Así van algunas de las cosas

Con cierta dificultada, ell Vicepresidente anuncia la adquisición de Remdesivir para los pacientes de COVID-19

Guinea Ecuatorial
Abaha (11/7/2020)
´La UCD (Unión de Centro Derecha) de Avelino Mocache se coaliga con el PDGE de Obiang Nguema´; iba a ser el titular que habíamos puesto a este texto, pero el director no lo consideró oportuno. La explicación que nos dio fue la siguiente: “Quién conoce en el mundo, o en España, a Avelino Mocache; ¿vosotros creéis que este hombre pasará a la historia de Guinea Ecuatorial”. Lo que siguió lo obviamos, queda entre nosotros. Aceptó su publicación porque recoge bien la situación política que se vive en Guinea Ecuatorial y el esfuerzo que hace el “clan” de Obiang Nguema para tratar de mantenerse en el poder o, al menos, evitar que los males sean mayores cuando la “cosa” cambie, que cambiará.

A pesar de que el régimen guineano está en sus últimos estertores, no hay duda que existen fuerzas y/o instituciones en España que intentan como sea, tratar de que Guinea Ecuatorial no sea una nueva Filipinas. O sea, que dentro de unos años allí no se hable ni español ni se acuerden, para bien o para mal, de los españoles. Pero los encargados de llevar a cabo esa operación lo están haciendo tan mal, que ya no existen dudas del fracaso de la operación. Entre tanto, Armengol Ondó Nguema, persiste en su apuesta por atraerse a “lo que sea” de la oposición guineana, la de dentro y la de la diáspora. Con los de dentro lo tiene fácil, pues a la mayoría de los grupos los ha creado y amamantado el régimen. Otra cosa es qué hacer con los del exterior. Cuando parece que ha conseguido algún éxito, de repente, otra vez el fiasco. Nada se consigue y vuelta a empezar.

Que no se nos olvide reclamar el justificante bancario del ingreso de CINCO MILLONES de FCFAS que el CPDS “donó” a la Cruz Roja de Guinea Ecuatorial, tras haberlos recibido de manos de Obiang en una de las muchas operaciones de “subvencionae” a los partidos opositores legalizados.

Al grano. Diario Rombe ha publicado un texto, titulado ´Avelino Mocache firma el pacto de coalición entre su partido opositor UCD y el del gobierno de Obiang´, en el que da cuenta que el líder y cofundador “del partido opositor Unión de Centro Derecha (UCD), Avelino Mocache Mehenga (1956), firmó su adhesión a la coalición del PDGE. De esta manera, Mocache participará en los próximos comicios previstos para el 2021 aventajado por la promesa de que Teodoro Obiang Nguema le otorgará, al menos, dos escaños para su partido”, si es que el dictador no le nombra ministro o embajador, decimos nosotros.

El mismo medio digital confirma que en el último Congreso celebrado en Bata, Mocache, “con el consenso de todos los militantes del UCD, ya habían decidido formar parte de la coalición del PDGE, pero no ha sido hasta la tarde de este miércoles 8 de julio cuando se llevó a cabo la firma formal”.

Para Diario Rombe, con esta incorporación el PDGE, “ya suman 15 los partidos que forman parte de esta macro alianza de Estado”, pero la mayoría de ellos son pura creación del régimen y no cuentan más que con las siglas. La carencia de militantes es obvia. Por lo tanto hay que medir mucho lo que se dice, pues afirmaciones así pueden –aún sin intención- facilitar oxígeno a la dictadura.

Quizás, como recoge ese medio, la trayectoria de Mocache se pueda resumir en esta frase que él pronunció durante una reunión de la VI Mesa de Diálogo Nacional habida en 2018: “UCD no ha venido aquí a recibir lección de moral de un militante de PDGE. Le pido que abandone la mesa”. La galería ni se enteró.

Para la dirección de ese digital, es un enigma lo que ha podido ocurrir para que Mocahe y los militantes de su partido tomen la decisión de coligarse con el PDGE: “Un duro golpe para las familias que lucharon junto a él contra la dictadura”, dice Diario Rombe.

Con dureza y, con seguridad, con tremendo dolor el editorial de ese diario afirma lo siguiente: “A pesar de las torturas y humillaciones de las que Avelino Mocache fue víctima durante tantos años del que, a partir de ahora, será la cabeza a quien tendrá que jurar lealtad, no ha sido el primero ni el único que ha caído en el camino de la perfidia. Nombres como el de Celestino Bonifacio Bacale (CPDS), quien directamente se afilió al PDGE, Emily Nchama Yarh (CORED), Santiago Aparicio (CPDS), el actual miembro del gobierno, Alfredo Mitogo Mitogo (UP), y muchos otros que han abandonado las barricadas que sirven como contención y vigilancia del poder”.

Sin embargo, las redes sociales se han plagado de escritos con datos acerca del devenir sociopolítico, familiar y personal de Avelino Mocache. Militante del Partido de Progreso desde 1992, se enfrentó a Severo Moto, líder de ese grupo, al no conseguir un puesto dominante. En consecuencia, fue expedientado y finalmente expulsado del partido.

Las redes sociales, decimos,  hablan de su peregrinaje por otras formaciones e incluso, le acusan de servir al PDGE como “informante” del régimen.

Mocache ha participado en dos elecciones generales, no consiguiendo en ninguna de ellas representación. Más tarde, encontró hueco en las Mesas de Diálogo, convocadas por Obiang Nguema. Es indudable que ha participado en lo que el régimen llama “ensayo democrático”, evidenciando así su contribución a la legitimidad del régimen.

Esas decisiones no han sido gratuitas, ya que fueron subvencionadas por el régimen en dinero contante y sonante.

Hay muchas más “acusaciones” que se hacen contra Mocache, algunas muy graves y pendientes de juicio, pero es él quien debe denunciar a quienes las publican si a su entender son falsas, pues de lo contrario, como se suele decir, “quien calla, otorga”.

Tufo pestilente
Huele que apesta la “desaparición” de más de más de 30.000 millones de FCFAS en “efectos timbrados” de la Tesorería Nacional de Guinea Ecuatorial, información que inició Diario Rombe. Ha habido detenciones por este caso. Uno más.

Nos llama la atención que la diáspora, la oposición política sobre todo, no se dedique a investigar los “bienes mal adquiridos” por prebostes del régimen, cuyo destino en mayor medida es España. ¡Menuda sorpresa nos íbamos a llevar! Y ¿cómo es que no se indaga sobre las obras públicas llevadas a cabo por empresas españolas en el país?. Nos cuentan y no paran, sobre hospitales, edificios de protección civil, bomberos, compra de material técnico para equipamiento de los mismos, etc., etc. Un asunto jugoso para publicar. Pero, da la impresión que la sangre se les ha helado a los informantes.

No sabemos si es por la pandemia o por la escasa atracción de los proyectos políticos o por las diferencias entre líderes opositores, pero el caso es que los actos convocados bo atraen a la  gente. La militancia activa parece que decae. Pero eso no debe desanimar ni hacernos pensar que todo se acabó. Al contrario, sabemos –no podemos anunciar nada- que algo muy, pero     que muy importante, está a punto de acontecer. No es un golpe de Estado ni nada similar –de violencia física nada-, pero que va a mover las columnas de la estructura del régimen y que va a dejar en muy mal lugar a la Madre Patria.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal