Ni está ni se le espera

España
Diego Camacho (23/3/2014)
Parece que no hay un acontecimiento, fuera del ámbito económico, que pueda motivar a Rajoy a la toma de decisiones. Al mantenerse de perfil continuamente ante sucesos graves, el ciudadano que es sorprendido casi todos los días con noticias desagradables, que afectan a su identidad, a su seguridad o a sus derechos, se ha acostumbrado a no esperar nada del Presidente del Gobierno.

Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno de ERspaña

Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno de ERspaña

La inapetencia presidencial en resolver los problemas, para los que fue elegido con mayoría absoluta, se ha comunicado al Consejo de Ministros bajo el aspecto de incompetencia o desorientación. Así vemos como García-Margallo se empeña en ofrecer diálogo a las provocaciones secesionistas del Honorable, cuando el interlocutor idóneo es el ministro del Interior, pues Cataluña no es un país extranjero sino una región de España. En el caso del asalto a las verjas de Ceuta y Melilla, vemos lo mismo pero al revés. El protagonismo político lo asume Fernández Díaz, cuando el núcleo del problema reside en Marruecos y la iniciativa debería corresponder a Exteriores.

Es evidente que ambos ministros han tomado la cartera cambiada. En ambos casos se comprueba una extravagancia en el desempeño de las responsabilidades ministeriales, cuyo resultado inmediato es la debilidad del Gobierno, en el primer caso hacia el gobierno de la Generalidad y en el segundo hacia Marruecos.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal