Internacional
A.L. Martín (24/2/2024)
El pasado jueves, 22 de febrero de 2024, en Galapagar, Madrid, se celebró una conferencia sobre lo que acontece en Palestina. Al parecer, es poco conveniente hablar de ello: permitir que un telón de olvido, cómplice y psicopático, domine.

El aforo de la biblioteca de Galapagar, muy amplio, estaba al completo. Las dos conferenciantes, Jaldia Abubacra, del Movimiento de Mujeres Palestinas y Liliana Córdova, de la Red Internacional Judía Antisionista, expresaron sus ideas libremente, como es lógico en una democracia.

Al término, hubo preguntas por parte del público y respuestas, por parte de ellas.

Jaldia Abubacra denunció los crímenes y atrocidades del ejército israelí, en Gaza; insistió en la situación que se venía produciendo desde hacía mucho tiempo, de colonización y abusos, de racismo, de dominio insoportable. Afirmó el derecho que asiste al pueblo palestino, a la resistencia.

Liliana Córdova, se refirió al Sionismo: explicó su origen y fundamentos; lo identificó con posturas racistas y con una ideología ultranacionalista. Distinguió, nítidamente, entre lo judío y lo sionista.

Advirtió, del apoyo a las ideas sionistas por parte de millones de cristianos fundamentalistas, especialmente en USA.

Esta conferencia ha sido censurada en YouTube, ha sido eliminada por razones de incitación al odio.

Amnistía Internacional explica lo sucedido: “…la revisión de las normas sobre discurso de odio, relativas a los términos: Sionismo y sionista”.

Pues, ya lo saben: existen palabras sagradas que gozan de privilegios, palabras, con las que los vulgares humanos, han de tener cuidado. Se les controla, se les censura, no deben olvidarlo.