Mapuches y catalanes

Poncho mapuche.

Internacional
Pedro Godoy P. (14/1/2018)
Los mapuches ultra -aquellos genuinos y los disfrazados- exigen autonomía. Otros van más lejos aluden a la “nación mapuche” y promueven fundar una república con soberanía. Es el Walmapu que abarcaría de océano a océano segmentos de Chile y Argentina. Son protegidos por Europa y oficinas en Bristol. Los exalta la TV a través “rostros”. Son los mismos que ayer aplauden el separatismo catalán. Los que estamos libres de amnesia recordamos Kosovo y la fragmentación de Yugoslavia.

La indumentaria -tralilonko y el poncho- sirven para presentar como “indio” lo que es mestizo. La docencia impartida por dos siglos  se asocia a este proceso porque glorifica lo aborigen. De modo simultáneo menosprecia u oculta  el aporte ibérico. La legislación impulsada por Michelle Bachelet, obedeciendo a la OIT, por decreto reconoce como pueblos aborígenes a otros tantos. Sin embargo, sabemos: han sido incorporados a la chilenidad vía mestizaje. 



Nuestros ancestros

HispanoamericaChile
Pedro Godoy P. (17/4/2016)
Aquí los ciudadanos carecen de noción de sus ancestros. Ensayé preguntarlo. Quedan como pasmados, es decir, sin respuesta y sumergidos en un  mar de dudas. La pregunta se juzga indiscreta. Lo cierto es que hasta donde he investigado los chilenos ignoran sus orígenes. No conviene aludir al mestizaje. Hasta el término “mestizo” se estima humillante. Lo suelen usar los docentes al explicar la estratificación social de la época hispánica y también los obreros de la construcción al referirse a vivienda mitad ladrillo y mitad madera.

Algunos se aferran a un euroinmigrante. El ejemplo lo da la Presidenta de la República. En los preparativos de viaje  a Francia (2009) manifiesta que su propósito es conocer el terruño de sus antepasados. Con ello aludía apenas a uno de sus cuatro tatarabuelos, Tres quedan en el anonimato. Su propio padre es Bachelet Martínez y, por ende, ya mestizo francochileno. Bachelet Jeria no es una excepción. Lo frecuente en el país es ufanarse de un apellido europeo como título nobiliario. Mejor aun si



García Linera y la Republica etnocida

Andrés Soliz RadaBolivia
Andrés Soliz Rada (17/4/2014)
Álvaro García Linera (AGL), en folleto titulado “Identidad Boliviana. Nación, Mestizaje y Plurinacionalidad” (Vicepresidencia del Estado Plurinacional, febrero de 2014), sostiene, al igual que el ultra indigenismo, que Bolivia fue una República etnocida, hasta su reemplazo por un Estado Plurinacional, a partir de promulgación de la Nueva Constitución Política del Estado (NCPE), el 07-09-09.

El preámbulo de la NCPE omite mencionar entre los acontecimientos centrales del país a la Revolución del 9 de abril de 1952, que eliminó al “pongueaje” (o servidumbre de la gleba), decretó el voto universal, nacionalizó las minas y distribuyó entre los campesinos los latifundios del occidente boliviano. Como estas medidas no condicen con una República etnocida, los ignora, a fin de eliminarlos de la memoria colectiva. El ocultamiento del 52 y la existencia de una supuesta República etnocida son inseparables.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal