La República Francesa y los progres españoles

Soldados franceses.

España
Antonio Moreno Ruiz
(17/6/2019)
La República Francesa, fetiche clásico de los progres españoles (quizá algo desbancada por el seguidismo anglosajón):

  • Prohíbe terminantemente el separatismo a todos los niveles, máxime el político. Por ley. De hecho una de las razones del movimiento de su ejército es por si el tema de Cataluña se desmanda. La gendarmería no vacilará en actuar y cruzar la frontera llegado el caso.
  • Hace que la educación pública sea íntegramente en francés en todo el país. Es impensable ser escolarizado en otro idioma y más aún: Es impensable que no se pueda estudiar en francés en algún punto del territorio nacional. Y no en vano uno de los muchos «logros» y «avances» de la Revolución Francesa fue el exterminio del pathois.
  • Practica una política imperialista en África, donde la Legión Extranjera anda como Pedro por su casa. ¿Nos imaginamos si la Legión o los Regulares intervinieran en Guinea Ecuatorial, qué revuelo se armaría? Pues Francia interviene en Costa de Marfil, en Mali, en Libia, donde le da la gana, y no vemos protestas de nuestros progres y faranduleros varios con el «no a la guerra» y etc.
  • Y por gestos como el de Dani Mateo (sí, lo de sonarse los mocos con la bandera nacional, que nunca haría con la bandera republicana, la bandera comunista, la bandera del orgullo gay o tantas otras) te meten en la cárcel. De hecho no sólo la República Francesa, sino muchos países en el mundo; por ejemplo Letonia, donde hace años metieron en el calabozo a varios españoles tontos por hacer lo que no debían con la bandera del país. Y yo que me alegro.



Europa y su declive democrático: el caso francés

Gobierno Mundial

Europa
Rafael Silva  (10/5/2017)
Lo que acecha, conviene tenerlo en cuenta, es la consecuencia natural de esta Europa neoliberal en crisis: la norteamericanización de la vida pública europea. La UE es, cada vez más, la anti-Europa, una Europa no europea sino norteamericana y bajo hegemonía alemana: sistemas políticos gobernables donde los que mandan y no se presentan a las elecciones controlan férreamente a una clase política sin proyecto ni ideología y obligan a los electores a elegir entre la derecha y la mano izquierda de la derecha. Elegir siempre entre variantes de un mismo tipo de capitalismo y poner fin a la historia. ¿Qué historia? La del movimiento obrero organizado y la de los derechos sindicales y laborales; la de los grandes partidos de masas, la del control del mercado y del capital financiero, la del Estado social, es decir, la especificidad de una Europa permeabilizada por 150 años de lucha de clases, por durísimos conflictos sociales y nacionales, por dos Guerras Mundiales, por la esperanza de construir una sociedad de hombres y mujeres libres e iguales comprometidos con la emancipación” (Héctor Illueca y Manolo Monereo).



Una Tertulia en busca de un  Ágora o Tablao

TertuliaMi Columna
Eugenio Pordomingo (29/6/2015)
Con los últimos atentados terroristas, todo lo demás ha pasado a segundo plano. Ya casi nadie retiene en su pabellón auditivo o en su retina, que a Grecia, al pueblo griego, la van a expulsar de la Unión Europea y del euro. Pero lo hacen, sobre todo, porque no quieren que el pueblo griego manifieste su opinión en un referéndum. Por nuestras pantallas de televisión y emisoras de radio pasan fugaces los numerosos casos de corrupción habidos en las comunidades socialistas y populares. Y lo del espionaje de la NSA (Agencia  de Seguridad Nacional de Estados Unidos) a los últimos presidentes de la República francesa, otro tanto. Los centenares de muertos a causa de drones y ataques aliados no cuentan, pues como ya es algo habitual, pues… ¡Ah, pero como a nosotros nos toquen a uno de los nuestros se enteran! Todo es muy confuso, sumamente confuso.  



El viaje improcedente del Rey a Marruecos

España/Marruecos
Diego Camacho (13/7/2013)
El próximo lunes inicia el Rey de España un nuevo viaje a Marruecos, acompañado de casi todos los ministros de Asuntos Exteriores de su reinado y de numerosos empresarios. Una vez más, desde la Casa Real se quiere dejar patente que las relaciones bilaterales con nuestro vecino del sur es un asunto de la competencia de Juan Carlos I.

Mohamed VI y Juan Carlos I

Mohamed VI y Juan Carlos I

Desde el inicio de su reinado siempre se ha intentado asignarle un estatus político similar al que tiene el Presidente de la República francesa. La diferencia estriba en que en el caso francés la responsabilidad de la política exterior corresponde constitucionalmente al Presidente, en el caso español no. Residenciar el máximo nivel de relación y negociación en la persona inadecuada, aunque sea el Jefe del Estado, debilita la posición diplomática de España y resulta incomprensible la indiferencia del señor Rajoy.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal