siguiente información[7]:

Desde la invasión marroquí del Sáhara Occidental en 1975, «hemos censado 4.500 saharauis capturados y luego mantenidos secretamente en mazmorras sórdidas, 322 de los cuales han estado así durante 16 años». «Igualmente hemos contado durante este periodo 20.000 casos de detenciones arbitrarias y 250 asesinatos políticos contra militantes saharauis». Las autoridades marroquíes «pretenden que están desarrollando los territorios ocupados mientras que sólo las infraestructuras de seguridad y represivas se encuentran en buen estado en El Aaiún». «Los colonos marroquíes tienen todos los cafés y los comercios de la capital saharaui ocupada, mientras que los saharauis autóctonos están en su mayoría sin empleo, o se ven obligados a emigrar» para ganarse la vida. «Paralelamente a esta represión, las autoridades coloniales marroquíes organizan, financian y reclutan las redes de emigración clandestina a las islas Canarias», que sólo están a 100 km de las costas saharauis. «En un territorio totalmente rodeado por 160.000 soldados y miles de guardias y de policías, ¿cómo pueden funcionar las redes sin que haya complicidad, incluso apoyo directo, para empujar a los jóvenes saharauis a dejar su país?». Y hay centenares de denuncias de este tipo. Los teletipos de las agencias que transmiten esas denuncias no paran de funcionar. ¿Por qué no se publica esa información?

De modo que no veo porqué los saharauis van a ir a negociar con Marruecos hablando de arcángeles celestiales, si además, por descontado, la “prensa europea” hace mutis por el foro. Porque aquí, en nuestra España autonómica, de lo que se habla es de fútbol y de shows electorales, pero no de justicia ni de flagrantes injusticias, como la perpetrada contra el pueblo saharaui. Y ya está bien de esconder el rabo entre las piernas.

¿Tampoco recuerdan ustedes, por ejemplo, que Marruecos prohibió las visitas al Sáhara -para que no se viera ni se supiera- no ya de las ONGs judeo-masónicas-comunistoides-subversivas, sino incluso la visita de una delegación oficial del Parlamento Europeo? (I. Cembrero, 7/10/2006)[8].

Y no entiendo por qué ese empeño de ustedes en calificar de “independentistas” a los saharauis, como si fuera un término peyorativo, cercano ya al de “terrorista”, que todo llegará en su momento. Pues bien, no hace tanto tiempo (22/01/2007), el propio diario EL PAÍS daba el siguiente titular (aproximadamente): “El VII Foro Social Mundial reivindica la independencia del Sáhara Occidental”. (El VII FSM se celebró este año en Nairobi, capital de Kenya, África). En otros términos, ¿no es bastante anacrónico que la última colonia de África tenga que reivindicar -¡en pleno siglo XXI!- su independencia? ¿Qué sucedió con las otras ex colonias, hoy naciones independientes? ¿No reclamaron su independencia? ¿Es que vamos a volver ahora –en el caso del Sáhara Occidental- a la “política de no-injerencia” (¡que ya quisiéramos!) como hicieron las “democracias occidentales” con la República española?

4) “… El Polisario ha echado el resto para movilizar a sus partidarios en vísperas de la negociación y crear así un ambiente hostil a Marruecos intentando mostrar a la comunidad internacional que la calle está en su contra”.

Miren ustedes, yo no soy Polisario (soy cartagenero), ni tampoco soy saharaui (aunque sí he pedido la nacionalidad saharaui, hace unas pocas semanas, en un acto simbólico celebrado en la Facultad de Ciencias de la Información –la de ustedes, los periodistas- de la Universidad Complutense de Madrid, acto que, s.e.u.o., ustedes silenciaron por completo; como también silenciaron –“prensa europea”- las primeras Jornadas de Apoyo al Pueblo Saharaui organizadas por todas -¡todas!- las universidades públicas de Madrid, celebradas en el muy céntrico y conocido Círculo de Bellas Artes de Madrid: Tres días completos, con un montón de excepcionales ponentes y cinco universidades conjuntamente. Eso –ni siquiera lo que allí se debatió- no era para ustedes noticia, ni siquiera noticia “cultural” (aquí podríamos añadir aquello de “¡Qué país!”). Como tampoco dedicaron una sola línea a las Jornadas celebradas algo más lejos, en la Universidad de Leeds, Reino Unido; ni a muchos otros actos de solidaridad realizados por toda nuestra propia geografía. Las noticias, ya se sabe, son los magnates, el reloj de Bush –con sus diversas secuencias-, el boicot del PP al Sr. Polanco, el triunfo del Real Madrid…, pero no el pueblo saharaui).

Y a pesar de no ser saharaui, como digo, estos días, sin que nadie me lo haya pedido y sin “oro de Moscú”, yo –y otras muchas personas- también hemos echado el resto. Hemos escrito a los medios de comunicación, nos hemos manifestado en la calle, hemos ido a saludar al secretario general de la ONU a las puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores, para recordarle a S. E. y al ministro Sr. Moratinos que el Sáhara no se vende, que Marruecos es culpable e invasor, y España responsable; y otras tonterías de esas que, ya sabe usted, solemos gritar los pancarteros y la gente de mal, el vulgo y el populacho en la calle para reclamar derechos, justicia, para recordar (¿dónde fue a parar la memoria histórica?) que nosotros fuimos la Metrópoli y los abandonamos, que estuvimos viviendo durante todo un siglo en su tierra y bastante bien, por cierto. Y ahora, si te he visto no me acuerdo. A mí, personalmente, me da asco y vergüenza. Debe de ser cosa de mi “talante”, que es lo que ahora se lleva.

Integrantes de la Marcha Verde agitan banderas de EE.UU. / ABC

Pero además, debo aclarar que el pueblo saharaui no crea ningún “ambiente hostil a Marruecos”. Es todo lo contrario: Marruecos es quien ha creado no ya el ambiente hostil, sino quien ha invadido y ocupado el territorio saharaui; quien ha expulsado, torturado y “desaparecido” a sus gentes; quien les bombardeó con napalm y fósforo y quien prosigue su brutal represión. Vamos, que no es un Estado de Derecho ni de lejos. Así que pongamos las cosas en su sitio y hablemos “con propiedad”. Son ustedes periodistas, cronistas de la realidad; pero como se ve, también pueden ser –y no señalo a nadie en concreto- difusores de mentiras y silenciadores o censores de verdades como puños. Todos tendremos que mejorar mucho en nuestro trabajo.

De otra parte, ¿no se moviliza aquí al personal, por ejemplo, para las elecciones (con tanto tranvía y tantas promesas que luego van a parar al cubo de la basura) y, también por ejemplo, para el fútbol (con grandes festejos en la plaza de Cibeles, baños en las fuentes públicas, caravanas de automóviles polucionando el ambiente con sus cláxones y su CO2?). Pues, de nuevo, pongamos las cosas en su sitio. ¿Es anormal y/o perverso que el Frente Polisario –representante legítimo del Pueblo Saharaui, reconocido por Naciones Unidas- movilice a su gente en vísperas de una negociación/chantaje que lleva ¡32 años! esperando? ¿Es que no movilizan el PP o el PSOE a los suyos cuando les interesa? Pues entonces, ¿de qué estamos hablando? ¿Qué mensaje se pretende transmitir? ¿Quién conforma ese lenguaje?

Y también hay que repetir que mientras nosotros, los españoles, celebramos nuestros 30 años de democracia, ellos, los saharauis, han sido los grandes perdedores de esta “modélica” Transición, los grandes olvidados y abandonados, los condenados de la tierra, como escribiera Franz Fanon. Y la Transición estará incompleta –last but not least– mientras el pueblo saharaui no recupere su libertad y sus derechos –que otros les han robado-, mientras no haya un referéndum justo y transparente de autodeterminación, y mientras no se les reconozca y compense los estragos causados (“prensa europea”, ¿dónde estás?).

¿No movilizó acaso el Monarca alauita a sus huestes, incluyendo ignorantes, analfabetos y delincuentes –desviando así la presión interior y los intentos de golpe de Estado- con su Marcha Verde (del tándem Hassan/Kissinger). ¿A qué viene ahora escandalizarse, rasgarse las vestiduras –“prensa europea”- porque el Frente Polisario intente movilizar a un puñado de los suyos? ¿Les duele, les molesta a ustedes? ¿Les parece políticamente incorrecto? Pueden decirlo alto y claro, que aquí nadie les va a detener por eso, nadie les va a torturar, ni les va a “desaparecer”, ni les va a expulsar de su país, ni les va a bombardear con fósforo y napalm con “Mirage” franceses de última generación (que para algo está la venta de armas al vecino, ¿no?).

Por otra parte, no se preocupen de que “los independentistas” saharauis nos engañen y manipulen a los españoles para echarnos a la calle. Nosotros eso ya lo aprendimos solitos, con el Dos de Mayo de 1808 o con la guerra de Irak. La calle, nosotros los españoles y ellos los saharauis, siempre estaremos con la legalidad internacional, a pesar de ser una legalidad bastarda o como quieran ustedes calificarla, impuesta por los poderosos (“Nosotros los Pueblos del Mundo…”, como reza la Carta de Naciones Unidas). Respetaremos -¡faltaría más!- lo que libremente decida el pueblo saharaui, pero no lo que impongan los poderosos por la fuerza o la mentira. Nos quema el Sáhara, como nos repugna la carnicería de Irak –con tantas armas de destrucción masiva y tanta invocación al Todopoderoso-, el desastre de Vietnam, los sabotajes a Nicaragua, Chile, la batalla de Argel, Timor Oriental, Queimada… ¿O es que ahora sólo va de OPAs?

5) “El plan de autonomía para el Sáhara ofrecido [sic] por Marruecos descarta la independencia”.
Pero, ¿quién es Marruecos para “ofrecer” nada? Si no es más que un invasor, un ocupante, una potencia colonial (la segunda; la primera fue España, que, bajo el famoso general, la convirtió en Provincia, concediendo a los saharauis el Documento Nacional de Identidad como españoles. ¡Vueltas da el mundo!).

El muro más largo del mundo.

Si Marruecos “descarta la independencia” –y EE UU también, cuando, sin embargo, la quiere reconocer unilateralmente para Kosovo, porque le sobra el Consejo de Seguridad de la ONU-, el Derecho Internacional, por el contrario, la incluye total y absolutamente. Marruecos vuelve a pisotear así la legalidad internacional, una vez más. Al igual que hizo el régimen franquista (tan actual, al parecer) con los Acuerdos de Madrid de 1975, declarados nulos o ilegales por la ONU. Si Marruecos vuelve a obstruir el proceso de descolonización, que tenga por seguro que nos echaremos a la calle y reclamaremos de Naciones Unidas que aplique el Capítulo VII de la Carta.

6) “EE UU, que se ha implicado a fondo […], también cree que el punto de partida de la negociación debe ser el plan de autonomía” [“ofrecido” por Marruecos].

EE UU, no; el Gobierno de neocons y  matones que hay allí, sí. EE UU se implicó ya hace mucho. Basta con leer la crónica de I. Cembrero (EL PAÍS, sábado 2 de junio de 2007, página 3)[9]“Rabat se ofrece a acoger el mando militar de EE UU para África” (Gracias, Cembrero; también esto es “prensa europea”, aunque escasea). “EE UU dispone en Marruecos de una estación [base militar] en Kenitra de apoyo a la navegación de su marina de guerra y cuenta también con facilidades [sic] en tres bases aéreas, en Nouasseur, Sidi Slimane y Ben Guerir”. [No está de más recordar aquí, de pasada, el conjunto de bases que está construyendo EE UU en Irak para “quedarse”, explotar los recursos y “controlar” la región].

Pero esas bases y esas “facilidades” están ahí desde hace bastantes años. ¿Y qué pintan ahí? ¿Nos lo cuenta la “prensa europea”? ¿Se lo cuentan a las poblaciones árabes? ¿Y a los saharauis?

En este contexto, resulta obligado recordar un poquito más: Fue Henry Kissinger, el conocido estratega estadounidense, quien estuvo preparando con los marroquíes, durante varios meses (¿años?), en el Reino Unido, la Marcha Verde para invadir y ocupar el Sáhara. Esto tampoco se ha contado prácticamente nada en la “prensa europea” (Tomás BárbuloLa guerra secreta del Sáhara Español). Y de esos polvos (generalmente desconocidos), ahora vienen estos lodos; y, como de repente, aparece ahora en la “prensa europea”, como si tal cosa, que “EE UU también cree que el punto de partida debe ser el plan de autonomía de Marruecos”. ¡Pero si llevan años pergeñándolo ellos, financiando a Marruecos, regalándole armas…! Creo (puedo estar algo equivocado y olvidadizo a las cuatro de la madrugada) que fue nuestro gran poeta –también exiliado, ¡cómo no!- León Felipe quien escribió aquellos versos: “Que no quiero que me cuenten más cuentos…”.

Y ahora, con el pretexto –siempre hay alguno a mano- del terrorismo, surge como de la nada el AFRICOM, el nuevo mando militar del Imperio USA, anunciado por el Pentágono en febrero pasado: 500 militares estadounidenses –principalmente oficiales- con sus familias, que se instalarán provisionalmente en Stuttgart (Alemania) y se trasladarán a África en 2009 (previsiblemente a Marruecos, cuyos gobernantes se matan por conseguirlo). ¿Una maniobra más de EE UU y Marruecos para impedir la independencia del pueblo saharaui, además de, obviamente, la consabida amenaza terrorista…? Algo no cuadra en ese proyecto del Africom cuando se dice, desde EE UU, que existe la preocupación de que “los militares sobrevalúen sus capacidades, así como su labor diplomática en África y desarrollen actividades que no forman parte de su mandato”. A buen entendedor, con pocas palabras bastan. El documento, según informa I. Cembrero, recién publicado por el Centro de Investigación del Congreso de EE UU (CRS) se titula: “El mundo africano: los intereses estratégicos de EE UU y el papel de los militares de EE UU en África”. Convendría echarle una ojeada.

Añadamos que el Muro del Desierto (2.000 Km, el mayor muro militar de la era moderna, dotado de alta tecnología y surcado por millones de minas) ha sido financiado por Arabia Saudita y EE UU. Con la expresión acuñada también en EE UU, podríamos decir aquí: “¡Es su seguridad, estúpido!”. El pueblo saharaui es de poco valor. Sin embargo sus recursos naturales están siendo negociados y saqueados a sus espaldas: fosfatos, pesca, arenas, calizas, materiales arqueológicos…y, probablemente, cuando lo decidan los estrategas imperiales, también gas y petróleo. Y si no, al tiempo. Así pues, no es pura casualidad que los gobernantes estadounidenses se alineen con la posición de Marruecos, o a la inversa. Y mientras se dedica tanta atención y esfuerzo a la I+D y a las patentes de las grandes empresas transnacionales, apenas se presta atención a investigar estas cuestiones sociales, políticas, geoestratégicas y de derechos humanos. Que investiguen otros.

7) Menos mal que la crónica de Ignacio Cembrero aquí comentada deja un resquicio de esperanza: “El primer análisis independiente del plan marroquí, divulgado esta semana en Bruselas por el Grupo Internacional de Crisis, asevera que la oferta de Rabat es “claramente insuficiente””. No obstante, quedaría por interpretar las expresiones “análisis independiente”, “oferta” de Rabat y “claramente insuficiente” (¿seudónimo de “migajas”?).

Bien, Sr. Director de EL PAÍS, por hoy no doy para más. Como le he dicho soy un simple ciudadano de a pie y mañana tengo que trabajar. He dedicado todo el domingo (nuestro día de “descanso”), con su noche incluida, a escribir esta Carta Abierta. Y, necesariamente, la redacción de estas líneas dejará mucho que desear, por lo que pido las disculpas pertinentes, a usted y a los lectores. Aunque, tal vez, también ustedes tuvieran que disculparse por su política escasamente informativa en relación con el pueblo saharaui y el Sáhara Occidental.[10]

Seguramente, la “prensa europea” y los voceros de Marruecos lo hacen más despacio, con mayor reflexión y mejor redacción. Pero el tiempo apremia, sobre todo para los saharauis, y yo creo haber cumplido con mi propia obligación: Nadie me ha pedido estas líneas, salvo el silencio y la desinformación de los medios de comunicación, incluido el que Vd. dirige. Luego nos quejamos de que “¿Dónde están los “intelectuales”?” Pues en este caso, los intelectuales españoles más o menos versados en la cuestión saharaui -y no meros portavoces del Gobierno de Marruecos- a lo peor están teniendo que publicar sus trabajos en cientos de sitios de Internet porque la prensa escrita no dispone de espacio… Ya se sabe, a tanto el metro cuadrado… de publicidad rentable. Ha cambiado mucho el diario EL PAÍS desde que naciera con tan altos ideales, hoy bastante “desencantados”.

Hace algunas horas, “la calle” era un estruendo de cláxones de automóviles festejando la victoria futbolística. A eso se dedicaba “la calle”, que es lo que conviene a los poderes fácticos. Los viandantes y automovilistas no se movilizaban por los derechos ultrajados de los saharauis, entre otras razones, porque a los poderes no le interesa. Esa es la sociedad “desarrollada” que estamos consiguiendo, la del ladrillazo y otros bromuros, la del piercing donde sea, como si no hubiera otros problemas más importantes que resolver. Pero así, España va bien. Los problemas se los dejamos a otros; y allá ellos.

Debo terminar, y termino. Pero antes de despedirme y de que estas cuartillas vayan a la basura o a las múltiples CIAs de que disfrutamos, quiero desearle un único y buen deseo: Que un día, tarde o temprano, cuando el Pueblo Saharaui recobre sus libertades, quiera perdonar a los medios de comunicación sus “errores y omisiones” (“prensa europea”) y sepa ser con tales medios mucho, mucho más generoso de lo que los medios han sido con ellos, si es que lo han sido en modo alguno.

Luis Portillo.

Finalmente, autorizo aquí mismo a toda persona u organización que reciba esta Carta Abierta –no importa la forma o conducto por el que la reciba- a que la difunda al máximo, por cualquier medio, si así lo desea y si está básicamente de acuerdo con lo esencial de su contenido. Así podremos sortear un poco más los muros de silencio y desinformación impuestos por la generosa, valiente e independiente “prensa europea”.

Envío copia de esta Carta Abierta al Director de Opinión y al Defensor del Lector de su periódico, a los Presidentes (saliente y entrante) de la Asamblea General de Naciones Unidas y a su Secretario General, así como también a las Asociaciones de Amistad y Solidaridad con el Pueblo Saharaui y a cuantas personas y organizaciones pueda interesar.

Agradeciendo la atención prestada, reciba, Sr. Director del diario EL PAÍS, mis atentos saludos.

Luis Portillo Pasqual del Riquelme es doctor en Ciencias Económicas y Comerciales, ex profesor de Estructura e Instituciones Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid, ex jefe de Redacción del Boletín Económico de ICE y ex responsable de Estudios Económicos e Investigación en Información Comercial Española. Revista de Economía. Autor de “¿Alimentos para la Paz? La “ayuda” de Estados Unidos” (IEPALA, Madrid, 1987).

[1]  http://www.elpais.com/articulo/internacional/Marruecos/Polisario/abren/negociaciones/Sahara/elpepuint/20070617elpepiint_17/Tes
[2] “La legalidad internacional no es una utopía” (mayo de 2007), publicado en: http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=1127&mode=&order=0&thold=0
http://www.espacioseuropeos.com/visor.aspx?NewsID=1531
http://www.umdraiga.com/lecturas_recomendadas/lalinoutopia.htm
http://www.comfia.info/noticias/34956.html
http://www.cantabriaporelsahara.com/noticias/articulos/?id=966
http://www.profesionalespcm.org/_php/MuestraArticulo2.php?id=8824
http://sahararesiste.blogspot.com/2007/06/la-legalidad-internacional-no-es-una.html
[3] http://www.nationalgeographic.com.es/articulo.jsp?id=1330563
[4] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=49253
[5] http://www.senado.es/legis8/plenos/index.html , páginas 7102 a 7111.
[6] http://www.elpais.com/articulo/opinion/Abre/ojos/Sahara/elpporopi/20070528elpepiopi_4/Tes

A propósito de ese artículo, envié una Carta al Director, para su publicación, en el que rompía una lanza por los cineastas españoles, por su valentía y su apoyo al pueblo saharaui. Dicha carta (“Dar la Talla”) no fue publicada, pero puede leerse en:

http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=print&sid=1106
http://www.comfia.info/noticias/34913.html
[7] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=43672
8[] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=38914
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Rabat/veta/primera/visita/Parlamento/Europeo/Sahara/elpporint/20061005elpepiint_18/Tes/
[9] http://www.elpais.com/articulo/internacional/Rabat/ofrece/acoger/mando/militar/EE/UU/africa/elpepuint/20070602elpepiint_3/Tes
[10] La, en mi opinión, distorsionada política informativa de EL PAÍS concerniente al Sáhara Occidental fue motivo de queja, por mi parte, al Defensor del Lector, a quien dirigí la carta que puede leerse en:

http://sahararesiste.blogspot.com/2007/06/aa-sr-defensor-del-lector-el-pais.html
http://www.saharalibre.es/modules.php?name=News&file=article&sid=1107
http://www.cantabriaporelsahara.com/noticias/index.php?pag=3#

 





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal