Sucesos extraños; reflexiones de un mal pensado (III)

Juan Carlos y su hermano Alfonso

Juan Carlos y su hermano Alfonso

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (31/8/2016)
Como imagino que habrán leído las dos anteriores columnas, vamos a adentrarnos en las entretelas del trabajo de los sicarios en España, que aunque no tienen virgen que les ampare -como si dicen tener sus homólogos colombianos-, aquí ha sido un trabajo muy bien remunerado, sobre todo si el patrón que encarga el trabajito lo hace por “razones de Estado” y en nombre de tal.

Comenté algunos de los extraños óbitos, acaecidos en España, por ejemplo las cinco muertes de personas relacionadas estrechamente con el ´caso Gürtel`, la del fiscal jefe de Lugo, Juan José Begué, que llevaba sobre sus espaldas recientes casos de corrupción



Sucesos extraños; reflexiones de un mal pensado (II)

Sandra Mozarowski

Sandra Mozarowski

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (28/7/2016)
Me imagino que habrán leído la primera parte de esta columna, que se publico hace días. Pero si no ha sido así, aquí la tienen para que sepan de qué va el asunto: Sucesos extraños; reflexiones de un mal pensado (I).

En esa columna escarbaba yo sobre algunos óbitos nada claros. La muerte, ya lo dijo un  filósofo, es una incógnita, pero más cuándo se desconoce su causa, digo yo. Vamos, que hay fallecimientos que inducen a la sospecha.

Por entonces comenté el caso de  la muerte de Jo Cox, parlamentaria laborista, cuya vida fue segada por un mal nacido escasas jornadas antes de que los británicos votasen en el referéndum que les apartará de la UE, quieran o no quieran. Seguí con el extraño deceso del fiscal jefe de Lugo, Juan José Begué, que llevaba sobre sus espaldas casos de corrupción político-empresarial. No dejé en el saco del olvido, las cinco muertes –que se sepa- relacionadas con el ´caso Gürtel´, y algunos asuntillos más.

Me remonté al final de la dictadura y el inicio de la Transición. Y, lógico, me topé con el famoso, extraño, macabro e impune, asunto del ´Aceite de Redondela´. Recordemos que el tribunal que juzgó a los presuntos culpables lo presidió don Mariano Rajoy Sobredo,



Sucesos extraños; reflexiones de un mal pensado (I)

Eugenio Pordomingo

Eugenio Pordomingo

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (2/7/2016)
Hace varias semanas, me enviaron uno de esos cientos de archivos que, a través de Internet, nos llegan a diario. La curiosidad me picó y con cierto riesgo de que fuese un “virus informático”, lo abrí. ¡Coño!, me dije, si es Beatriz Talegón, la socialista que denunció el tren de vida que llevan los gerifaltes de la Internacional Socialista (incluidos los suyos, los españoles). Talegón aireó, en su momento, que la jerarquía internacional socialista se alojaba en hoteles de cinco estrellas y ahí engullían viandas, caldos y copas de elevada calidad gastronómica, mientras ejercían la “responsabilidad que tienen  en los problemas mundiales”.  Sobre otros quehaceres no dio detalles, pero nos los imaginamos. Esas declaraciones y otras muchas contra el PSOE, le costaron su salida del partido en el que ha militado más de una década. Parece que sigue deambulando en busca de nuevas siglas.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal