España, 19-09-2018

España rechaza el plan de la CE para reducir el nivel de cadmio en los fertilizantes agrícolas

sabel Garcia Tejerina, Ministra de Agricultura, lidera el ranking de “puertas giratorias”.

España/Sáhara Occidental
Antonio Cerrillo (22/2/2018)
Podemos acusa a la ministra García Tejerina de “patrocinar fertilizantes tóxicos” y ella arguye que otra solución “encarecía la producción, a costa del bolsillo de los agricultores”.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, confirmó que el Gobierno español se opone a que la Comisión Europea (CE) rebaje los límites máximos de tóxicos permitidos en los fertilizantes agrícolas. La CE ha propuesto nuevos valores límite de cadmio (un mineral pesado tóxico) en los fertilizantes a base de fosfatos, que se usan en todo tipo de cultivos. Pero el Gobierno español se opone al cambio, al juzgar que perjudicaría a la industria agroquímica española. Podemos criticó en el Congreso a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, que se incorporó al Gobierno de Rajoy en 2012 directamente desde el sector de los fertilizantes. Hasta entonces era una alta directiva de la empresa Fertiberia, principal productora de fertilizantes en España y perteneciente al grupo Villar Mir.

La Comisión Europea ha propuesto reducir paulatinamente el volumen de cadmio hasta los 20 microgramos/kg en 12 años. Así lo recoge la propuesta de nuevo reglamento. El Parlamento europeo coincide con los valores máximos de la CE pero apuesta por dar más tiempo a los fabricantes para adaptarse. El Ministerio que dirige Tejerina defiende, en cambio, que los niveles se queden en los 75 microgramos. Estima que otra solución perjudicaría a los agricultores al encarecer el fertilizante.

“Producto tóxico”
El portavoz de Unidos Podemos, Antón Gómez-Reino (En Marea), apuntó (durante su intervención en la comisión de Agricultura del congreso) que la posición de España está vinculada a la propia trayectoria personal y profesional de la ministra, que trabajó en Fertiberia.

Gómez-Reino apuntó que el cadmio “es un producto altamente tóxico que puede tener graves e irreversibles efectos en la salud de las personas”. Y, refiriéndose a la ministra, declaró que si se posiciona contra las propuestas de la CE, el Parlamento Europeo y la “salud de las personas” es únicamente “porque lo hace a favor de quien le ha pagado y, probablemente, le vaya a pagar”.

El cadmio está considerado como un contaminante ambiental y de alta peligrosidad para la salud pública. La exposición humana de esta sustancia provoca una bioacumulación del metal en diversos tejidos, lo que ocasiona un amplio espectro de efectos tóxicos que incluyen, entre otras dolencias, hepatotoxicidad, neurotoxicidad, toxicidad pulmonar, pancreática, testicular y trastornos degenerativos del sistema nervioso central.

Gómez-Reino acusó a la ministra de “patrocinar fertilizantes tóxicos” e incluso de “corrupción”, y relató su currículum, desde su paso por la Secretaría General de Agricultura (de 2000 a 2004​ y de 2012 a 2014), su paso por Fertiberia y su vuelta al Ministerio en 2014.

Concretamente, García Tejerina fue directora de planificación estratégica de Fertiberia desde el año 2004 al 2012. También fue consejera de Fertial, otra de las empresas fertilizantes del grupo Villar Mir, antes de regresar al Ministerio como secretaria general.

Frenar expedientes
“Entra y sale del Ministerio y de Fertiberia. Y, oh, milagro, su

Ministerio paraliza todas las actuaciones contra las empresas que dirigía”, ha apostillado, recordando que además tiene más de 150.000 euros en acciones de empresas del sector, informa Europa Press.

El diputado ha acusado a la ministra de frenar expedientes “contra el mayor vertedero de residuos en Europa, en Huelva”. Se refería al vertido de fosfoyesos en las marismas onubenses. Los jueces han obligado a Fertiberia a restaurar la zona, pero el proyecto aún no se ha ejecutado.

“¿No será delito frenar tantos expedientes?”, se ha preguntado. El diputado de Podemos acusa a Tejerina de ser “la infiltrada de Villar Mir en el Consejo de la UE. “Es un maldito escándalo: trafican con dinero ‘b’, trafican con fosfatos y ahora sabemos que trafican con la salud de la ciudadanía. ¿Para quién trabaja? ¿Sus puertas giratorias están envenenando a la ciudadanía? Se corrompe, nos envenena… Si tuviera vergüenza democrática dimitiría inmediatamente”, ha concluido.

Réplica de la ministra
El Ministerio justifica su postura en el daño que fabricar fertilizantes menos tóxicos tendría en el sector industrial: “El mercado español debe poder seguir disponiendo de fósforo procedente de la roca fosfórica africana. Límites de cadmio demasiado rigurosos nos sacarían del mercado en fertilizantes fosfatados”, ha dejado escrito el Gobierno.

Este argumento es casi idéntico al de la patronal de fabricantes españoles, ANFFE, que tras conocer en octubre pasado la propuesta de límites del Europarlamento, aseguró: “Son absolutamente innecesarios, no están científicamente justificados y podría afectar de forma muy negativa a los fabricantes europeos de fertilizantes con fósforo, generando una reducción y encarecimiento de la oferta de dichos fertilizantes en Europa y una mayor dependencia del exterior”.

Los otros países
Durante su comparecencia, la ministra Isabel García Tejerina aseguró en el Congreso de los Diputados que la postura española sobre los fertilizantes (al igual que todas las normas que puedan tener efecto sobre la salud de las personas y el medio ambiente) “está basada en el conocimiento científico, y avalada por informes de organismos de reconocido prestigio”, según ha señalado.

García Tejerina ha recalcado que España mantiene sobre esta cuestión la misma posición desde el 2009 y que es compartida con Francia, Italia, Reino Unido o Irlanda, así como por la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, o el órgano que representa a los agricultores en la Unión Europea (Copa–Cogeca).

La ministra destacó que, además, está avalada técnica y científicamente por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

“No hay peligro”
Esos resultados “indican que no hay riesgo para las personas ni para el medio ambiente”, ha aseverado Tejerina, quien acusó de “frivolidad” a Unidos Podemos por realizar estas afirmaciones que van contra “la agricultura española y el medio rural”.

“Por favor, sean mínimamente responsables, no creen alarmas sociales con temas que pueden perjudicar a todos los agricultores españoles y europeos”, ha pedido Tejerina, que ha asegurado que las afirmaciones lanzadas desde la coalición de izquierdas son consecuencia de “su desinterés por los agricultores”.

“Viven tan de espaldas del medio rural que a veces parecen no saber de lo que hablan”, ha dicho. Añadió que la postura de Podemos “desprecia el potencial y la libertad de producción del sector agrario español y de las oportunidades del mundo rural”.

Así, Tejerina ha dicho que el planteamiento de Unidos Podemos de rebajar estos límites fomentaría “el monopolio del fósforo a nivel mundial” (pasaría a los productores en el Cáucaso), y encarecería “un nutriente básico para los cultivos y para la producción, a costa del bolsillo de los agricultores españoles”.

Bajar la ingesta
Consciente de problema que ocasiona el cadmio en la salud, desde hace años la UE ha iniciado un proceso para regular y restringir su uso. En el 2009, la Agencia Europea de Salud Alimentaria fijó un nivel de ingesta semanal tolerable de 2,5 microgramos/kg, justamente en el límite o algo inferior a los niveles promedio que por entonces ingería la población europea.

“Para reducir estos niveles, la medida fundamental que tiene que adoptar la UE es controlar la fuente de ingesta en nuestro organismo de este metal: los fertilizantes fosfatados”, señala Gustavo Duch, experto en agricultura y director de la revista Soberanía Alimentaria.

Fertiberia es la gran productora de fertilizantes fosfatados de Europa, con una cuota de mercado del 33%. La roca fosfórica (con unos niveles de cadmio mucho más alto que en otros lugares) le permite ingresos anuales cifrados en 800 millones de euros.

“Esta roca llega gracias al Acuerdo de Libre Comercio entre Europa y Marruecos, pero ignora las resoluciones de Naciones Unidas sobre la soberanía del pueblo saharaui”, señala Duch. La roca llega desde las minas de Bou Craa, en el Sahara Occidental, a El Aaiún, donde le espera los barcos hacia España.

Antón Gómez-Reino,

La UE, dividida
Hasta ahora, tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo han votado a favor de reducir en los próximos años las cantidades de cadmio en los fertilizantes hasta los 20 mg/k. Sólo queda por conocerse la postura el Consejo de la Unión Europea –donde se reúnen los gobiernos de los distintos países– para certificar la reducción de cadmio. España, Polonia y Reino Unido bloquean el acuerdo en el Consejo de la UE, según fuentes de la negociación, y se ha abierto una dura disputa entre los Estados para defender los intereses nacionales o del medio ambiente.

A favor de reducir los niveles de cadmio están Alemania, Finlandia, Dinamarca o Italia. Además, países como Suecia, Hungría o República Checa ya tienen en sus estados límites de entre 20 y 30 mg/k.

Descontaminación de las balsas de fosfoyesos
Por otro lado, el colectivo Mesa de la Ría de Huelva ha alertado del “riesgo de colapso” de las balsas de fosfoyesos ubicadas en la marisma onubense, que son el resultado de la actividad de décadas de Fertiberia, debido a su “inestabilidad geotécnica”. WWF ganó un pleito que obliga a Fertiberia a restaurar la marisma de Huelva.

En relación a este plan para restaurar las balsas contaminados por fosfoyesos, fuentes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente indicaron que se ha iniciado “la tramitación de la evaluación de impacto ambiental del proyecto” y que una vez finalizado el plazo de información pública y oficial, se han remitido las alegaciones recibidas al órgano promotor, que es Fertiberia.

“Se está a la espera de que Fertiberia analice todas las alegaciones y en su caso, las incorpore al proyecto y al estudio de impacto ambiental. Cuando se reciba el informe sobre las alegaciones que realice Fertiberia, el Ministerio iniciará la tramitación de la declaración de impacto ambiental que corresponda. Se está, por lo tanto, tramitando la evaluación de impacto ambiental del proyecto siguiendo los trámites establecidos legalmente y conforme al plazo otorgado por la Ley para esta tramitación”.

Fuente: La Vanguardia.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal