Automenoscabo en Sudamérica

Hernán Cortes

Hernán Cortes

Internacional
Pedro Godoy P. (9/4/2016)
500 millones de oriundos de nuestra América padecen de complejo de inferioridad    respecto a Europa y Yanquilandia. Se sienten frustrados porque no alcanzan el desarrollo atribuido al Primer Mundo. Buscan las causas y las atribuyen a  sus raíces.

Ello cristaliza en el complejo de inferioridad. Se expresa en no querer ser lo que somos y en negarnos a nosotros mismos. Los gurúes en economía, política o pedagogía son siempre del otro lado del Atlántico o, en su defecto, de EEUU. Lo nuestro no vale nada salvo que coseche aplauso en aquellas dos esferas que detentan el prestigio, el poder y el dinero. Esto se compensa con un complejo de superioridad respecto a o los vecinos que son conglomerados de la misma familia.

Esta sensación de estar en una situación de inferioridad empuja a menospreciar lo propia y como correlato a  sobrevalorar lo ajeno. Lo  “ajeno”  es  lo extracontinental. Brota una jubilosa o resignada sumisión. Va desde bautizar con nombres exóticos a los retoños  a  dar  mayor relevancia a la Historia de Europa que a la Historia Patria en Universidades y en textos escolares. Todas nuestras falencias se atribuyen a la hispanización. Recuerdo a mi maestro de escuela “otro gallo no cantaría si hubiésemos sido colonizados por Holanda, Alemania, Gran Bretaña, pero ¡tocarnos España!”.



Sudamérica después de Chávez

Hugo Chávez y Nicolás Madur

Hugo Chávez y Nicolás Madur

Sudamérica
Andrés Soliz Rada (17/12/2015)
Al constituirse definitivamente la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), los días 2 y 3 de diciembre de 2011, muchos pensaron que la América morena estaba cerca del sueño de la Patria Grande. La CELAC surgía como una organización de latinoamericanos y caribeños, con exclusión expresa de EEUU, lo que marcaba su diferencia cualitativa con la OEA. La CELAC nació con el respaldo del  MERCOSUR, creado el 26 de marzo de 1991, e integrado, inicialmente, por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.



La OTAN, Sudamérica y Bergolio

IberoamericaInternacional
Andrés Soliz Rada (23/4/2014)
Pocas semanas después de que el Vicepresidente Álvaro García Linera formulara un llamado a Europa para que “vuelva a iluminar el destino del continente y del mundo” (“Página 7”, 13-04-14), la OTAN realizó ejercicios misilísticos atómicos en las islas Malvinas. En febrero de 2009, la Unión Europea informó que posee instalaciones militares en las islas argentinas. El alcance de los misiles abarca a toda Sudamérica y viola resoluciones de la ONU que exige convertir al Atlántico Sur en océano de paz y cooperación.

Las palabras de García se enmarcan en la decisión oficial de exportar gas a ultramar, a través de un puerto peruano, en una reedición de los proyectos de los ex presidentes Jorge Quiroga y Gonzalo Sánchez de Lozada, que culminaron con el derrocamiento de este último. En rigor de verdad, Bolivia carece de reservas para semejante emprendimiento. De lo



Menudo merequetengue: ¿Hispanoamérica, Iberoamérica o Latinoamérica?

Sin Acritud…
fernando-polancoFernando Polanco (23/6/2009)
Con frecuencia, oímos como sinónimos las siguientes voces: Latinoamérica, hispanoamérica,  Iberoamérica, Sudamérica o Suramérica – y, en ocasiones y con sentido no siempre más preciso, Centroamérica y Caribe, o Caribe o, en fin Nuevo Mundo (1).

En general, el uso habitual de esas voces se puede calificar -como dicen los charros- con tres palabros, tres epítetos: superferolítico (América Central y Caribe), perfuntorio (Sud o Suramérica) y anfibológico (EE. UU. de América) (2).

Pretendo demostrar que semejante sinonimia constituye un tremendo merequetén que no se ajusta a la verdad ni a la Historia, produce confusión, y a menudo obedece a razones políticas de carácter subrepticio e imperialista.

Si hacemos un somero repaso de la historia del continente americano, comprendido entre el sur del Río Grande y la Antártica, tendremos que detenernos en ciertos hitos en los que, en mi opinión, reside, al menos en parte, el origen del equívoco.

1.- Navegación de cabotaje portuguesa –Enrique IV “El navegante”– por la costa occidental africana durante el siglo XV. Tratados con Castilla: Alcobaca y Tordesillas (1487 y 1493) para repartir el pastel americano entre los dos reinos. Los portugueses (famosos por su crueldad) se limitaron, en general, a establecer factorías comerciales en el litoral (3).

2.- Expansión castellana a partir de “La Española” (actuales Santo Domingo y Haití) hasta el estrecho de Magallanes. Los castellanos, no satisfechos con comerciar, inician una cristianización a machamartillo. La invasión -no exenta de cierta épica- supuso la extinción de la mayoría de las culturas autóctonas: unas por indefensión (siboneys, taínos, ayawaks, caribes), y otras porque, más evolucionadas, plantaron cara al agresor (aztecas, incas).

Ahora bien, una de las cuestiones que se plantean al llegar a este punto es la del mestizaje. Se aduce el mestizaje a favor de la conquista y colonización de los castellanos y en contraposición al rulo expansivo de los anglosajones en el norte del continente. El mestizaje se produjo desde el primer momento (4), pero los españoles no eran precisamente unos angelitos: baste recordar, por ejemplo, el exterminio de mapuches y araucanos, o la ignominia de la Trata (5).

La cuestión más bien estriba en que los invasores del norte habían emigrado en plan familiar, por así decirlo, y los del sur, en cambio, lo hicieron en plan single: segundones, aventureros, soldados de fortuna, delincuentes, clérigos y “señoritas”, que diría Joseph Pla, y de todos es sabido que la líbido no conoce ni siquiera familia. Por otro lado, las culturas con las que entraron en contacto los norteños se encontraban, salvo excepciones (los apaches) mucho menos evolucionadas  y, por consiguiente, el enfoque no fue el mestiche, sino el exterminio ex officio.

Así pues, volviendo a los términos con los que suele designarse los estados al sur del Río Grande, podemos establecer las conclusiones siguientes:

LATINOAMÉRICA: Se trata de una denomlas-tres-carabelasinación imprecisa que, si bien alude a la naturaleza romance de las lenguas que allí se hablan (con excepción del inglés, el créole, el papiamento, etc.), entraña un significado político de enfrentamiento con el vecino imperialista del norte. Es una acepción política que se refiere, refutándola, a la Doctrina Monroe (1824), es decir: “América, para (algunos: los yanquis) los americanos”. Semejante barbarie se ha aplicado en Guantánamo, Vieques (Puerto Rico), Granada, Panamá, Santo Domingo y, por terceros interpuestos, en Argentina, Chile o Uruguay.

IBEROAMÉRICA: Encierra un significado puramente lingüístico probablemente derivado de la situación del Siglo de Oro, cuando el reino de Portugal formaba parte de la corona española.

HISPOAMÉRICA: Alude también a la cuestión de la lengua, pero salpimentándola con un toque de resentimiento político: la derrota de 1898 y la alevosa captura de las colonias española (6) de Cuba, Borinquén y Filipinas por parte de los gringos.

En cuanto a SUDAMÉRICA -más eufónico- o SURAMÉRICA, se trata de un término puramente geográfico aunque, por ignorancia o xenofobia (“sudacas”), incluya también Centroamérica y el Caribe en general.

Por último, otro tanto cabe decir de, precisamente, Centroamérica y el Caribe, por más que el Caribe sea tan heterogéneo y variopinto como el repertorio de “La Lupe”. Véase, sino, que parentesco puedan guardar los habitantes de la Martinica (francófonos y vasallos de la metrópoli) con los sonoros jamaiquinos.

En cualquier caso, existe una ligazón cultural -vital mejor- económica y en las últimas décadas también política, como señalara el “Che” en 1952, que hace de todas esas zonas, con los matices del caso, un bloque acaso más sólido que los propios USA.

NOTAS:
Fernando Polanco
es historiador americanista.
1.- Un conocido, que había regresado exultante después de su primer viaje a Cuba: -La isla no tiene nada que ver con esto (la península), chico. Es otro mundo. Claro, repliqué algo desconcertado: es que es, precisamente, el Nuevo Mundo.
2.- ¿Y los estados unidos de México o Venezuela?
3.- En el origen de esta historia hay un error de cálculo acerca de las dimensiones de la tierra; y así, una vez doblado el cabo de la Tormentas (Buena Esperanza), Colón descubrió las Indias; desde luego, pero las Occidentales.
4.- Véase el caso de la tlaxcalteca Malinche, bautizada doña Mariana y esposa del velludo hijo de la dehesa Hernán Cortés.
5.- El propio Las Casas, con la habitual vehemencia, la denunciaba en sus últimos escritos.
6.- Cuba, como la Guinea y el Sáhara, era provincia española, que no colonia, y estaba representada en las Cortes de ese país.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal