España, 22-02-2019

Volantazos y Secretaría de Estado de Seguridad  

Ana Botella Gómez, Secretaria de Estado de Seguridad.

España
José Luis Heras Celemín
(29/1/2019)
El conductor del bus 27 de la EMT de Madrid, que hace el trayecto Plaza de Castilla a Glorieta de Embajadores, pegó un volantazo a la izquierda, hacía Barcelona. Cosa de nombres de calles y plazas: Giro a derecha en calle de Serrano, dedicada al ministro de Guerra de Espartero. Puerta de Alcalá en Plaza de la Independencia y segundo giro a derecha. En Plaza de Cibeles, volantazo a la izquierda y trayecto usual. Así, con retraso por la huelga de taxis, se llegaba al desayuno que ofrecía Executive Fórum con Ana Botella Gómez, la Secretaria de Estado de Seguridad.

Al empezar, alguien hizo dos precisiones: No es la mujer de Aznar que fue alcaldesa de Madrid. Es socialista y valenciana. Parece más joven que la mujer de Aznar, pero es mayor. La presentó la Fiscal General del Estado, María José Segarra, que citó una frase de Albert Einstein con fondo y enjundia: Aquellos que tienen el poder y la posibilidad de hacer tienen la obligación de hacer. 

Ana Botella empezó confesando falta de práctica y su estreno en la modalidad de desayuno, que es un género habitual en Madrid. Después, su discurso: Más de 30 años en la Administración Pública, iniciada con Carmen Alborch en el Ayuntamiento de Valencia. Como meta: ser útil. Coba a ministro Grande-Marlaska y a su equipo. Miembro de un PSOE con más de 140 años de historia. Excepcional momento político. Y volantazo a la izquierda: Gobierno tras una moción de censura que iba dirigida a recuperar la dignidad de las instituciones. Giro en dirección a Barcelona: Ministerio de Interior principal perjudicado con Fernández Díaz y gastos injustificados. Otro giro, suave, de independencia: Que la cadena de mando policial la lleven los mejores. No tenemos respuestas para todo, pero sí principios. Volantazo con visión amplia (¿?) sobre coordinación de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Y lo usual: Costes. Seguir invirtiendo en Seguridad. Plan de choque en infraestructuras, para remodelar cuarteles. Otro Plan, también de choque, para remodelar 53 centros penitenciarios. La migración ocurre: Al margen de Zapatero, ocurre. Plan de emergencia para centros de acogida. La seguridad absoluta no existe, pero podemos intentar hacer lo posible para aumentar la seguridad.

Ese fue su discurso. A pesar de estar en uno de los salones que el Hotel Palace tiene en el sótano, al acto llegaban los sonidos de la calle con las voces y algarabía de la huelga de taxis.

Faltaban dos temas, que eran importantes y no admiten volantazos: Su opinión sobre si la actuación del Gobierno, del que forma parte, recupera dignidad de instituciones democráticas, como los partidos políticos, cuando antes de la moción de censura ofrece unas elecciones generales que no hace después. Y el replanteo de conceptos y situaciones sobre seguridad, que, dados por seguros en la lucha antiterrorista y coordinación de las Fuerzas de Seguridad del Estado, ella, como contrasentido mayúsculo en su puesto, traía a colación. Podía ser momento de llevar a la oradora ante ambas realidades. Pero había hecho su discurso sabiendo una realidad que había sorteado, como el conductor del bus, con giros para llevar la situación.

En el turno de preguntas, más de lo mismo. Volantazos:

– Índice de seguridad, que ha perdido puestos (10, de 30) por tensiones políticas: El turismo no ha bajado. A pesar de bajar la inversión en seguridad, la profesionalidad de los funcionarios ha mantenido la seguridad.

– Alarma por Cloacas del Estado: Sólo hay casos concretos, como el del Señor V. Supusimos que se refería al excomisario Villarejo. Era una ocasión propicia para que como Secretaria de Estado explicara las intervenciones del ex comisario que son noticia y afectan, entre otros, a un gobierno pasado del PSOE y al BBVA. Pero se quedó en el titular Señor V.

– Concertinas, devolución de inmigrantes violentos. Efecto llamada. Mejor o peor situación de fronteras: Efecto llamada es no hacer nada. Es esencial la colaboración con países vecinos. Apoyo de UE. Ejercicio de cooperación con países por donde pasa el flujo migratorio.

– La ciudadanía desprotegida frente a los taxistas: Está sucediendo. Conciliación de derechos. Gobierno progresista y demócrata. Hay que conciliar. Paciencia para que una solución mala no se convierta en peor. Los taxistas pueden manifestarse pero no secuestrar a la ciudadanía. Lo que está haciendo la policía es acompañar y poner orden.

– Informaciones falsas: Ya las había cuando Carlos II, el Hechizado. Hay que poner cuidado en las falsedades, pero toda la sociedad.

– Violencia de género, juicio a la manada: Estamos trabajando.

– Aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña: Buscar una solución de convivencia desde el ámbito político. Estamos trabajando.

– Más temas y más cuestiones. Y el mismo mantra: Estamos trabajando, estamos trabajando.

En la calle, ya sin volantazos de bus y en coche con un compañero, comentarios sobre el discurso de la Secretaria de Estado de Seguridad y una realidad: Los taxistas iban, calle Alcalá arriba, en dirección a la Plaza de la Independencia. Pero, a la par y ocupando varios carriles a la vez, provocando atascos.

A la hora de escribir, con retraso y repasando notas sobre giros y volantazos, apareció la noticia de un digital sobre la Seguridad que tiene encomendada la Secretaria de Seguridad del Estado: Cientos de taxistas iracundos rodean la sede del PP protegida por 200 anti-disturbios.

¿Volantazo?


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal