España, 23-10-2018

Mohamed Abdelaziz: “la lucha del pueblo saharaui seguirá hasta su liberación y su independencia”

espacioseuropeos.com (12/5/2008) 

Mohamed Abdelaziz, presidente de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática)  declaró el pasado sábado que “el pueblo saharaui sigue apegado a sus derechos nacionales, y está dispuesto a defenderlos por todos los medios legítimos”. Estas declaraciones las hizo Abdelaziz en el transcurso de un almuerzo en honor de la delegación argelina que participa en la semana de solidaridad argelino-saharaui que se celebra en la wilaya de El Aaiún, según informa la Agencia de Noticias Saharaui (SPS).

Abdelaziz aprovechó la ocasión que le brindaba el XXXV aniversario del 10 de mayo de 1973, fecha de la creación del Frente Polisario, para indicar que “el pueblo saharaui está convencido de su victoria, por estimar que el pueblo del Sáhara Occidental no puede ser excluido de los pueblos que han luchado por su derecho a la autodeterminación y a la independencia a través de la historia”.

En su intervención, el presidente de la RASD, tuvo palabras de agradecimiento para  los ciudadanos que a diario protagoniza la “Intifada” de la Independencia en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Asimismo, expresó su alta  “valoración por el apoyo constante de Argelia bajo la dirección de su presidente Abdelaziz Buteflika“, a la vez que reafirmó que “las relaciones entre los dos Estados y pueblos hermanos han sido y serán siempre relaciones de amistad, de solidaridad y de respeto mutuo”.

Sin menoscabo de su firmeza en la independencia del pueblo saharaui, Mohamed Abdelaziz manifestó que “estas relaciones nunca serán en detrimento de nadie; estamos abiertos a nuestros vecinos para una asociación en todos los campos”.



El general Mena recurrirá contra su arresto hasta Estrasburgo

Oscar Riaño (12/5/2008)

Bajo el título “Militares. Los límites del silencio”, el Teniente General en la reserva, José Mena Aguado, ha publicado un libro que ya alcanza su tercera edición.

Con este motivo concurre a diversos actos, con públicos interesados en conocer “el caso” que protagonizó y su interpretación del resonante conflicto, así como la evolución posterior.

Como se recordará por algunos, en la Pascua Militar de 2006, el entonces Teniente General Jefe de la Fuerza Terrestre, José Mena Aguado, pronunció un discurso, en la Capitanía General de Sevilla, en el cual expresó seria preocupación por la unidad de España, a raíz de la presentación del proyecto de Estatuto de Cataluña. Indicó que, en sus visitas a diferentes unidades militares durante los meses anteriores, había podido constatar dos grandes preocupaciones entre los cuadros de mando y militares profesionales de tropa: el terrorismo y el futuro de la unidad de España.

Aquel discurso significó para él verse sancionado con el cese en el mando, el pase a la reserva y un arresto.

El teniente general Mena recurrió tales sanciones y ha recibido resoluciones adversas a sus recursos. En el caso del arresto, afirma que se propone continuar en otras instancias hasta la europea de Estrasburgo.

Existe un lema tradicional según el cual a un Teniente General se le fusila o se le condecora, pero no se le arresta.

Las críticas del general Mena se mantienen dentro del lenguaje medido, propio de los militares; pero no acepta el silencio absoluto de la mudez. Con el castellano de su origen palentino califica la democracia actual en España como una democracia demediada (según la RAE, que ha perdido la mitad de su valor).



Aunque Afganistán lo niega, se extienden los rumores sobre una entrada de tropas rusas en el conflicto afgano

 espacioseuropeos.com (12/5/2008)  

Rusia guarda silencio, pero cada día los rumores sobre una entrada de tropas rusas en Afganistán se  extiende más. Es sintomático, no obstante, que Nurulhaq Olumi, presidente del Partido de Unidad Nacional de Afganistán, que en la actualidad está integrado en el bloque opositor denominado  Frente Nacional, haya declarado que esos rumores son infundados y que son hechos por grupos terroristas y Al Qaeda, así como por “los extranjeros interesados en que en Afganistán prosigan la crisis, los disturbios y la inestabilidad”, según una entrevista realizada por la agencia de noticias rusa RIA Novosti a este veterano político.

Olumi, que además es general, tuvo bajo su mando en la década de los 80 el Segundo Cuerpo de Ejército en Kandagar y era  gobernador de esa provincia. En 1989, tras la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán, Olumi restableció la calma en la  ciudad pactando con el grupo opositor.

El argumento de Olumi para negar esa posible intervención rusa es el siguiente:  “La Tierra ha tornado muy pequeña, los pueblos afrontan problemas muy parecidos hoy día. En la actual Federación Rusia nadie ve la URSS. La distribución de las fuerzas en la región es muy distinta a la que era en la época de la Unión Soviética. ¿Qué necesidad tiene Rusia para introducir sus tropas en Afganistán?”

“Si Rusia decide participar en la reconstrucción de Afganistán en el marco de las fuerzas de la OTAN, ISAF u otras, sólo deberíamos aplaudirlo”, respondió el líder afgano. Para él, muchos países de Europa del Este “están cumpliendo tareas hoy día en Afganistán, en particular, lo hacen los ucranios y los rumanos. En la época de la guerra fría, la cooperación con la URSS se llamó incursión, pero actualmente lo llamamos cooperación internacional. El Gobierno afgano ha firmado documentos de la cooperación estratégica con EEUU y otros países. Todo ello se llama cooperación hoy día”.

No es de extrañar que dentro de pocas veamos al Ejército de la Federación Rusa participando en Afganistán, junto a la OTAN, en “tareas de paz y reconstrucción”.



Habrá segunda vuelta electoral en Zimbawe

espacioseuropeos.com (12/5/2008)

Tras muchos días de espera, el Gobierno de Zimbawe ha publicado los resultados electorales de los comicios presidenciales del 29 de marzo. De acuerdo con estos datos, el opositor  Morgan Tsvangirai, resultó el vencedor, derrocando así al actual Presidente Robert Mugabe.

Pero, de acuerdo con los datos gubernamentales, ninguno de los candidatos pasó del 50 por ciento, razón por la cual está prevista una segunda vuelta electoral. El Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), que lidera Tsvnagirai, ha manifestado públicamente que el resultado ha sido “un robo escandaloso a plena luz del día”.

Según el secretario general del MDC, Tendai Biti, “esto no nos sorprende, es coherente con el régimen que no está pronto para abandonar el poder. Es coherente con la persona de Robert Mugabe que hará cualquier cosa para reproducir legal e ilegalmente su represión, su tiranía en Zimbawe”.

Tras muchas discusiones y enfrentamientos, la oposición ha aceptado una segunda vuelta: “Participaremos en el asalto final contra la dictadura”, afirmó el presidente del Movimiento para el Cambio Democrático, Morgan Tsvangirai, tras aceptar esa segunda vuela, aún no convocada oficialmente.



Elogio del Rey a Zapatero

espacioseuropeos.con (11/5/2008)

El magazine del diatoo  “El Mundo”, publica hoy domingo, una entrevista con el Presidente del Gobierno José Luís Rodríguiez Zapatero, titulada, “Zapatero íntimo”, realizada por la periodista Mercedes Ibaibarriaga.

Nos ha llamado enormemente la atención en esa entrevista, la opinión del rey sobre un presidente de Gobierno, algo inusual. El “magaziine” recoge así la opinión real: “También el rey, abordado por la periodista – Majestad, ¿me permite hacerle una pregunta?–  ha opinado por primera vez sobre un jefe de gobierno en activo:

“Es un ser humano íntegro; es un ser humano honesto. Que no divaga. La gente cree que hace cosas así… como divagando. Quizá por la forma de las cejas”

Majestad dixit



La UDDS pide urgentemente que la ONU restaure la Misión de Observación de Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial

 espacioseuropeos.com (11/5/2008)

En un comunicado de prensa, Aquilino Nguema Ona Nchama, secretario general de la UDDS (Unión para la Democracia y el Desarrollo Social de Guinea Ecuatorial), ante “el boicot electoral lanzado por la Oposición Democrática el pasado domingo día 4 de mayo”, y a tenor de la “oleada de detenciones y palizas contra los pacíficos simpatizantes de la oposición, creando un clima de inseguridad y terror en todo el país”, que es “urgente la restauración de la Misión de Observación de Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial”.

En la nota de prensa, la UDDS recuerda que “centenares de simpatizantes de la Oposición Democrática han sido detenidos y torturados en las calles y dependencias policiales en todo el ámbito nacional”, por ejemplo, en la ciudad de “Ebibeyin particularmente, el ciudadano Perico Ondo Oyono ha sido vilmente torturado por los esbirros presidenciales y se encuentra actualmente en coma en el Hospital de Bata, según fuentes fidedignas que comentan además la fuga de varios perseguidos militantes de la oposición”.

Para el secretario general de la UDDS, la “eliminación por la ONU de la Misión Permanente de Observación de los Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial ha sido un error gravísimo que ha permitido al dictador Teodoro Obiang Nguema y su régimen sistematizar y empeorar las violaciones de derechos humanos dejando a la población en un estado de abandono total por la Comunidad internacional”.

Tras pedir que Amnistía Internacional y la ONU presten atención a lo que acontece en Guinea Ecuatorial, el comunicado de la UDDS expresa la necesidad de “la solidaridad internacional así como la Ingerencia democrática para acabar con la actual situación de dictadura y su coste en vidas humanas, sufrimientos, torturas y atrocidades”.

Nos ha llamado la atención, que la UDDS no dedique en su nota de prensa un solo renglón a denunciar o comentar la situación por la que atraviesa el opositor Severo Moto.



José Antonio Gurriarán: Periodismo a prueba de bomba

José Manuel G. Torga (11/5/2008)
El periodista José Antonio Gurriarán, presidente del Club Internacional de Prensa, viene presentando, en distintas ciudades españolas, su obra más reciente, titulada “Armenios: el genocidio olvidado”. El libro-reportaje nos hace rememorar las deportaciones y la masacre que sufrió el pueblo armenio, en 1915, víctima de medidas inmisericordes, aunque no reconocidas, del gobierno turco.

La viveza del texto cobra una dimensión excepcional cuando se recuerda la peripecia vital del autor en busca del tema. Los antecedentes están en las hemerotecas.



La ofensiva del realismo en el Sáhara Occidental

 Ana Camacho (10/5/2008)

Con la colaboración activa de la diplomacia española, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acaba de aprobar una resolución sobre el Sáhara Occidental que da abiertamente un espaldarazo a las tesis con las que Marruecos viene defendiendo que el conflicto que desencadenó en 1975 con la invasión de la colonia española, sólo tiene una “solución realista”: que el pueblo saharaui renuncie al derecho a la autodeterminación que la propia ONU le reconoció y acepte la soberanía del agresor.

Por el momento, la solución promarroquí ha hecho asomo con ropaje de sugerencia pero, de consolidarse esta nueva filosofía para la solución de conflictos, Kosovo dejará de ser un caso excepcional en la aplicación del derecho internacional. Lo mismo da que al Kosovo se le conceda el ejercicio a la autodeterminación que no le correspondía de acuerdo a derecho, y al Sáhara, por el contrario, se le prive de la autodeterminación que le reconocían las resoluciones de la ONU. Su trasfondo deja un mismo poso, el que reduce la aplicación del derecho internacional a un juego cuyas reglas varían en función de los tejemanejes estratégicos de las grandes potencias que controlan el Consejo de Seguridad.

La resolución 1813 aprobada por unanimidad  el pasado día 30 admite que, aunque el Frente Polisario y Marruecos se han comprometido a seguir el diálogo iniciado en junio de 2007 en Manhasset (EEUU),  el proceso para hallar una solución pacífica al conflicto, se encuentra estancado. Para superar el bloqueo, el texto “hace suya” la recomendación del informe del secretario general del pasado 14 de abril “de que la visión realista y el espíritu de compromiso de las partes son esenciales para mantener el impulso del proceso de negociaciones”.

Aparentemente, la semántica del texto parece repartir de forma ecuánime entre las dos partes en el conflicto, el Frente Polisario y Marruecos, el deber de ceder ante el pragmatismo que requiere la paz. Sin embargo, la satisfacción manifestada por el Gobierno de Marruecos  (“consagra la preeminencia de la propuesta marroquí de autonomía”, dicen en Rabat) en contraste con la consternación del representante saharaui en la ONU, Ahmed Bujari (“una maniobra para descarrilar el proceso y la descolonización que conlleva”, ha protestado), reflejan sin equívocos quién se ha llevado el gato al agua en la nueva ronda de esta partida onusiana.

En efecto, este énfasis en el realismo presenta demasiadas coincidencias con las declaraciones efectuadas, el 21 de abril por el enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, el holandés Peter Van Walsum, cuando dijo que la independencia del territorio no es una “solución realista”, como si la ONU, en realidad, en lugar de haberse comprometido a organizar el referéndum hubiese estado dedicándose desde 1991 a evaluar la conveniencia o no de aplicar la doctrina que da al pueblo saharaui el derecho a elegir libremente entre la anexión o la independencia y que Marruecos aceptó y, una vez implantado el alto el fuego, repudió.

Por si subsistiesen dudas de cuál es el sentido que corresponde a la invocación al realismo, conviene consultar las reacciones del Departamento de Estado en Washington sobre la nueva la resolución: “un estado saharaui independiente no es una opción realista”, han dicho sus portavoces para los que la “única” vía realista de solución es que el pueblo saharaui acepte de la política anexionista de hechos consumados marroquí.

Tras el paréntesis no promarroquí marcado por el segundo plan Baker que convirtió al ex secretario de Estado norteamericano en un enemigo de la diplomacia alauita, la estrategia de aproximación emprendida por el presidente Sarkozy con Washington favorece el realineamiento sin fisuras de Bush con la estrategia del rey Mohamed para evitar el referéndum de la ONU sobre el futuro del Sáhara. Marruecos, el gran aliado africano de Francia, también ha sido un tradicional e importante amigo de EE. UU. y las tesis promarroquíes son susceptibles de ganar más puntos en Washington si, dando satisfacción a las tradicionales ansias de liderazgo francés en el Magreb, el Departamento de Estado logra importantes contrapartidas en otros frentes de primera importancia para sus intereses como son la OTAN, Irak, Irán o Afganistán. Puesto que con ello también contenta a la España de Zapatero, subordinada a la política exterior francesa, la coyuntura favorece un gesto que insufla pasión a la luna de miel con Sarkozy, dejando atrás la tormentosa crispación antiamericana de Chirac.

La adhesión al realismo promarroquí se convierte así en el justo premio a la constancia de una diplomacia en la que, desde 1975, jamás se ha producido el desvío de un Baker y que, por el contrario, ha sido muy combativa a favor de la anexión francofonizadora del Sáhara a Marruecos.

Aunque el secretario general Ban Ki-Moon se desmarcó oficialmente de las declaraciones realizadas por Van Walsum (dice el holandés) “a título personal”, su informe -que también hace referencia al “realismo y espíritu de compromiso de las partes”- lleva todos los síntomas de la gran tentación que supone para los responsables de la ONU apuntarse el tanto de un nuevo éxito pacificador sacrificando a la parte débil del conflicto. Es comprensible. El acatamiento del realismo por parte de los saharauis sería la solución perfecta para maquillar el descarrilamiento de un plan de paz al que la ONU ha contribuido con ese exquisito e inquietante cuidado con el que, en lugar de denunciar la contínua labor de sabotaje marroquí a la organización del referéndum, ha evitado librar a Rabat de toda culpa. (Ver El misterio de los cascos azules en el Sáhara Occidental por Ana Camacho)-

Los efectos de la resolución 1813 van, sin embargo, más allá de las arenas del antiguo Sáhara español. Así lo señaló el embajador de Surdáfrica, país al que correspondía la presidencia del Consejo en el momento de aprobarse la resolución, y que intentó oponerse a la inclusión de ese malévolo realismo. “Se introduce la palabra realismo, que no está definida en ningún sitio, pero lo que parece que aquí se dice es que si eres débil, tienes que aceptar”, dijo Kumasi Dumalo, al subrayar que el caso saharaui podría convertirse en un peligroso precedente para otros conflictos como el israel-palestino.

No es el único mal sabor que ha dejado la resolución 1813 redactada y presentada por España, EE. UU., Francia y Rusia en calidad de miembros del supuesto grupo de países amigos del Sáhara. Su proceso de gestación ha provocado una división entre los miembros del Consejo que ha enfrentado a representantes de estados pequeños (en cuanto a peso específico) frente a los grandes miembros con asiento permanente. El cómo la resolución fue sometida a los miembros no permanentes como un paquete cerrado para el que no había posibilidad de enmienda, arrastra para los que intentaron ponerse del lado del débil una triste moraleja.

Frente a la introducción del realismo, apoyada por EE .UU., y Francia, nada pudo la oposición de los países favorables al Polisario. Sudáfrica, Panamá y Costa Rica ni siquiera lograron amortiguar el golpe con un vano intento de añadir a la iniciativa una coletilla que confirmase que las previsibles concesiones debían hacerse en el marco del derecho internacional. Los intentos del embajador costarricense por introducir una referencia a los derechos humanos que perjudicaba a Marruecos, también rebotó sobre los escudos protectores desplegados por las dos grandes potencias amigas de Rabat.

Los representantes saharauis se enfrentan a un combate desigual.  Por un lado, EE. UU., y Francia apoyando a Marruecos, y ellos, privados del que debería ser su principal valedor, España, que insiste en limitar su papel en la cuestión al de correveidile de la diplomacia gala, aunque sea en contra de sus propios intereses. Ni siquiera el bofetón que Sarkozy acaba de propinarle a España, al declarar oficialmente difunto el Proceso de Barcelona, parece que va a lograr hacer reaccionar a los cerebros de esa acción que se escuda en la supuesta contribución al fortalecimiento de Europa para no tomar ninguna iniciativa que ponga en evidencia su aislamiento internacional.

Puede que Moratinos intente disimular la humillación y vendernos que nada tiene que ver el Proceso de Barcelona con el conflicto del Sáhara pero, evidentemente, lo menos que se puede hacer con un estado que hace dejación de sus deberes y responsabilidades (los compromisos que España sigue teniendo por derecho internacional con el pueblo saharaui) en una pieza clave para la estabilidad magrebí, es no contar con él ni siquiera como florero que era para lo que seguía sirviendo la ficción del Proceso de Barcelona.

En la práctica, el Proceso de Barcelona lleva ya un buen rato extinguido pero, al menos, el ministro Moratinos podía seguir exhibiéndolo como un importante activo de la política española en el Norte de África y de la estrecha colaboración hispano-francesa en el Magreb. El planteamiento de la primera cumbre de la Unión del Mediterráneo en París el próximo 13 de julio, deja bien claro quién lleva las riendas de esa “colaboración entre los pueblos” de las dos orillas del Mediterráneo que Sarkozy, tras recibir luz verde de Angela Merkel, pretende que herede en exclusiva su proyecto euromediterráneo. 

A los diplomáticos españoles sólo les queda confiar en poder curarse del ridículo con las migajas que Sarkozy tenga a bien pagar la lealtad con la que España ha contribuido, por ejemplo, a la redacción de la resolución 1813 y su inestimable contribución a la introducción del realismo con el que, tras su fracaso internacional con la Alianza de las Civilizaciones, el Gobierno de Zapatero pretende contribuir a una nueva estrategia global pacificadora.

La incógnita, como siempre, es hasta dónde está dispuesta a llegar la solidaridad argelina con el pueblo saharaui. Por el momento, el comentario emitido en Argel ante la nueva resolución del Consejo de Seguridad, evita la polémica haciendo como que no se dan por aludidos por la correosa referencia al realismo para destacar el más positivo de sus párrafos para la causa saharaui, aquel que “exhorta a las partes a que continúen las negociaciones bajo los auspicios del secretario general, de buena fe y sin condiciones previas, teniendo presentes los esfuerzos realizados desde 2006 y los acontecimientos posteriores, con miras a lograr una solución política justa duradera y mutuamente aceptable que permita la libre determinación del pueblo del Sahara occidental en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de la ONU”.

El pase torero contrasta, sin embargo, con la rotundidad con la que tres días antes de aprobarse el texto con el que se prorroga el mandato de la MINURSO sobre el Sáhara, el primer ministro argelino, Abdelaziz Beljadem, reiteró el irrenunciable apoyo a la causa saharaui de su  país en el mismísimo Marruecos. Fue con motivo del 50 aniversario del congreso de los partidos del Magreb Árabe en Tánger. Emborrachado quizás por el éxito que sus diplomáticos estaban cosechando en Nueva York y Washington, el ministro de Estado marroquí y dirigente socialista, Mohamed Yazghi, aprovechó la presencia de Beljadem en el encuentro para instar a los dirigentes magrebíes y, en especial al presidente argelino, Abdelaziz Buteflika “a apoyar el proyecto marroquí de autonomía para sacar del impasse actual la cuestión del Sáhara Occidental”. El ministro argelino no dudó en responder que su país “siempre ha defendido las causas justas y a los movimientos de liberación” y no se plantea cambiar. Su respuesta fue tan clara y rotunda que la audiencia marroquí se sintió obligada a manifestar su indignación con abucheos y gritos de “Sáhara marroquí”.

El inequívoco mensaje argelino a Marruecos y sus aliados no se ha limitado a las declaraciones verbales. Mientras Beljadem respondía a la “provocación” marroquí, en Argel, la celebración de una conferencia internacional culminaba con la creación de un grupo interparlamentario africano de solidaridad con la causa saharaui. La iniciativa es un recordatorio para el rey Mohamed de que todavía tiene una importante asignatura pendiente en la ONU, con la familia de países africanos cuya solidaridad tiende a inclinar el apoyo de la Asamblea General del lado del Frente Polisario. Por ahora, a pesar de sus numerosas giras africanas, los amigos en la zona del rey Mohamed se limitan al menguante grupo de gobiernos incondicionales de Francia.

N. de la R.

Este artículo se publica gracias a la gentileza de la autora y del GEES (Grupo de Estudios Estratégicos)  



Corresponsal alemana, crítica con la economía española

Aquilino Tejedo (10/5/2008)

Stefanie  Müller, corresponsal en España del periódico alemán especializado en economía y finanzas “Handelsblatt”, ha planteado el problema de la burbuja urbanística en España, durante el desarrollo del IV Congreso Internacional de Prensa, celebrado en Guadalajara.

La periodista alemana afirmó que en España ha funcionado en los últimos años una máquina de lavar dinero por parte de las mafias instaladas en la Costa del Sol, Murcia y otras zonas.

Recordó también Stefanie Müller que le parecía evidente que una economía nacional no puede mantenerse con estabilidad sobre  dos apoyos determinantes como la construcción y el consumo. Sin embargo, como ese esquema se prolongó durante bastante tiempo, ella llegó a dudar de su diagnóstico. Finalmente, la burbuja se ha pinchado, como era lógico.

Así mismo afirmó con rotundidad que los salarios en España resultan una miseria comparándolos con los de otros países europeos. Grandes empresas – mencionó a  Telefónica, El Corte Inglés y el Banco de Santander– ganan mucho dinero, mientras pagan poco a su personal e imponen condiciones a las que han de adaptarse sus proveedores, en situación de inferioridad. Se mostró sorprendida de que los ciudadanos no tengan clara conciencia de todo ello, en buena medida porque los medios informativos no lo transmiten. Por eso entiende que la gente no sale a la calle a manifestar su protesta.



Severo Moto ya lleva cuatro días en huelga de hambre

espacioseuropeos.com (9/5/2008)

El presidente del Partido del Progreso y del Gobierno en el Exilio de Guinea Ecuatorial, que fue detenido por la Policía Nacional el lunes, día 14 del mes de abril, y que actualmente se encuentra en la prisión de Navalcarnero (Madrid), lleva ya cuatro días en huelga de hambre.

Hoy mismo su abogado ha puesto esta situación en conocimiento del juez correspondiente.

“Su estado de ánimo es excelente“, nos informan fuentes allegadas a la familia y a su equipo de asesores. “Él va a continuar la huelga indefinidamente, pues le parece intolerable la persecución de la que es objeto”, nos manifiesta su Jefe de Gabinete.

Por otro lado, hemos sabido que el SIGE (Servicio de Información de Guinea Ecuatorial), está recabando datos,  para hacerlos públicos, acerca del tremendo fraude electoral que se produjo en Guinea Ecuatorial el pasado 4 de este mes, así como las “artimañas” que el “Clan de Mongomo” está urdiendo para intentar “confeccionar una lista de diputados que no le de problemas”.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, el SIGE  es un “servicio de información y documentación”  integrado por guineanos y ciudadanos de otras nacionalidades, que opera en Guinea ECuatorial y en otros países, con la finalidad de ayudar al opositor Severo Moto..





Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal