España, 19-03-2019

España

Cándido Conde-Pumpido, Fiscal General, critica la absolución de “Los Albertos” por el Tribunal Constitucional

espacioseuropeos.com (22/2/2008)
El Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha criticado la decisión del Tribunal Constitucional, manifestando su disconformidad con la decisión: “total, radical y profundamente”. Con la sentencia del TC que ha anulado la condena que les fue impuesta a “Los Alberto” por el Tribunal Supremo.

Conde-Pumpido hizo mención a la acusación que había mantenido el Ministerio Fiscal, al estimar que existen los delitos de estafa y falsedad documental, y que, además, los hechos no han prescrito de acuerdo con la doctrina del Tribunal Supremo.

El Fiscal General expresó su respeto por la sentencia del TS, pero calificó como “muy preocupante” la misma, ya que “da la vuelta” al derecho de tutela judicial efectiva que debe proteger penalmente a los perjudicados y a las víctimas.

Hay que recordar que con la sentencia del TC, tanto Alberto Alcocer como Alberto Cortina, no devolverán los casi 5.000 millones de pesetas que estafaron a los socios minoritarios de “Urbanor”.



A pesar de que el Supremo condenó a la cárcel a “Los Alberto” por engañar a varios socios en la venta de la compañía “Urbanor”, el Tribunal Constitucional revoca esa sentencia

espacioseuropeos.com (21/2/2008)
Un síntoma más de la situación real en la que se encuentra España, nos la ofrece la decisión que ha adoptado el Tribunal Constitucional en el caso de “Los Alberto”, Alberto Cortina y Alberto Alcocer. Los dos estaban condenados en firme por el Tribunal Supremo por engañar a varios socios en la venta de la compañía “Urbanor”.

Ahora, el Tribunal Constitucional ha considerado el recurso de amparo que los dos primos interpusieron contra la condena a tres años y cuatro meses de prisión, que les impuso el Tribunal Supremo.

La condena lo fue por engañar a sus socios en la venta de los terrenos de las famosas “Torres KIO”. Asimismo, la sentencia les condenaba a indemnizar a los afectados con 36 millones de euros más los intereses legales. Pero, ahora, el Tribunal Constitucional (Sala Segunda) exonera a Alberto Cortina y Alberto Alcocer de la acusación de estafa y falsedad en documento mercantil.

El Tribunal Constitucional ha insistido en la prescripción de los delitos contraria a la establecida por la Sala Penal del Tribunal Supremo, motivo por el que los dos tribunales vienen manteniendo un enfrentamiento desde hace varios años.

Hay que recordar que el Tribunal Supremo condenó en 2003 a “Los Albertos”, a pesar de que habían sido absueltos por la Audiencia Provincial de Madrid, ya que consideraba que el delito que habían cometido había prescrito.

Tan sólo un miembro de la Sala Segunda, el magistrado Ramón Rodríguez Arribas, ha emitido su voto en contra, el cual alerta de que esta doctrina del ribunal Constitucional fomenta la impunidad de las infracciones penales. Según Rodríguez Arribas, la sentencia del Tribunal Constitucional “ha invadido funciones interpretativas que corresponden a la jurisdicción ordinaria”; asimismo, el magistrado tampoco comparte el análisis específico que se hace respecto de las circunstancias que concurren sobre la discutida prescripción.

Para este magistrado, de generalizarse esta doctrina, podría resentirse el sistema judicial y convertirse una garantía a favor del reo en instrumento, o al menos causa involuntaria, de impunidad de las infracciones penales.

Independientemente de razonamientos jurídicos, es sabido que “Los Albertos” mantienen excelentes relaciones con los llamados “poderes fácticos”, entre ellos con el Rey Juan Carlos y, también, con dirigentes del PP, especialmente con José María Aznar. No obstante, y a pesar de esas importantísimas influencias, no hay duda alguna que la decisión última la han tenido los magistrados que han optado por revocar la sentencia del Tribunal Supremo.

No es de extrañar que con sentencias de este calibre, la opinión que tienen los españoles sobre la Justicia esté por los suelos.



Altos cargos de la Xunta de Galicia imputados por supuestos delitos de prevaricación administrativa

A. G. (21/2/2008)
Poco ha tardado el Gobierno de Galicia, en manos del socialista Emilio Pérez Toruiño, en verse salpicado por la mala gestión y la corrupción. Hace pocos días, altos cargos de la Xunta de Galicia han sido imputados por supuestos delitos de prevaricación administrativa. Son el Director Xeral de Obras Públicas, Manuel Morato Miguel, el también Director Xeral de Política Financiera e Tesouro de la Consellería de Economía e Facenda, Eugenio García Lalinde, el Subdirector Xeral de Estradas, Antonio López Blanco, y la jefa del servicio provincial de carreteras de La Coruña, Teresa Palacios.

La querella contra estos cargos fue presentada en los primeros días de este mes por el PP con motivo de la supuesta prevaricación en la adjudicación de las obras de la Autovía do Barbanza que fue efectuada por la Xunta en febrero de 2006. El juez ha admitido a trámite esta denuncia y ha abierto diligencias previas.

Según hemos podido saber, entre los días 4 y 5 del mes de marzo, el juzgado comenzará a tomar declaración a los imputados.

El juez ha admitido a trámite la denuncia al observar indicios de supuestos delitos de prevaricación administrativa, tráfico de influencias, maquinación para alterar el precio de las cosas, negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y abusos en el ejercicio de su función.

La denuncia fue presentada el pasado 4 de febrero. En la misma se acusaba a la conselleira de Política Territorial, María José Caride, de tomar la decisión administrativa de adjudicar las obras de la autovía a Sacyr, un proyecto de 30 millones de euros más caro que el previsto inicialmente.



Rubalcaba trató de continuar el dialogo con ETA después del atentado en la T-4 de Barajas

espacioseuropeos.com (20/2/2008)
El reportaje que ayer publicó el diario El Mundo, firmado por Ángeles Escrivá, nos dio a conocer que ETA había enviado tres cartas al Gobierno pidiendo una “negociación política”, a la que este accedió. También, en este caso a través del diario Gara nos enteramos de las conversaciones entre el Partido Socialista del País Vasco, ETA y Batasuna.

Ahora, de nuevo, es Ángeles Escrivá, en El Mundo la que nos da a conocer que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, “se reunió con los miembros de la Fundación Henry Dunant en Madrid tras el atentado contra la T-4 de Barajas perpetrado por ETA”.

Una delegación de esa fundación comenzó sus contactos con la banda terrorista, a fin de conocer los motivos por lo que había atentado en pleno proceso de negociación con el gobierno español. Estos hechos tuvieron lugar antes de las elecciones autonómicas y municipales de 2004.

Con la finalidad de constatar el proceso de conversaciones, Pérez Rubalcaba pidió que una persona de su confianza participase en esas conversaciones.

El Gobierno siempre negó esas conversaciones, a pesar de que Zapatero en una entrevista con el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, las reconoció, aunque al día siguiente la Vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, volvía a negarlas. No hay duda que la confianza se pierde en un Gobierno que miente…



El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, no solicitó licencia para la reforma de su piso

espacioseuropeos.com (18/2/2008)
La reforma que llevó a cabo el ministro de Justicia en el piso oficial, valorad en 250.000 euros, a dos meses de las elecciones, fue realizada sin haber solicitado el preceptivo permiso legal.

El permiso oficial que todo ciudadano está obligado a solicitar del Ayuntamiento, no fue solicitado por el ministro Bermejo. Lo tenía que haber pedido en el distrito de Moncloa, pero “no hay constancia” de que así haya sido. Pero esa debe ser la tónica general en el PSOE, pues las obras que se acometieron en la sede central, sita en la madrileña calle de Ferraz, se hicieron, asimismo, sin permiso municipal. Y que sepamos, el ayuntamiento, en poder del PP, no ha inspeccionado las mismas ni ha sancionado a sus inquilinos-

La prepotencia con la que actúan algunos, es típica de otros tiempos ya periclitados, que nos acercan a la dictadura. Para más información consultar “A dos meses de las elecciones, el ministro de Justicia, Mariano Fernández-Bermejo, gasta 250.000 euros en reformar un piso oficial que utilizará como vivienda familiar”.



El CNI expedienta a otra “espía”

España
Espacios Europeos.com
(17/2/2008)
Una crónica del diario El Mundo, firmada por Antonio Rubio, nos desvela un nuevo caso de arbitrariedad y prepotencia del CNI (Centro Nacional de Inteligencia). El periódico cita el caso de “Alejandra” (nombre en clave), directiva del CNI que tras el nacimiento de su segundo hijo solicitó acogerse “al Plan Concilia de la Administración y reducir un tercio su jornada”.



El Gobierno de España ayuda en todos los frentes, incluido el bélico, al Reino de Marruecos

espacioseuropeos.com (16/2/2008)
El Consejo de Ministros, celebrado el pasado 18 de enero, autorizó la concesión de un préstamo, por un importe de quince millones de euros a la fundación marroquí denominada Zakoura, con cargo al Fondo para la Concesión de Microcréditos, gestionado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI).

El importe de este préstamo es de quince millones de euros, con un plazo de amortización de diez años, que incluyen cinco años de gracia del principal, a un tipo de interés anual del 2,45 por 100, según la nota ministerial.

La Fundación Zakoura fue creada en 1995, y es una asociación humanitaria, según su página web, cuyo objetivo es crear “microproyectos para ampliar las perspectivas de desarrollo, luchar contra la pobreza y mejorar la calidad de vida de las personas que no tienen acceso a las fuentes clásicas de financiación”.

Curiosamente, no hemos encontrado en su página web la “Memoria” que nos certifique de alguna forma el control de esos créditos.

Eso sí, nos queda claro el decidido apoyo del Gobierno de España a Marruecos, mientras desatiende a la población saharaui de los Campamentos de Refugiados.



Unión Progreso y Democracia (UPyD) en marcha…

espacioseuropeos.com (15/2/2008)
En Unión Progreso y Democracia (UPyD) están exultantes. Han presentado candidaturas al Congreso, Senado y a las autonómicas de Andalucía. No ha habido circunscripción que se haya quedado sin la presencia de un representante de este partido. En total, incluyendo a los suplentes, son unos 700 candidatos en toda España.

Según datos de UPyD, “el 95 por ciento son “políticos vocacionales”, sin voluntad de perpetuarse y tienen una trayectoria profesional consolidada. Además, en su mayoría, no habían militado en ningún partido político”.

En tan sólo tres meses, Unión Progreso y Democracia (UPyD) ha conseguido completar las candidaturas al Congreso y al Senado para las próximas Elecciones Generales del 9 de marzo en las 52 circunscripciones electorales que componen el mapa nacional. Además de presentar candidatos para las ocho provincias de la Comunidad Autónoma andaluza.

Este crecimiento vertiginosa del partido que lidera Rosa Díez se debe “a una demanda real de parte de la sociedad disconforme con la oferta electoral actual -sectaria y carente de ideas-, y ha logrado lo que muchos pronosticaban imposible: presentarse en todas y cada una de las circunscripciones electorales de España, sin excepciones, tanto para el Congreso como para el Senado”.

La “transversalidad”, afirma un texto de UPyD, “de nuestro partido es también una realidad palpable: hay listas donde el primero y segundo de la lista proceden del PP y de IU, como es el caso de Vizcaya con Fernando Maura como número 1 y Kati Gutiérrez en la segunda posición. Además, en esta circunscripción el candidato al Senado es Tomás Tueros, un histórico fundador de CCOO”.

A pesar de la amenaza terrorista, UPyD del País Vasco ha completado todas sus listas con residentes en el País Vasco, y ha podido “exportar” candidatos a otros lugares.

Por otro lado, la incansable Rosa Díez ha tenido tiempo para exponer sus ideas en un libro, “Merece la pena”, donde trata de dar respuestas a la grave situación actual que atraviesa España.



Zapatero y el Nuncio del Vaticano cenan, acompañados de buenos caldos, para tratar de aliviar las tensiones

espacioseuropeos.com (15/2/2008)
Algo más de tres horas duró ayer la cena entre el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y el Nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro de Castro.

Ya sabemos que políticos y ciertos sectores clericales son propicios al buen yantar. De esta guisa, los dos representantes –en ese momento- hicieron gala de ello.

Delicias de calabacín y alcachofas con salsa de albahaca, lomo de merluza (del Cantábrico) perfumado a la vainilla, además de una tabla de quesos, y mousse de lima regado con gelatina de té de jazmín (posiblemente traído del Lejano Oriente) fue la base de esta frugal cena. No faltaron los caldos (tres a falta de uno) de la Ribera del Duero y Albariño. Para terminar, quizás debido a la recomendación de Miguel Ángel Moratinos, se bebieron, al menos una botella de champán francés, marca Moët& Chandon Brut Imperial.

El encuentro en esa esta cena era aliviar la tensión producida a raíz de las declaraciones de algunos obispos en la concentración que se celebró el pasado día 30 de diciembre en la Plaza de Colón de Madrid, a favor de la familia católica. La tensión empeoró algo más con la nota de la Conferencia Episcopal en relación con la convocatoria de las elecciones generales de marzo de este año.

La Nunciatura no ha hecho declaraciones tras el ágape, pero hoy se espera que la Vicepresidenta María Fernández de la Vega, emita un comunicado tras la celebración del habitual Consejo de Ministros. No obstante, según parece, y era de esperar, la cena fue muy cordial, aunque desde sectores de la Iglesia opinan que el Nuncio también debería cenar con el líder del PP, Mariano Rajoy.



La promiscuidad mediática, el tema de Lara

España
Víctor del Esla (14/2/2008)
José Manuel Lara Bosch, una vez desaparecido Polanco, parece hacerse más visible como planeta -que es lo suyo- en el espacio sideral de los medios de comunicación de masas hispanos. Barbado, corpulento con sobrepeso que requiere asiento porque las rodillas no le soportan mucho en bipedestación, habla en público con desparpajo y cae bien a sus oyentes.

Si pretendemos buscarle algunas vueltas, surge con facilidad lo que podemos denominar el tema de Lara. Tiene poco que ver con el famoso motivo musical de Maurice Jarre, recurrente en la banda sonora de la película de David Lean, “Doctor Zhivago”, que acertó a vivificar la novela de Boris Pasternak. Julie Christie, en el papel de Lara, justificaba sobradamente la inspiración del compositor. El Lara negociante representa otro tipo de tema, más prosaico pero enjundioso, con la sonoridad del tintineo de los euros en cascada. Con amplitud de multinacional, lengua española y bolsa catalana.

El tema de Lara -el editor– que llama la atención actualmente, es la apuesta múltiple a paños tan diferentes como “La Razón”, “Avui” y Antena 3TV. Un envite embarullado, algo esquizofrénico incluso, que dejó fuera de juego a Luís María Ansón, disconforme con la ambivalencia españolista/catalano-soberanista.

La astucia del padre
Tal vez Lara Bosch haya heredado la astucia de su progenitor, el que fundara de la nada la Editorial Planeta, con otras empresas satélites. Lara padre contaba que, de recién llegado a Barcelona, al acabar la Guerra Civil, había logrado sobrevivir con el manejo de las páginas de anuncios por palabras de “La Vanguardia Española”, casando ofertas y demandas y obteniendo unas ganancias por su intermediación. Así, el antiguo “boy” de Celia Gámez irrumpía, derrochando ingenio, en el mundo de los negocios. Luego, vender enciclopedias o “Los cipreses creen en Dios”, de Gironella, sería coser y cantar, comparado con el encaje de bolillos, al teléfono, sobre la publicidad en las páginas del matutino de Godó.

En la Prensa, sin embargo, el viejo Lara hizo algunos intentos como editor, que no prosperaron. La actual etapa mediática de la firma Lara procede de hace siete años y ya ha extendido sus dominios hasta más allá del Atlántico, con “El Tiempo”, de Bogotá.

De todos modos la antinomia entre los medios de Lara Bosch está aquí, en la piel de toro. Y bien merece detenerse para un breve análisis.

El magisterio de March
El caso Lara Bosch, aunque poco habitual, no es nuevo. En España tiene un precedente en la figura, compleja y de superior calibre económico, de Juan March. Este poseyó tres diarios: “El Día”, de Mallorca; y, en Madrid, con difusión nacional, “Informaciones” y “La Libertad”.

El “Informaciones” de entonces, con el mote de “La jaca del contrabandista”, era monárquico y de derechas, mientras que “La Libertad” fue republicano y de izquierdas.

Gracias a ese polinomio, el camaleónico financiero intentaba blindarse a un lado y a otro. Por si fuera poco, prestaba alguna ayuda monetaria a “La Correspondencia Militar” y, por personas interpuestas, se ganaba la benevolencia del rotativo filo-anarquista “La Tierra”.

Ante esa diversificación, Lara Bosh no pasa de ser una doctrino. A quién cita él es a Roy Thomson, el canadiense, de humilde cuna que llegó a convertirse en magnate de la Prensa internacional, con “The Times” como joya de su corona periodística y ennoblecido como Lord. Entrevistado en la BBC, cuando le preguntaron cómo podía armonizar una postura sobre la segregación racial en periódicos del sur de EE.UU. y de Nigeria, respondía que los directores respectivos tenían totalmente a su cargo la política editorial. Con una explicación al canto: “Cómo podría yo -o sea Roy Thomson- opinar de una manera inteligente desde aquí. Incluso en una cuestión como la de la segregación -no creo en la segregación y no creo que la mayoría de la gente decente lo haga- pero, al mismo tiempo, si usted está viviendo en los Estados del Sur y todos los miembros de la comunidad creen en la segregación ¿cómo puedo estar seguro de que, en ese área y en ese momento, no es la respuesta adecuada?”. Un relativismo evasivo a tope. Una cosa, si da dinero aquí, y la contraria, si resulta rentable allá.

Para la inspiración, Thomson.
En Lord Thomson parece encontrar inspiración Lara Bosch. “Yo, sí tengo ideología –proclama- pero la empresa, no”. Asegura que no se identifica con los editoriales ni de “La Razón” ni de “Avui”; pero que debe ser fiel a los lectores. Él dice estar a mitad de camino entre unos y otros. O sea que no hay forma de averiguar si va o viene. Como lo que se cuenta de la escalera y Pío Cabanillas, que afirmaba no saber “si soy de los nuestros”.

¿Acaso existe un camino y un término medio entre la línea de “La Razón” y la de “Avui”? Desde luego resulta difícil encontrar esas incógnitas localizaciones. La dificultad aún sube de punto al tener que articular tales entelequias con la telebasura, ejemplificada en Antena 3 por “El Diario de Patricia”.

Para colmo, como meros negocios, ni siquiera son ejemplo de rentabilidad económica; desde luego “Avui”, sin las subvenciones catalanas, resultaría una empresa ruinosa; en Cataluña la masa lectora demanda en los kioscos periódicos en español.

“Operadores”, que no cirujanos.En Antena 3, Lara Bosch es el “operador”, como se denomina, en la jerga al uso, a los concesionarios de los canales televisivos. Lo cierto es que esos “operadores” no cortan por lo sano para prescindir de contenidos sin un mínimo de dignidad.

Resumiendo, la promiscuidad mediática que practica Lara Bosch representa una contradicción flagrante. En esas condiciones la credibilidad de los medios en liza tiende a cero. ¿Las audiencias lo descubren? Ese es otro cantar.

“El tema de Lara” fue una bella melodía triste para un drama humano dentro de una tragedia histórica. El tema de Lara Bosch es de esperar que se resuelva echando lastre fuera.

Sin alguna operación quirúrgica en su cadena televisiva y sin cortar amarras con “Avui”, el juego escénico resulta burdo. No podrá engatusar a todos, todo el tiempo.

N. de la R.
Este ensayo se publica gracias a la gentileza del autor y de “Cuadernos de Encuentro” (nº 91. Invierno 2007-2008).




Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal