Cuando Pilar Urbano pretende reconstruir escenas de “La gran desmemoria”

El rey y Adolfo Suárez

El rey y Adolfo Suárez

España
José Manuel González Torga (27/4/2014)
Pilar Urbano ha pretendido reconstruir los recuerdos desvanecidos, aportando una versión, entre testimonial y recreativa, a través de su libro “La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar”.

Como la salida de esta obra, desmarcada de lo políticamente correcto, casi coincidió con el fallecimiento y las exequias hagiográficas de Adolfo Suárez, el  impacto editorial resultó restallante. Con doble y contradictorio sentido, atizado por el anticipo de una entrevista-río en el diario El Mundo: levantó fiebre comercial a la vez que la espiral del silencio por parte de órganos informativos comprometidos con la ortodoxia del sistema.

El volumen alcanza las ochocientas y un largo pico de páginas, demasiadas para tratar de entrar en el menudeo mediante un comentario periodístico. Seleccionaré, por tanto, solo algunas cosas entre las que me han llamado más la atención.

Con relación al 23-F he encontrado una novedad que me sorprende y que aparece atribuida a Sabino Fernández Campo, en calidad de fuente: “Si se esperaba a un elefante blanco, en mi opinión ese hombre era el Rey”. Se había hablado del teniente general De Santiago, vicepresidente del Gobierno, y de algún otro alto militar, alternativamente tapado bajo ese apelativo de “Elefante Blanco”; pero la hipótesis del propio Monarca,



Lo que debería ser normal

España
Diego Camacho (25/7/2013)

Fernando de Santiago, ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro de Defensa

Fernando de Santiago, ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro de Defensa

Hace un par de días cuando leía la sentencia por la que el Tribunal Supremo archivaba la implicación de José Blanco por supuesto tráfico de influencias, me vino a la memoria una experiencia que tuve en 1976, cuando era el capitán jefe de la Compañía de Operaciones Especiales 11. En aquellos días las vacantes de nuestra unidad se cubrían con voluntarios. Para ser admitido, además de un reconocimiento médico exhaustivo, los aspirantes tenían que superar unas pruebas físicas y dos culturales.

Unos días antes de la convocatoria para realizar las pruebas a los aspirantes recibí una carta del teniente general Fernando de Santiago, vicepresidente del Gobierno y ministro de la Defensa, en la que me indicaba su profundo deseo en que fuera admitido en la COE 11 el hijo de unos amigos muy unidos a él, dándome de antemano las gracias por las molestias que me causaba. Leí la carta varias veces y pensé, esperemos que haya suerte y este chico venga en las debidas condiciones para ingresar. No hubo suerte, falló estrepitosamente en una de las pruebas culturales.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal