Medio Ambiente

Medio Ambiente
Miguel Torres (9/7/2024)
“La vendetta de Al Gore. ¿Qué representó la figura del ex vicepresidente de los EEUU Al Gore en la concienciación sobre el Cambio Climático? Que se sepa, Al Gore, siendo vicepresidente con Bill Clinton, nunca se destacó por la defensa de la naturaleza y esa vena, solo le sale, qué curioso, cuando George W. Busch le roba la cartera de la presidencia de los EEUU en aquel rocambolesco recuento de votos que se produjo en el estado de Florida en las presidenciales del 2000. Perdida ya la presidencia, Al Gore decide convertirse de la noche a la mañana en el adalid de la teoría del Cambio Climático, descargando toda la culpa, algo que no niego, en la quema masiva de combustibles fósiles para obtener energía. De esta manera, inicia una campaña de

conferencias por todo el mundo en las que denuncia que de no aplicar las medidas que se proponían en El Protocolo de Kioto de 1997 las consecuencias del cambio climático iban a ser irreversibles. Eso sí, lo que nunca explicó de su ecologismo sobrevenido, era si iba dirigido o no contra el negocio familiar de su contrincante político y el de sus socios saudíes, aunque tiene toda la pinta, porque mientras fue vicepresidente, nunca hizo nada por ajustar la emisiones de los EEUU a La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático suscrito en 1992, en lo que se llamó La Cumbre de La Tierra de Río de Janeiro”.

El texto anterior pertenece a la conferencia que impartió Javier España en la Biblioteca

Municipal “Ricardo León” de Galapagar, titulado: Cambio Climático: verdades y dudas razonables.

Solamente añadir una breve reseña de la trayectoria ecologista de Al Gore “por si hay alguna duda razonable”.

Al Gore ha estado involucrado en los problemas ambientales desde 1976, cuando en su primer año de congresista, llevó a cabo las “primeras audiencias en el Congreso sobre el cambio climático y audiencias con propuestas sobre residuos tóxicos y el calentamiento global”. Continuó hablando sobre el tema a lo largo de década de 1980, y todavía está activo en la comunidad ambiental. Era conocido como uno de los demócratas Atari, más tarde llamado los “demócratas verdes, políticos que ven temas como el aire limpio, el agua limpia y el calentamiento global como la clave para futuras victorias de su partido”.

En 1990, el senador Gore presidió una conferencia de tres días con los legisladores de más de 42 países que buscaron crear un Plan Marshall Global “bajo el cual las naciones Industrializadas ayudarían a los países menos desarrollados a crecer económicamente a la vez que aún se protege el medio ambiente. ​ A finales de 1990, Gore presionó fuertemente la adopción del Protocolo de Kioto, que exige reducciones en las emisiones de gases invernadero. Se le opuso el Senado, quien aprobó por unanimidad (95-0) la Resolución Byrd–Hagel (S. Res. 98), ​ que declaraba que la opinión del Senado era que Estados Unidos no debía firmar ningún protocolo que no incluyera objetivos vinculantes y fechas para las naciones en desarrollo además de las industrializadas o “resultaría en un daño serio a la economía de los Estados Unidos”.

Miguel Torres

En 1992 Al Gore publica el ya clásico Earth in the Balance: Ecology and Human Spirit, en el que plantea una revolución ecológica necesaria para el siglo XXI. Posteriormente, Al Gore se ha transformado en uno de los líderes ecológicos más importantes a nivel mundial.

Queda meridianamente claro que Al Gore no cayó del caballo a las puertas del “Damasco ecologista” en el año 2.000, cuando perdió las elecciones presidenciales, su trayectoria de compromiso con el medio ambiente queda plenamente acreditada por sus libros, iniciativas políticas y premios internacionales antes del año 2.000.

He remarcado hitos y fechas anteriores al año 2.000 que desmontan la aseveración contenida en la conferencia Cambio Climático: verdades y dudas razonables.

Sería deseable que el autor corrigiera esta falacia de la conferencia y se ajustase a la verdad.


Etiquetas:
, , , , , , ,