Don Jacinto Benavente en Galapagar

Estatua de Don Jacinto Benavente en Galapagar (Madrid).

Estatua de Don Jacinto Benavente en Galapagar (Madrid).

Sin Acritud…
Venancio Díaz Castán (15/9/2016)
Siempre es buena la ocasión de glosar la figura de un escritor que dejó huella profunda entre los españoles del siglo XX, y que estuvo entre los pioneros en considerar Galapagar como un buen lugar de segunda residencia, como otros escritores madrileños, políticos y algún artista de fama internacional. La finca El Torreón acogió en los últimos años de su vida a este madrileño en el cénit de su fama, y en ella se recogía para trabajar febrilmente en las comedias que no dejó de escribir hasta su muerte en 1954. Y me atrevo con el reto, no por mis conocimientos de teatro, que son parcos aunque suficientes, sino por esa costumbre inveterada que tenemos algunos médicos de indagar en las trayectorias vitales de los protagonistas de la Historia, viéndolas desde una perspectiva más humana y cercana que desde la biografía basada en sus obras.

Tuve como paciente a un galapagueño de grato recuerdo que se llamaba Martín Baltasar. Su esposa Antonia y él lo atendían en los últimos años y a Martín debo algún detalle anecdótico como la costumbre que tenía el escritor de dar caramelos a un pequeño burro que en el jardín se comía las flores, sin que por ello quisiera reprimir su conducta. A mi amigo, el fallecido escritor Felipe García Ibáñez, le refirieron cómo don Jacinto solía escribir en el jardín cuando hacía buen tiempo. Pasaba por allí el que lo contaba y al verlo sentado, a modo de saludo le espetó:



Un libro de Gabriel Elorriaga Fernández sobre su paisano José Canalejas

 

Libro ElorriagaEspaña
José Manuel González Torga (15/5/2014)
Esta obra de Gabriel Elorriaga Fernández“Canalejas o el liberalismo social”–  está editada por el Departamento de Publicaciones del Congreso de los Diputados y forma parte de la Colección Biografías de Parlamentarios.

Elorriaga no solo es ferrolano, como Canalejas, sino que, además, destaca el hecho de que ambos fueron cristianados en la pila bautismal de la iglesia de San Francisco, circunstancia que los convierte en “copilongos”, algo que subraya “como un lazo místico de parentesco espiritual”.

De entrada, en su amplia semblanza, comienza valorando al biografiado como “…un servidor de España… era un gran orador, un gran jurista y un regeneracionista de la vida pública con dotes de mando y claridad de ideas”.

Su padre, catalán, era descendiente de un luchador en la defensa de Gerona durante la Guerra de la Independencia. Ingeniero industrial, José Canalejas Casas, el progenitor del político,  llegó a Ferrol como director-fundador de la Escuela de Maquinistas de la Armada. Sus




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal