España, 18-07-2019

Luchar en tiempos canallas

Marugán y Mocache

Marugán y Mocache

Guinea Ecuatorial/España
Redacción El Confidencial (28/8/2014)
«Los guineanos exiliados no os vais a deshacer fácilmente de mi». Esta fue la frase que Marugán (1) espetó a Severo Moto y a Armengol Engonga. Estaba claro cuales eran sus intenciones: boicotear cualquier alternativa seria que se intentase organizar para retornar a Guinea Ecuatorial, levantar constantemente intrigas contra Severo Moto y contra otros exiliados, seguir controlando los fondos que España dedicaba a la oposición exiliada y parte de los destinados a la cooperación con Guinea Ecuatorial.

La estrecha unión con los socialistas influyentes -su pertenencia a la Asociación Hispano-Guinea, que dirigía Juan J. Laborda– en España, especialmente con los que solían visitar asiduamente a Obiang, le permitía filtrar todas las informaciones que sobre nuestro país se publicaban en la prensa española, especialmente en El País, órgano oficial del PSOE. El se erigía en portavoz de todos los acontecimientos, el



Adiós, Adolfo Fernández Marugan, azote de la oposición guineana exiliada

Guinea Ecuatorial/España
espacioseuropeos.com (1/12/2012)
¿De qué se estarán riendo Obiang y Plácido Micó?

¿De qué se estarán riendo Obiang y Plácido Micó?

La página de internet del Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial, que preside el opositor Severo Moto, editó ayer un artículo firmado por  «Exilio en España», y titulado «Adiós, Adolfo Fernández Marugan, azote de la oposicion guineana exiliada», que publicamos a continuación tras haber solicitado autorización para ello. Y lo hacemos, no por el interés que nos merezca el personaje en cuestión (Fernández Marugan), sino porque el cierre de la página de



Guinea Ecuatorial sigue bajo la «materia reservada» y el «apagón informativo»

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (14/2/2008)teodoro-obiang-nguema1
El la etapa de Gobierno del General Francisco Franco, los enfrentamientos entre el Almirante Luís Carrero Blanco, Vicepresidente del Gobierno, y José María Castiella, ministro de AA.EE., condujeron a un silencio sepulcral todo lo que se relacionaba con Guinea Ecuatorial. Silencio que trataba de ocultar, entre otras cosas, los pingües negocios que hacían políticos, empresarios y hombres de negocios ligados al régimen. Pero esos usos y costumbres antidemocráticos se inculcaron y se grabaron, en las mentes de los jóvenes cachorros del sistema imperante en la época.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal